Entrevista al consejero delegado del grupo

Eduardo Baviera (Clínica Baviera): “Estamos estudiando entrar en Portugal, Reino Unido y Francia”

“Si en 30 años estamos visualizando los 200 millones de euros de ingresos, en la próxima década llegaremos a los 300 millones”. El grupo oftalmológico ha tenido que subir precios por la inflación en los costes de los materiales

Eduardo Baviera.
Eduardo Baviera.

Clínica Baviera cumple 30 años. La compañía cotizada, controlada desde 2017 por el accionista chino Aier Eye Hospital, está en pleno periodo de crecimiento y su consejero delegado, Eduardo Baviera (Valencia, 1967) apunta a que continuará expandiéndose, sobre todo en el exterior. El CEO es uno de los fundadores de la empresa, junto a su hermano Julio, que retienen el 10% del capital. Esta firma está enfocada en la oftalmología, fundamentalmente en cirugía refractiva.

Los resultados de la compañía, presentados recientemente, reflejan un enorme salto en 2021 tras el frenazo previo por el Covid-19, con 172 millones de euros en facturación (41% más en un año), 27,9 millones de beneficio neto (98% superior) y 93 clínicas (63 en España).

¿Qué ha supuesto la entrada del accionista chino en Baviera?

Sobre todo, ver el mundo de forma global. La idea es hacer un grupo mundial. Nos permite conectar con la comunidad científica de Asia y de EE UU. También conocer el know-how de las empresas chinas.

¿Qué aportará en el futuro este inversor?

Hacer cosas que no podemos hacer con un tamaño más reducido y compartir conocimientos a nivel global. Y ser resistentes. Si este año cumplimos 30 años, nos permitirá poder cumplir otros 30 años. Aunque el sistema de gestión que tenemos es muy independiente. Tenemos una puesta en común de conocimientos oftalmológicos y en la práctica de la gestión.

¿Cuáles son los planes para la compañía?

Ser líderes en Europa. Buscamos operar con los mejores estándares de calidad a la mayor gente posible. También ser una plataforma de desarrollo de personas y contribuir a la sociedad en la medida en la que podamos. Y, por último, tener beneficios sostenibles y responsables.

¿Son líderes ya en Europa?

Lo somos. Hay dos grupos relevantes, uno en Reino Unido llamado Optical Express y otro en Alemania llamado Euroyes. Nosotros estamos en España, Alemania, Italia y Austria y somos líderes en España y Alemania. No lo somos, pero por poco, en Italia.

¿Cuánto aporta el negocio internacional?

El 40%.

¿Y cuál es el objetivo?

Que aporte más que el negocio nacional. Por lógica de población, el negocio internacional deberá ser mayor.

¿Van a apostar por nuevas aperturas?

Sí. En 30 años nunca hemos dejado de abrir clínicas.

¿Cuántas prevén abrir este año?

Este año cerraremos con 100 clínicas, en alrededor de 80 ciudades. Solemos abrir entre cinco y diez al año, es nuestra velocidad para hacer bien las cosas. En fase de construcción tenemos en Marbella, en Bonn, Colonia… La mitad o más de la mitad serán fuera de España. Abriremos otras en los países en los que ya estamos, pero ya miramos algún otro país.

¿Qué otros países están estudiando para expandirse?

Apostamos por Europa. Estamos estudiando entrar en Portugal, donde ya estamos en fase de trabajo, y en Francia y Reino Unido, que también son países interesantes. En Portugal abriremos tal vez en un año. No hay año en concreto para Francia y Reino Unido, pero sí lo vemos en un horizonte de futuro, en un plazo medio de tres años.

¿Es una petición del accionista mayoritario?

Es una posición coincidente con Aier. Cuando se incorpora al accionariado, nosotros ya estábamos en Alemania e Italia. Cuando nacimos, ya dijimos que este modelo se podía exportar a Europa. Costó mucho y la primera vez, que lo hicimos, en 2003, fracasamos. Luego lo intentamos en 2008 y lo conseguimos.

¿Cómo quieren crecer? ¿Realizarán también compras de empresas en algunos mercados?

Sí. Si es una compra estratégica que nos da conocimiento de mercado y tiempo, sí lo haremos. Dependerá del país y si la oportunidad es buena. Pero no entramos solo comprando. En Alemania adquirimos un grupo de clínicas, pero hemos abierto otras 20 allí. La gran expansión es por crecimiento orgánico. De las clínicas actuales, solo 12 son de compras.

¿Participarán en grandes operaciones de compra en el sector?

No. Nos gusta ir lentos pero seguros.

Con todas esas aperturas, ¿cuál será el objetivo de facturación a medio plazo?

Si en 30 años estamos visualizando los 200 millones de euros de ingresos, en la próxima década llegaremos a los 300 millones.

¿Cómo ha afectado la pandemia a su actividad? Porque se han recuperado rápidamente superando las cifras de 2019.

Ya es superior en un 35% respecto a 2019. Nos ha impulsado algunos factores externos, por ejemplo ya que en 2020 hubo un parón, ha habido un efecto cola o espera que se trasladó al 2021. Además, existe un movimiento cultural por el que la gente se gasta cada vez más en cuidado de sí misma. Y luego la mascarilla y las gafas, que también creemos que mucha gente ha visto que se le empeñan los cristales. También se ha debido a factores internos, gracias a las aperturas que han salido bien. Hemos salido con sacrificio. Tuvimos que cerrar clínicas y solo dar actividad de urgencias. Y luego conviviendo con el virus con medidas de seguridad, trabajando más para hacer lo mismo. Es un incremento de costes.

¿Han tenido que trasladarlo a un incremento de precios?

Más que por la pandemia, es por la inflación, tanto en materiales médicos como por la energía. Ha habido inflación en materiales, manufactura, por cortes en la cadena de suministro... El año pasado modificamos un poco las tarifas y el resto lo hemos absorbido contra el margen unitario.

El accionista chino controla casi el 80% del capital y los fundadores otro 10%. ¿Se plantean que Baviera deje de cotizar?

Nos gusta estar cotizados. Nos da transparencia, nos da visibilidad y oportunidades de invitar a más accionistas.

¿El equipo fundador continuará?

Nuestra intención es permanecer como accionistas y como gestores lo que la vida nos permita.

Normas
Entra en El País para participar