Crónica bursátil

El Ibex repunta un 3% por las expectativas de un alto al fuego y recupera los 8.600

El petróleo Brent baja más del 5%

Vista de paneles del Ibex 35 en el Palacio de la Bolsa
Vista de paneles del Ibex 35 en el Palacio de la Bolsa Europa Press

Estambul, escenario de las negociaciones entre Rusia y Ucrania, acaparó la atención de los inversores. Aunque las conversaciones concluyeron sin acuerdo de paz, la tensión bajó de intensidad. El compromiso de Moscú de reducir la actividad militar en Kiev y Chernihiv para avanzar en el diálogo fue recibido con los brazos abiertos.

Los inversores no dejaron pasar la ocasión y elevaron su apetito por el riesgo alentados por la posibilidad de que tarde o temprano finalice el conflicto. El Ibex 35, que desde primera hora se decantó por las subidas, subió un 2,98% en su tercera sesión consecutiva al alza. Con este ascenso, el mayor en tres semanas, el selectivo recupera los 8.600 puntos, nivel que no visitaba desde el 17 de febrero antes de la invasión.

La Bolsa española, que el lunes pasado recuperó los niveles previos al estallido de la guerra, avanza un 2% desde el inicio del conflicto. A falta de dos jornadas para que concluya el mes, el Ibex suma un 1,6% en marzo. Si el optimismo en torno a las relaciones geopolíticas se mantiene, el selectivo podría firmar el primer mes en positivo de lo que va de 2022. A pesar de esta recuperación que vive en las últimas jornadas, la Bolsa sigue acumulando una caída del 1,14% en el año.

Las subidas de la Bolsa fueron generalizadas. El Cac francés avanzó un 3%; el Dax alemán, un 2,8%; el Mib italiano, un 2,4% y el FTSE británico, el índice que mejor estaba resistiendo a la guerra por el elevado peso de las compañías mineras, sumó un 0,86%. Las ganancias tuvieron su réplica al otro lado del Atlántico. Así, el Dow Jones sumó un 0,87%, el Nasdaq se anotó un 1,84% y el S&P 500 subió un 1,23%.

IBEX 35 8.370,10 0,00%
Petroleo Brent 83,030 -2,968%

Dentro de la Bolsa española, los mayores ascensos corrieron a cargo de las firmas turísticas y la banca. La relajación de las restricciones frente a la pandemia como parte de la estrategia de tratar el covid como una gripe, sirvieron de impulso a Amadeus (7,28%), IAG (5,65%) y Aena (2,18%).

Las esperanzas de un acuerdo paz allana el camino para que los bancos centrales prosigan con la normalización de las políticas monetarias. Aunque la subida de tipos en la zona euro aún no se vislumbra, cada día son más los inversores que descuentan el fin de las tasas cero para año. Esto, unido a la mejora de las expectativas si se sella la paz, sirvió de impulso a la banca.

En Europa el sector se anotó un 3,8%, ascenso que superaron las cinco entidades que componen el selectivo. Sabadell sumó un 7%; Bankinter, un 6,78%; BBVA, un 6,7%; Santander, un 5,47% y CaixaBank, un 4,56%. Junto a los bancos y turísticas se situó CIE Automotive (7,1%). En el lado opuesto se situaron compañías Solaria (-8,82%), Almirall (-5,62%), Rovi (-0,88%), Enagás (-2,51%) y Naturgy (-0,86%), compañías defensivas y vinculadas al precio del gas, activo que al igual que el petróleo ha corregido parte de las subidas registradas en los momentos de mayor tensión.

Las expectativas de subida de tipos y el mayor apetito por el riesgo de los inversores, llevó a muchos a deshacer sus posiciones en la renta fija. La venta de deuda se tradujo en un repunte de las rentabilidades. El bono alemán a 10 años sumó seis puntos básicos y escala al 0,63%, máximos de mayo de 2018. La rentabilidad de la deuda española avanza cinco puntos básicos y se sitúa al filo del 0,5%. En EE UU el diferencial entre la deuda a 10 (2,4%) y dos años (2,38%) ha seguido estrechándose hasta los dos puntos básicos.

Aunque el acuerdo de paz continúa en el aire, los avances logrados ayer son los más significativos desde el estallido del conflicto. Las conversaciones sientan las bases para que en las próximas jornadas Volodímir Zelenski y Vladimir Putin se reúnan. El optimismo de que en un corto pazo se selle la paz llevó ayer a los inversores a abandonar las posiciones más defensivas. Aunque la renta fija fue la que más sufrió las consecuencias, el oro no quedó al margen. El metal amarillo cedió un 0,4%, hasta los 1.915 dólares la onza. Desde los máximos de 2022 el oro corrige un 6,6%.

Normas
Entra en El País para participar