Calviño toma las riendas de la negociación con el transporte para evitar un mayor desabastecimiento

La CNTC y toda la industria urgen el adelanto de las medidas que el Ejecutivo planea anunciar el 29, mientras Francia riega de ayudas al sector

Dos camioneros y varios camiones estacionados en la explanada de acceso a Pedrafita do Cebreiro.
Dos camioneros y varios camiones estacionados en la explanada de acceso a Pedrafita do Cebreiro.

La voz de las distintas industrias afectadas por el colapso de carreteras y nodos logísticos, ante las protestas de miles de transportistas, es unánime y se dirige al Gobierno: se urge que garantice la libre circulación de las mercancías, la seguridad de los transportistas que no secundan la movilización y una bajada en el precio de los combustibles para poner fin al conflicto. Y todo el sector del transporte está ya en la misma posición de exigencia.

El Ejecutivo parece haber entendido la emergencia de la situación y será la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, quien lidere un encuentro con agentes del sector del transporte este lunes. La cita está fijada a las diez de la mañana y en el lado del Ejecutivo también se sentarán la ministra de Hacienda, María Jesús Montero y la ministra de Transportes, Raquel Sánchez. La Moncloa pone toda la carne en el asador.

La Alianza por la Competitividad de la Industria Española, de la que forman parte Anfac, AOP, Aspapel, Feique, FIAB, Oficemen y Unesid, habló el vienes de situación crítica y reiteró que se está produciendo “paradas de fábricas en todos los sectores”.

La industria reclama al Ejecutivo que anticipe las medidas que tenga previstas presentar el día 29 con el plan de choque contra el efecto del conflicto de Ucrania, “como han hecho otros países”. Un argumento que también hace suyo el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), que urge la agilización de la aplicación de principios de la Ley de la Cadena Alimentaria para garantizar que los transportistas no trabajen por debajo de costes.

La presión es máxima para el Gobierno de Pedro Sánchez. En Francia, el ejecutivo ha alcanzado un acuerdo con las asociaciones de transportistas de carga y viajeros para repartir ayudas por 400 millones. El plan busca paliar los problemas derivados de un gasoil en máximos y ha servido para que el sector desconvoque paros previstos para este lunes. Las patronales estiman que la iniciativa alcanzará a más de 520.000 camiones y autobuses.

Esta nueva decisión en el país vecino se suma al anuncio del pasado fin de semana de una rebaja de 15 céntimos por litro de carburante para particulares y profesionales. El recorte comienza el 1 de abril y durará cuatro meses.

Sin hilo directo

El Ministerio de Transportes español ha seguido eludiendo el contacto con la Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías por Carretera, colectivo que está detrás de la dura protesta y que promete movilizaciones en todas las ciudades del país para este sábado.

El departamento que lidera Raquel Sánchez mantiene comunicación estrecha con el CNTC, que aglutina a las distintas asociaciones y desde donde se reclama un nuevo encuentro “de inmediato” y al más alto nivel. La cita está ya en las agendas.

Para la gran patronal, la escalada del gasoil ha mitigado las concesiones realizadas por el Gobierno en el Real Decreto Ley 3/2022, por el que se permite trasladar las variaciones en el precio del gasoil a los contratos de transporte o se prohibe la participación del conductor en operaciones de carga y descarga.

La CNTC estaba siendo hasta ahora soporte del Ministerio de Transportes ante el sector, pero la norma fue convalidada ayer en el Congreso y ya parece quedarse corta, viéndose imprescindibles otras medidas de choque. "Reiteramos la imperiosa necesidad de adoptar medidas urgentes para reducir, como sea, el actual estado de precios del combustible, sin que sea posible esperar al día 29 de marzo, como reiteradamente ha insistido el Gobierno. Medidas que ya han adoptado los países de nuestro entorno", se puede leer en un comunicado emitido esta tarde por la CNTC.

La ministra Sánchez ha sido abucheada esta mañana en un acto público en Valladolid, donde ha asegurado que la acción de las fuerzas de seguridad ha permitido mayor fluidez en la circulación. También ha mantenido que los actos vandálicos a pie de carretera están siendo alentados por grupos de ultraderecha.

La Plataforma, por su parte, asegura estar desligada de cualquier tendencia política y mantiene que no desconvocará el paro hasta que sus portavoces sean recibidos por la ministra. Desde el PP se llama a la negociación y se critica al Gobierno por el tono empleado.

Normas
Entra en El País para participar