Coyuntura

El alza de los precios industriales anticipa tensiones adicionales en la inflación en los próximos meses

El IPRI supera en cinco puntos el anotado en enero hasta el 40,7% y se debe principalmente al encarecimiento de la electricidad

Energía precios disparados Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La evolución de los precios industriales presagia los peores augurios respecto a la evolución de la inflación en los próximos meses. Tras las tensiones del IPC al cierre de 2021 que se tradujo en una tasa interanual del 6,5% y que prosiguieron hasta un registro del 7,6% en febrero, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó este viernes un nuevo dato que al menos puede calificarse de preocupante.

En febrero, el índice de precios industriales aumentó el 40,7%, cinco puntos por encima de la registrada en enero, la tasa más elevada desde enero de 1976. Detrás de esta tendencia se encuentra el componente energético, que registró un crecimiento del 114,4%, más de 23 puntos superior al de enero. Si se tiene en cuenta que este dato no contempla con toda su virulencia los efectos derivados de la invasión de Ucrania que comenzó el 24 de febrero, el dato que se conozca en marzo con toda seguridad empeorará este registro.

Los más preocupante de este descontrol de los precios industriales es que puede desencadenar tensiones adicionales en los precios generales contenidos en el IPC cuando se trasladen incrementos de precios por la vía industrial al conjunto de los productos de consumo, plasmándose los temidos efectos de segunda ronda.

Tras el componente energético, los bienes de equipo, que son el exponente de la evolución de los bienes de inversión, elevaron su tasa interanual hasta el 4,6%, cuatro décimas más que en enero, mientras que los bienes de consumo duradero elevaron sus precios el 6,9% interanual.

Para tener una idea clara de la influencia de la energía en esta evolución de precios, la tasa excluida el componente energético aumentó el 12,2% en el último año, 28,5 puntos por debajo de la tasa general. Pese a todo, se trata del registro más elevado desde agosto de 1984.

En todas las comunidades autónomas se vivieron incrementos de los precios industriales, destacando especialmente los mayores incrementos que se produjeron en Canarias, Baleares y Asturias, con aumentos de 28,5, 26,3 y 24 puntos respectivamente. Los menores en Cantabria, Comunidad Valenciana y Cataluña con incrementos de 0,1, 1,5 y 1,6 puntos

El INE también revisó al alza el crecimiento de la economía española el año pasado. El PIB aumentó un 5,1%, frente al 5% previsto inicialmente, en 2021, después de que la pandemia provocara la peor recesión de la serie histórica: un 10,8%.

En el cuarto trimestre el crecimiento de la economía ha sido del 5,5% respecto al mismo periodo del año anterior, tres décimas más de lo previsto, y en términos trimestrales la economía ha crecido un 2,2%; son 0,2 puntos más de lo previsto pero 0,4 menos que el trimestre anterior.

El consumo interno y especialmente el de los hogares, la inversión y la retirada de gran parte de las restricciones sanitarias explicarían esta mejora del ejercicio pasado. El gasto de los hogares aumentó el pasado año el 4,7%, récord desde 1999 después, eso sí, de un desplome del 12,2% en el año de la pandemia. Algo similar sucede con la inversión, que creció el 3,6% trimestral. En el conjunto del año avanza un 4,3%, dato, en todo caso, inferior al de 2019.

El Banco de España publicó que la balanza por cuenta corriente, que recoge los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un superávit de 11.300 millones en 2021, lo que supone un crecimiento del 21,5% frente a 2020.

Normas
Entra en El País para participar