Inmobiliario

Las ejecuciones hipotecarias a las empresas zombis se dispararán a partir de julio

Se acaba el escudo de la moratoria concursal y de las carencias de los créditos ICO. Aflorarán 19.000 procedimientos y crecerán las subastas

Ejecuciones hipotecarias pulsa en la foto

El dique que ha bloqueado las ejecuciones hipotecarias a las empresas se rompe y se espera un aluvión de procedimientos. A partir de junio aflorarán al menos 19.000 de estos procesos pendientes, según datos de la firma Round Robin, debido a la finalización de las moratorias concursales y la carencia de los préstamos ICO que se tomaron como medidas ante la crisis por la pandemia de Covid-19.

Desde 2020 ha habido un tapón en las ejecuciones hipotecarias de vivienda, en la que tras impagos el banco se queda con el inmueble ofrecido en garantía en los créditos al sector privado. Ese bloqueo se produjo primeramente por el colapso en los juzgados y posteriormente por las medidas adoptadas por el Gobierno en una moratoria de los procesos concursales con el objetivo de que las empresas pudiesen seguir funcionando a la espera de la recuperación económica y, también, mediante el instrumento de las carencias de los llamados préstamos ICO.

El análisis que hace la inmobiliaria española Round Robin –especializada en subastas de viviendas– indica que hay más de 19.000 nuevas ejecuciones hipotecarias (por el menor número de 2020 y 2021) que aflorarán a partir del 30 de junio, cuando decaiga la moratoria concursal y la carencia de los préstamos ICO. A esta cifra habrá que sumar las que correspondan a 2022, pudiendo llegar hasta casi los 50.000 procedimientos en este año.

A pesar de las moratorias concursales, los cálculos respecto a años convencionales indican que hay muchas empresas que no se han acogido a este proceso a pesar de estar situación compleja. “Tenemos muchas empresas zombis en la economía que no están siendo liquidadas de forma ordenada”, opina Guillermo García-Mauriño, consejero delegado de Round Robin. “Hay una bolsa oculta que saldrá a la luz”.

En los últimos dos años, las ejecuciones hipotecarias ligadas a empresas, que pueden ser de viviendas o incluso promociones completas de compañías inmobiliarias, se han desplomado. En 2019, año normal antes de la pandemia, alcanzó el número de 20.106 procedimientos, cifra que cayó a 9.228 en 2020 y 5.344 en 2021 (ver gráfico). Por eso, la cifra se puede disparar en 2022.

Los cálculos de Round Robin indican que de esas ejecuciones a empresas, alrededor del 33% al 34% acaban en subastas. Y en este caso, la avalancha de procedimientos concursales que se esperan se transformarán en subastas entre 2022 y 2024, disparando su número. En 2020, las subastas se redujeron un 22%, marcando un mínimo histórico, según los datos extraídos por Round Robin del BOE.

Estas ejecuciones hipotecarias afectan a muchas pymes de todo tipo de negocios, ya que como explica García-Mauriño, en España hay una tendencia de los empresarios a no separar los activos de las compañías de los suyos personales “y cuando caen, caen con todo el patrimonio inmobiliario”.

Guerra en Ucrania

El Gobierno aprobó a finales de marzo nuevas medidas para los sectores más afectados por el encarecimiento de los combustibles derivado de la invasión rusa de Ucrania, que pueden solicitar una carencia de seis meses en la devolución de los créditos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Pero García-Mauriño entiende que en ese caso concreto solo beneficiarán a un segmento muy reducido de compañías, por lo que cree que muchas sociedades con problemas que se han visto afectadas por la crisis durante los dos últimos años difícilmente sobrevivirán.

Respecto a la conclusión de la moratoria concursal, a finales de noviembre el Gobierno prorrogó una vez más hasta el 30 de junio la moratoria que provenía desde el inicio de la pandemia. Las empresas no tienen la obligación de solicitar concurso voluntario y los jueces no tramitarán las solicitudes de concurso necesario presentadas por los acreedores. El tercer aplazamiento aprobado coincidió con el retraso del Ejecutivo a la hora de impulsar la nueva ley de reforma del sistema concursal español. A finales de año, el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de ley que modificará esta norma.

Más subastas también por el atasco Covid-19

Alrededor de un tercio de las ejecuciones hipotecarias acaban en subastas de viviendas. El aluvión de procedimientos que se esperan por el fin de las moratorias concursales y las carencias del ICO se traducirán en más subastas a partir de 2022 y hasta 2024.

Pero también por otros motivos. Las subastas de viviendas subirán este año un 17% hasta alcanzar las 15.000, según Round Robin, debido a que se resolverá gran parte del denominado atasco Covid en los juzgados, que provocó un retraso importante en las tramitaciones.

Este atasco empezó a resolverse en el segundo trimestre de 2021, cuando se registraron 5.887 ejecuciones hipotecarias de viviendas (253,2% más que en el mismo periodo del año anterior).

Round Robin ha realizado un análisis específico de la ciudad de Madrid, donde las subastas de viviendas subirán con fuerza este año hasta alcanzar las 738 operaciones, con un incremento del 32,7% respecto al año pasado. Un incremento que se produce tras canalizarse y resolverse el parón judicial por la pandemia.

Normas
Entra en El País para participar