Crisis energética

Las eléctricas presionan a Bruselas para lograr que se subvencione al gas

Las empresas rechazan poner un tope en el mercado eléctrico, una opción que el Gobierno mantiene encima de la mesa

A la izquierda, los presidentes de Acciona, José Manuel Entrecanales; el de Naturgy, Francisco Reynés y de Iberdrola, Ignacio Galán, y los CEO  de Endesa, José Bogas; de Repsol, Josu Jon Imaz y de EDP España, Ana Paula Marques. A la derecha, el secretario general de Asuntos Económicos, Manuel de la Rocha, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera.
A la izquierda, los presidentes de Acciona, José Manuel Entrecanales; el de Naturgy, Francisco Reynés y de Iberdrola, Ignacio Galán, y los CEO de Endesa, José Bogas; de Repsol, Josu Jon Imaz y de EDP España, Ana Paula Marques. A la derecha, el secretario general de Asuntos Económicos, Manuel de la Rocha, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Las grandes compañías eléctricas españolas (Endesa, Iberdrola, Naturgy y EDP España) siguen empeñadas en que la manera más efectiva de desligar los precios de la electricidad del gas natural, que marca por ser el más caro el marginal en el mercado mayorista (pool) y, por tanto, el precio del resto de energías, es ir al origen del problema, esto es, al coste de la generación con gas en las centrales de ciclo combinado. La propuesta, ya conocida, es que se compense el coste de parte de esta generación para que haga sus ofertas más baratas y no marque el marginal del pool o este sea menor. Por el contrario, no quieren oir hablar de intervenir en el mercado eléctrico imponiendo un precio tope (price cap), aunque sea temporalmente.

Dado que el Gobierno tiene encima de la mesa estas y otras opciones para lograr descontaminar los precios de la luz, las compañías españolas están haciendo lobby en Bruselas, que han intensificado en los últimos días, para que la Comisión Europea se decate por la fórmula que ellas defienden, señalan fuentes del sector. El Consejo Europeo que se celebra el jueves y el viernes en Bruselas debería plantear una solución al problema, tal como se comprometió hace dos semanas la presidenta de la CE, Úrsula von der Leyen, de lo contrario, sería dar carta blanca a los Estados para tomar sus propias medidas.

El temor a que se deje cualquier solución a discreción de los países, las eléctricas españolas quieren canalizar la suya para evitar lo que consideran males mayores. Las presiones ante la Comisión también proceden de la patronal europea Eurelectric, añaden las mismas fuentes.

Los ejecutivos de las cuatro históricas del sector, además de Acciona y Repsol, tuvieron ayer a oportunidad de trasladar una vez más su posición al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez que, junto a la vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, mantuvieron un encuentro en el Palacio de la Moncloa, en la que se trató “sobre las medidas más adecuadas para amortiguar el impacto de la escalada de los precios de la energía y su efecto sobre la economía”, según señaló Ribera en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

A la reunión asistieron el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán; el consejero delegado de Endesa, José Bogas; la consejera delegada de EDP España, Ana Paula Marques, el presidente de Naturgy, Francisco Reynés; el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz y el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales.

Según Ribera, en el encuentro se habló sobre la actual emergencia energética “de gran calado” y la dificultad de desplazar del mercado a un gran productor de gas y petróleo como Rusia, que afecta a los precios eléctricos en España, a pesar de que sólo le suministra el 7% del gas que consume. Según la vicepresidenta, en el encuentro no se trató de un incremento de los impuestos a las empresas, sino de “facilitar el compromiso de todos con los consumidores domésticos e industriales”, haciendo bajar la factura.

Sánchez y Ribera apuntaron por dónde pueden ir las medidas, aunque no las pudieron contratar pues van a depender de la decisión que adopte la Comisión. Y apelaron a la responsabilidad y colaboración de las empresas dada la gravedad de la situación. Tal como aseguran fuentes de una de las compañías asistentes, y para disgusto de las presentes, el Gobierno mantiene encima de la mesa su propuesta de fijar un cap al mercado eléctrico. También la de compensar a los ciclos combinados y, la más complicada, el desacoplamiento total del gas del mercado, fijando un precio regulado a las plantas de gas.

Para Ribera, “lo más sencillo y simple” es introducir una referencia de cuál es el precio máximo al que pueden ofertar electricidad las centrales de ciclo combinado y que en el supuesto de que esté por encima de ese coste, se haga algún ajuste posterior en el funcionamiento automático del mecanismo de casación del mercado mayorista. Para ello, hay que solventar cuestiones técnicas, como determinar las referencias de precios del gas o la electricidad del sistema de casación, y ver qué implica que unos estados y no todos se sumen a ese tipo de medidas.

Las empresas que se mostraron dispuestas a “arrimar el hombro”, insistieron en que no reciben beneficios llovidos del cielo por el gas en el mercado eléctrico, pues su temor sigue estando en la minoración de estos beneficios extra. Y alguna, como Iberdrola, apuntaron a las petroleras y gasísiticas son las únicas tienen beneficios extraordinarios.

Este encuentro se enmarca en la ronda de contactos que el Gobierno está manteniendo con agentes sociales y sectores productivos para consensuar medidas que ayuden a frenar la espiral de precios y en vísperas del Consejo Europeo.

Las eléctricas también presionan para que el Gobierno amplíe los recortes de impuestos de la energía en tanto se mantenga la actual situación de precios. El IVA se bajó en junio del 21% al 10% y el impuesto de la electricidad del 5% al 0,5%.

 

La Comisión baraja distintas alternativas

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Maros Sefcovic, aseguró ayer que Bruselas ultima un nuevo documento con las “mejores opciones disponibles”, cada una con sus “ventajas y desventajas”, con el objetivo de “estructurar” la discusión que tendrán los líderes de los Veintisiete y del que la Comisión espera obtener “orientaciones políticas” para trabajar en medidas concretas. Bruselas incluirá la posibilidad de “limitar el precio del gas y la electricidad” en el menú de opciones que publicará este miércoles para ser debatidas por los jefes de Gobierno.

Con todo, siguen existiendo profundas divisiones entre los países. España, junto con Portugal, Grecia, Francia o Italia, forma parte del grupo que reclaman una reforma de calado del mercado eléctrico. En el otro lado pesan, por el contrario, las reticencias de socios del norte como Alemania y, sobre todo, Países Bajos. El ministro francés, Clément Beaune, admitió que la discusión sobre la limitación de los precios en periodos de “fuertes aumentos” como el actual es “más difícil” por las discrepancias entre los socios.

Además del debate sobre la actuación a corto plazo para aliviar los precios, Bruselas incluirá en su paquete de este miércoles la propuesta legislativa que ya avanzó hace unas semanas para garantizar un nivel “adecuado” de gas en los almacenes de la UE para el próximo invier

Normas
Entra en El País para participar