El GIF hizo ricos a pocos, pero felices a miles de millones

Las últimas patentes del formato expiraron en 2004

Stephen Wilhite, en 2013, recogiendo el premio Webby (de internet) a su trayectoria.
Stephen Wilhite, en 2013, recogiendo el premio Webby (de internet) a su trayectoria. AP

Internet crea tecnologías que cambian el mundo y fortunas inimaginables, pero no siempre a la vez. Stephen Wilhite, inventor del Formato de Intercambio de Gráficos, GIF, fallecido el día 14, creó un método ahora omnipresente. Pero las patentes expiraron, y también la empresa de Wilhite, CompuServe.

 

En 1987, Wilhite ideó una forma eficiente de transferir imágenes en color con un algoritmo de compresión llamado Lempel-Ziv-Welch (LZW). Cuando el navegador Netscape generalizó internet, los GIF y las animaciones en bucle se convirtieron en estándar de facto. Pero cuando AOL compró CompuServe en 1998, las patentes expiraron. Unisys, dueña del algoritmo LZW, cobró algunos derechos por el uso de los GIF durante un tiempo, pero sus patentes también expiraron en 2004.

Hoy día hay alternativas más suaves y eficientes al GIF. Sin embargo, sigue siendo omnipresente, sobre todo gracias a los smartphones. Los memes creados a partir de GIF han divertido a miles de millones de personas. El nombre –que se pronuncia, según Wilhite, con una g suave– se aplica incluso a videoclips que no son realmente GIF. La palabra fue la palabra del año del Diccionario de Inglés de Oxford en 2012.

¿Y quién se hizo rico con este éxito? Casi nadie. Aunque el cofundador de Netscape Marc Andreessen sigue teniendo poder en Silicon Valley, el GIF es sobre todo una historia de fracaso empresarial. CompuServe cerró en 2009 y sus restos acabaron en Verizon. Unisys, con un valor de 10.200 millones de dólares en 2000 según Datastream, tiene ahora una capitalización de 1.400 millones. Wilhite murió, según su obituario, como “un hombre muy humilde, amable y bueno”.

Wilhite no es el único que ha desarrollado una tecnología cuyo valor supera con creces las recompensas de sus creadores. Tim Berners-Lee, el inventor de la World Wide Web, regaló su creación, aunque el año pasado vendió por 5,4 millones un NFT que representaba la propiedad del código fuente original. Aunque ha creado multimillonarios como Zuckerberg, internet sigue siendo un lugar donde la popularidad y los beneficios no siempre van de la mano.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías