Capital riesgo

Repsol se alía con Portobello para lanzar un fondo de renovables

El vehículo apostará por proyectos ligados a la reforestación

Repsol se alía con Portobello para lanzar un fondo de renovables

Repsol abre la puerta a que los inversores minoristas aprovechen sus conocimientos de transición energética. La petrolera será el asesor de un fondo, que acaba de registrar Portobello –el dueño de compañías como los gimnasios Supera o de Legálitas– ante la CNMV, para invertir en proyectos orientados a la reforestación y la descarbonización del planeta. Un fondo de capital riesgo en el que podrán apostar los pequeños inversores.

El fondo forma parte del acuerdo que estableció el año pasado Portobello con Indosuez, el brazo de banca privada de Crédit Agricole. En 2019 crearon un vehículo de coinversiones y ahora extienden la alianza a las renovables, para lo que incorporar a la gestora de Repsol para fondos de impacto social. Así figura en la sociedad de capital riesgo que han creado entre las tres partes y que acaba de dar su visto bueno la CNMV.

El fondo tendrá un tamaño de entorno a los 50 millones de euros. Y el objetivo es tomar “participaciones temporales en empresas cuyo objeto social y actividad principal sean la inversión en proyectos de reforestación para la generación de proyectos de absorción de CO2, la compraventa de créditos de CO2 en el mercado voluntario, en terrenos que se identifiquen como adecuados para la plantación de bosques que absorban CO2, con el fin de generar proyectos de absorción de CO2 que puedan ser comercializados”, según figura en el folleto remitido a la CNMV. El periodo de inversión se extenderá un máximo de cinco años y la compañías invertidas estarán ubicadas en España y Portugal.

La inversión está calificada de un riesgo alto, de 6 sobre 7, de acuerdo a los estándares de la CNMV. Pese a que está orientado a ser comercializado entre los clientes minoristas de Indosuez, el fondo tiene una barrera de entrada alta. Exige una inversión mínima de 100.000 euros, una autorización firmada por el inversor sobre que comprende los riesgos asociados a la inversión y que puede asumir las pérdidas, que pueden alcanzar la totalidad de lo invertido. La gestora cobrará una comisión del 2,5% anual.

Estrategia

Portobello, que en 2017 levantó el mayor fondo de capital riesgo español, ha virado en los últimos años su estrategia más allá de las tradicionales compras de buyout (toma de participaciones mayoritarias financiadas con deuda) de firmas españolas de mid-market (en torno a los 100 millones de euros). En 2020 lanzó un fondo para tomar participaciones minoritarias, dotado con 350 millones, con el que ha apostado por los laboratorios AGQ o en la cadena de supermercados Condis. Complementó esta apuesta por las inversiones minoritarias por el primer vehículo que lanzó con Indosuez, que estaba enfocado entonces en apostar por pymes.

El objetivo ahora es lanzarse a un nuevo ámbito, la inversión en renovables. Esto en un momento de elevadísimo apetito de los inversores por los activos renovables. Los incentivos de las instituciones a apoyar y financiar los proyectos que trabajen en pos de la transición energética y la escasa rentabilidad de otros activos financieros tradicionales por las políticas monetarias desplegadas por el BCE han arrumbado cantidades ingentes de dinero para diversos tipos de renovables. Prueba de ello son grandes operaciones realizadas en el mercado español (como las de Eolia o T Solar) o salidas a Bolsa. En la documentación remitida a la CNMV, Portobello habla de una rentabilidad anualizada a 5 cinco años de entre el 15,9% y el 18,9%.

Por el lado de Repsol, este movimiento se circunscribe en su estrategia por lanzarse a las renovables para compensar el peso del petróleo. Al tiempo, la compañía ha encargado a JP Morgan encontrar un socio que tome el 25% de su filial renovable. La idea es recabar unos 750 millones, con una valoración de en torno a los 3.000 millones por el 100%, para financiar el plan de petrolera de crecer en el negocio renovable, con vistas a alcanzar 20 GW en operación antes de 2030. La idea es realizar una operación previa a una futura salida a Bolsa.

Normas
Entra en El País para participar