Banca y metaverso, seis aspectos a tener en cuenta

La gran banca de inversión ya incluye esta tecnología entre los grandes cambios que van a revolucionar las sociedades

Las menciones en torno a metaverso (y su concepto de entorno virtual) se han duplicado desde 2020, siendo consecuencia de los cambios sociales y culturales durante la pandemia, y la convergencia de sus tecnologías facilitadoras, como realidad extendida (AR/VR), juegos y redes sociales, inteligencia artificial (AI), blockchain y cloud. Este nuevo paradigma digital está experimentando un crecimiento increíble, por lo que se estima que el metaverso tendrá un valor de 82.000 millones para 2025, cálculo basado en aproximaciones de valoraciones de mercado global para industrias que probablemente serán las primeras en ser transformadas por metaverso, incluidos juegos, plataformas sociales y comunicaciones empresariales.

La banca está en una posición única para formar parte imprescindible en esta nueva evolución de internet, pudiendo posicionarse de una manera más personalizada y facilitadora al usuario. Pero, ¿cómo?

Cuando los grandes bancos son testigos de iniciativas como la compra de una propiedad en Decentraland por un millón de dólares, el pago de casi 70 millones por un collage digital de arte en una subasta, se dan cuenta que existe una gran oportunidad de negocio. Se está desarrollando una economía de bienes y servicios en las que son necesarias las entidades financieras. La gran banca de inversión ya incluye el metaverso entre las tecnologías que van a revolucionar nuestras vidas en el corto plazo y medio plazo. Algunas entidades ya están en proceso de definir sus estrategias en el nuevo paradigma digital, con acciones tácticas, aunque queda todavía mucho camino por recorrer. Hoy por hoy, se pueden identificar seis grandes retos/oportunidades a los que se enfrentan los bancos:

1. Presencia de marca en un nuevo hábitat: los bancos tienen una gran oportunidad para posicionar su marca a la vanguardia de la banca inmersiva, como estándar de seguridad y confiabilidad, estableciendo vínculos emocionales con los usuarios.

2. Captación de nuevos clientes: van a ser capaces de captar nuevas audiencias sin límites geográficos, llegando a nuevos públicos, entre ellos, los jóvenes, con alto potencial de vinculación y aprovechando todo el potencial de la data que ofrece el metaverso. Es la gran oportunidad para la banca tradicional, que sigue amenazada por los neobancos que inicialmente atraían a clientes jóvenes y poco a poco van ampliando más el rango de edad.

3. Nuevas líneas de ingresos: el metaverso está consolidando las nuevas tendencias sociales. Y las nuevas necesidades permiten el desarrollo de nuevos productos y servicios adaptados, donde el conocimiento de los usuarios ayudará a mejorar su experiencia con la banca.

4. Servicio y experiencia cliente: mejorar la experiencia de cliente, ofreciendo una atención personalizada y de calidad, adaptadas a la identidad de cada usuario será uno de los grandes retos para la banca.

5. Facilitador tecnológico en la economía del metaverso: la banca podrá contribuir al desarrollo del metaverso como facilitador tecnológico en procesos y operaciones relacionados con las transacciones en entornos blockchain, convirtiéndolo en un lugar más seguro y usable.

6. Formación y experiencia de empleado: atraer talento, mejorar la cualificación y la colaboración de los equipos, hacer mejores procesos de onboarding y maximizar la productividad de los empleados del banco.

El metaverso pretende ser un puente entre las identidades, propiedades y espacios físicos y digitales. Es la evolución del internet de las cosas al internet de los lugares, donde la gente puede reunirse y relacionarse, y donde es posible crear, comprar y vender activos digitales. La banca tiene ante sí un reto que marcará la segunda década del siglo.

Blanca Pons/Luis Martín es Managing director de Accenture Interactive/ Managing director de Accenture responsable de Banca en España, Portugal e Israel