Canarias

Las islas lideran la nueva era: del nómada digital al trabajador remoto

El archipiélago refuerza su posicionamiento para atraer teletrabajadores que pasen más tiempo en el destino y generen mayores ingresos

Mujer teletrabajando durante la pandemias de coronavirus.
Mujer teletrabajando durante la pandemias de coronavirus.
Santa Cruz de Tenerife

Si la pandemia de la covid-19 supuso un antes y un después en la forma de trabajar, al obligar a la implantación del teletrabajo por los confinamientos, 2022 alumbra el nacimiento de una nueva era en la que Canarias está decidida a jugar un papel protagonista. Las islas apuntan más allá del nómada digital, al que no abandonan, pero ponen ahora el foco en la captación de trabajadores remotos: pasan más tiempo en el destino y vienen incluso con sus familias, lo que se traduce en mayores ingresos para el archipiélago.

Nacho Rodríguez es fundador de Repeople, creador del evento Nomad City, y uno de los más destacados referentes de trabajo remoto en Canarias. Para él, la pandemia ha hecho crecer segmentos que antes era residuales y que ahora son categorías por sí mismos, y que además generan un valor añadido mucho mayor. “Al final, el nómada digital no deja de ser nómada, con estancias cortas, que no acaba de establecerse realmente en ningún sitio, y que era interesante porque era un perfil de turista que no estaba una semana, sino entre cuatro y diez, y que gastaba más. Pero que no se quedaba”. Para Rodríguez, es a raíz de la explosión de la implantación del teletrabajo cuando surge la figura del teletrabajador, que no necesariamente es un nómada, pero que puede aprovechar esa flexibilidad para cambiar su lugar de trabajo por un tiempo indefinido. Es lo que viene a llamar “residentes temporales”.

¿Por qué resultan más interesantes para el destino? El fundador de Repeople señala el hecho de que al desplazarse no solo como individuos sino en compañía de su familia, “dado que los dos profesionales tienen esa libertad de teletrabajar”, se está posibilitando que se deslocalicen por periodos más largos. “Responden a un perfil de mayor poder adquisitivo, que generan un mayor gasto, no solo los padres, sino también los hijos”. Ese es el perfil de teletrabajador perseguido, el nuevo empujón que dan las islas. “Vamos por delante porque cuando el resto del mundo está empezando a hablar de nómadas digitales, nosotros hemos dado un paso adelante para posicionarnos ante los trabajadores remotos y a sus familias”, señala Rodríguez.

El fundador de Repeople apunta también a la necesidad de ampliar la estrategia, y conseguir que empresas que están trabajando de manera distribuida celebren sus reuniones periódicas para solventar ese distanciamiento en Canarias. “Ahí creo que las islas tienen una oportunidad, no solo para atraerlas para esos encuentros y que conozcan la oferta del destino en ocio y calidad de vida, sino para conseguir que, a consecuencia de ello, acaben creando aquí filiales o permitiendo que sus trabajadores se instalen aquí. Si ya se estaba teniendo éxito en determinados sectores como el de animación o el del cine, podemos tener muchísimo éxito, sobre todo en el sector tecnológico”, resalta.

La consejera de Turismo, Industria y Comercio, Yaiza Castilla, también tiene al teletrabajador en el punto de mira. Apunta que “hace un año, nos planteamos el reto de atraer a 30.000 teletrabajadores a lo largo de los próximos diez años con el objetivo de que se establecieran en el archipiélago para trabajar en remoto por temporadas de uno a tres meses”. La positiva evolución le lleva a considerar que podría alcanzarse esa cifra en la mitad de tiempo. Castilla especifica que, sobre la base de la diversificación, la sostenibilidad y la responsabilidad, “el turismo de trabajo remoto puede generar un valor agregado aún mayor para la red empresarial local gracias a las estancias más largas de estos viajeros. Considera que al disfrutar de mayores ingresos y mostrar interés por la vida local, “crean nuevas oportunidades de cooperación y aprovechamiento del talento en nuestra región”.

Además de un completo plan de acción desde 2020 para situar a las islas como referente en este segmento (la consejera apunta a una inversión de 600.000 euros en esfuerzos de comunicación de ese posicionamiento), la consejera añade que para 2022 se mantendrá “con una cuantía similar”, el refuerzo de la estrategia que permita a las islas “un salto cualitativo en el conocimiento de las Islas Canarias como destino perfecto para teletrabajar entre los ciudadanos de nuestros principales mercados europeos”.

Destinos preferidos

Ranking. Las islas se encuentran entre los destinos preferidos por los nómadas digitales de todo el mundo. En la clasificación Nomad List, una plataforma que periódicamente actualiza su ranking, y donde son los propios usuarios quienes valoran a los destinos, las islas aparecen periódicamente en las primeras posiciones. Según datos de la consejería, en algunos días concretos de estos últimos meses hubo hasta más de 4.000 personas registradas teletrabajando desde Canarias.

Estimaciones. El fundador de Repeople apunta que, según las estimaciones realizadas por la ciudad norteamericana de Tulsa, una de las más avanzadas del mundo en cuanto a recursos que ha dotado para atraer a teletrabajadores, “por cada dólar invertido en atracción de trabajadores se han generado 13 dólares a la ciudad. Y por cada dos trabajadores atraídos se ha creado un empleo en el sector servicios. Son datos abrumadores”.

Comunidad. Uno de los grandes valores de las islas para posicionarse como destino de referencia para el trabajo remoto es el de responder a las necesidades de socialización. “Un turista puede estar una semana o dos y no hablar con nadie ni interactuar y estar a su aire, solo o acompañado. El teletrabajador es todo lo contrario: necesita conectar con otras personas, locales o teletrabajadores de otras partes del mundo, con los que disfrutar la propuesta de valor de la ciudad, pueblo o zona”, concluye Rodríguez.

Normas
Entra en El País para participar