Inmobiliario

Preparada una batería de 9.000 millones para construir centros de datos

PwC calcula que se multiplicará por cuatro la capacidad en 2025, hasta los 600 MW en España. El sector alerta de la falta de profesionales

Rentabilidades centros de datos Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Inversores y operadores destinarán alrededor de 9.000 millones de euros en los próximos años en crear nuevos centros de datos y así multiplicar por cuatro la capacidad instalada hasta 600 MW en 2025, según los datos proporcionados por la consultora PwC, que ayer celebró un encuentro sobre estos activos inmobiliarios de moda.

En esta inversión se suman los proyectos de empresas como Amazon, Meta e inmobiliarias como Merlin Properties.

“España tiene mucho potencial”, asegura Davide Mosso, director de transaction services en el área inmobiliaria de PwC, para avanzar en la instalación de data centers. Señala como ventajas la conectividad muy favorable, un precio de la electricidad más bajo que en otros países europeos y una conexión muy buena con América, Europa y África gracias a los cables submarinos.

El reciente informe Tendencias emergentes en inmobiliario de PwC apuntaba a los data centers como el cuarto activo más interesante para los inversores entre un listado de 27 tipos.

“Los inversores están buscando alternativas que les ofrezcan más rentabilidad”, detalla Mosso. Según PwC, la rentabilidad bruta de estos activos pueden llegar a entre el 14% y el 18%, mucho más que oficinas, logística o centros comerciales (ver gráfico), aunque la operativa es muy compleja y requiere de alta ocupación desde el inicio.

Precisamente, Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin, reconoce la complejidad de estos activos, que en su caso llevan planificando desde 2018 y después de tres años, en 2021, anunciaron la construcción de cuatro complejos pero asociados al especialista Endeavour. “La curva de aprendizaje no es fácil”, opina.

Desde PwC se explica que la inversión puramente inmobiliaria de estos proyectos solo supone un 35% de los recursos, ya que la mayor parte va a la parte de hardware.

Este tipo de infraestructuras, crucial para el trabajo en la nube de las empresas, se ha visto acelerado tras la pandemia de Covid-19 donde se apreció la importancia, por ejemplo, del teletrabajo y de tecnologías de pago por uso. “Tenemos una grandísima oportunidad”, asevera Miguel Álava, director general de Amazon Web Services. el responsable de Amazon, sin embargo, lamenta que faltan profesionales preparados: “Hay un cuello de botella en el talento”. Clemente confirma que, en su caso, han tenido que salir a buscar ingenieros españoles expertos en data centers por todo el mundo.

Normas
Entra en El País para participar