Llega el final de la moratoria concursal, ¿cómo lo deben afrontar las pymes?

Un 83% de las empresas prevé más dificultades económicas en el negocio

moratoria concursal

La moratoria concursal llegará el próximo 30 de junio. La situación hace que el escenario económico se complique para las pequeñas y medianas empresas. Al menos, así es como se muestra en el Informe Europeo de Pagos de Intrum. Según este documento, un 83% de las empresas prevé que las dificultades económicas afecten directamente a su negocio.

Dicha afirmación se ve también reforzada por los datos del último índice de confianza empresarial armonizado (ICE) del Instituto Nacional de Estadística (INE). Dicho índice advierte de que la confianza empresarial ha caído un 2,5% respecto a los tres últimos meses del año anterior.

Para evitar el endeudamiento, las empresas deben estudiar bien la situación del cliente, ya que esto es fundamental para saber si pagará puntual o se retrasará en el pago.

A la hora de firmar el acuerdo comercial, las empresas deberían incluir en él las ventajas que supondría realizar el pago en fecha, así como las consecuencias de no pagar en el plazo establecido.

Ofrecer bonificaciones

Las empresas también podrían, según Intrum, aplicar medidas para favorecer el pago e informar de ellas cuando haya que ponerse en contacto con el deudor.

Asimismo, se podrán ofrecer bonificaciones en caso de que el pago se realice antes de la fecha. También existe la posibilidad de ofrecer incentivos para pagar antes de lo previsto. Esto asegurará a las empresas el cobro y conseguirán fidelizar a la clientela.

Sería también conveniente para las empresas tener apoyo de especialistas en gestión y prevención de impagos. Ellos se encargarán de gestionar todo lo relacionado con los impagos.

En caso de que no se cumplan los plazos que se han establecido para realizar los pagos, la empresa deberá tener un plan de acción alternativo. Este plan de acción debería contener otras opciones como ampliar los plazos, ofrecer más flexibilidad en los pagos o fraccionarlos.

La Head of Insolvency Proceedings de Intrum, Victoria Betancor, asegura que “para evitar llegar a esta situación concursal y recuperar la salud financiera del negocio de forma sostenible, la respuesta estará en prevenir la insolvencia reaccionando a tiempo y protegiéndose contra los impagos. En muchas ocasiones, las empresas se ven obligadas a ampliar los plazos de cobro, lo que acaba perjudicando a las inversiones, al crecimiento e, incluso, a los propios pagos a proveedores”.

Normas
Entra en El País para participar