BBVA advierte de que la guerra trae “un nuevo orden mundial”

Con "consecuencias estructurales en la economía", según Carlos Torres Vila

Carlos Torres Vila, presidente del BBVA, ha advertido de que la guerra de Ucrania desatada por Rusia puede provocar un "nuevo orden mundial", por las consecuencias de un conflicto que tendrá "repercusiones estructurales en la economía, condicionando la relación entre bloques y el comercio internacional". Una repercusión que va más allá de "los impactos inmediatos" en la inflación y el crecimiento del PIB del planeta.

Torres Vila realizó estas declaraciones en Bilbao antes de la celebración de la junta de accionistas en el Palacio Euskalduna. El presidente del banco ha añadido que la invasión de Ucrania "nos produce una gran tristeza e inquietud".

Sobre las previsiones económicas, el presidente de BBVA declaró que espera que la recuperación pueda consolidarse durante este ejercicio, pese a los impactos en precios y a que la guerra genera una incertidumbre negativa para la inversión. No obstante, aseguró que la entidad encara este "contexto incierto" desde "una posición de gran fortaleza", ya que en 2021 el BBVA logró el mayor beneficio recurrente de la última década, con 5.069 millones.

Además, ha destacado los fuertes niveles de capital con los que cuenta el banco para soportar una situación económica adversa. "La fortaleza de capital nos da gran opcionalidad estratégica, para crecer, invirtiendo en países en los que ya estamos presentes, y para soportar coyunturas desfavorables que puedan desencadenarse a raíz del conflicto en Ucrania", ha apuntado Torres. La entidad cerró 2021 con una ratio de liquidez CET1 de máxima calidad del 12,75 % frente a un requerimiento del 8,6 %.

En su discurso, señaló que la digitalización es de las pocas tendencias que "seguirá ganando tracción". Unos 40 millones de clientes se conectan con el banco a través del teléfono móvil. Y seguirá trabajando para que las personas de la tercera edad no caigan en la brecha tecnológica.

Retribución en abril

En lo que respecta a la remuneración al accionista, el presidente de BBVA ha destacado que la entidad pagará el mayor dividendo por acción en efectivo de los últimos diez años, con 0,31 euros por título. La entidad abonará 0,23 euros el próximo abril, que se suman a los ocho céntimos ya pagados en octubre pasado.

Además del dividendo en efectivo, Torres ha destacado el ambicioso programa de recompra de acciones por hasta el 10 % del capital social por 3.500 millones y que supone una de las mayores recompras de acciones llevadas por un banco en Europa. "En total, la remuneración a nuestros accionistas podría alcanzar hasta 5.500 millones de euros", ha subrayado. El banco ha aumentado la política de dividendos para los próximos años, subiendo el porcentaje de beneficio que se distribuirá al accionista ('pay out') a la horquilla de entre el 40 % y el 50 %.

Orden del día y participación

La junta de accionistas volvió al formato presencial después de que las dos anteriores solo pudieran seguirse por vía telemática a cuenta de la pandemia. El auditorio del Palacio Euskalduna de Bilbao ha estado ocupado en menos de una tercera parte de su capacidad (de 2.200 personas), una imagen inédita de asientos vacíos en relación con anteriores celebraciones.

Entre los puntos que han aprobado este viernes los accionistas de BBVA está la reelección como consejeros del presidente del banco, Carlos Torres, y el consejero delegado, Onur Genç, que renovarán su puesto para los tres próximos años. Igualmente, han validado el nombramiento de Connie Hedegaard Koksbang como consejera independiente, que sustituirá a Sunir Kapoor, y supondrá elevar la presencia de mujeres en el consejo al 40 % (seis de los quince asientos estarán ocupados por mujeres).

También han dado luz verde al citado reparto de un dividendo en efectivo de 0,23 euros por acción y la reducción de capital de hasta un 10% mediante la amortización de acciones propias que la entidad está adquiriendo mediante un programa que asciende hasta 3.500 millones, de los cuales ya ha ejecutado un primer tramo de 1.500 millones y ha iniciado un segundo por 1.000 millones.

Intervención de los accionistas

En las intervenciones de los accionistas, los representantes sindicales centraron sus críticas en el expediente de regulación de empleo (ERE) llevado a cabo por el banco en 2021 y que supuso la salida de

Paola Zorrico, de CC OO se quejó de que "se quiere hacer más con menos" trabajadores. Atacó los "altos sueldos" del equipo directivo frente a una aportación anual por empleado de 540,91 euros al plan de pensiones de la empresa. Aitor Garaiyurrebaso, de ELA, señaló que BBVA ofrece pocas garantías profesionales y personales porque en el banco "ha entrado la precariedad laboral".

José Antonio Barrio se quejó de que el valor de la acción ha retrocedido un 40 % en seis años y reclamó un dividendo extraordinario para paliar esa minusvalía. Y preguntó por las indemnizaciones a los anteriores directivos del grupo como Francisco Gonzalez, Angel Cano y José Ignacio Goirigolzarri.

José Antonio Fragua, del sindicato CGT, insistió en el ERE. Las adhesiones de empleados al mismo se han producido porque "nadie aguanta trabajar" en el banco, según su opinión. También habló de las supuestas relaciones del excomisario Villarejo con el banco.

Por su parte, Francisco Javier Lozano, de UGT, se quejó de las pérdidas de tiempo en la elaboración de los informes de control interno que no aportan negocio. En su intervención, Miren Koldobika, de la campaña "Contra la banca armada", quiso denunciar las inversiones de la banca "En el negocio de la guerra". Jon Narváez, en representación de "Banca Armada", insistió en esta línea.

Volvió a intervenir Luis del Rivero, también sobre el caso Villarejo como en otras juntas. Dijo que le había provocado dos infartos por un supuesto espionaje a él y a su familia por parte del ex comisario. Criticó la indemnización por cese que recibió el ex consejero delegado Ángel Cano. Pidió que el banco active una comisión de investigación sobre este asunto.

Noemí Masagué reclamó un mejor servicio de atención para los clientes que son mayores de edad. Carmen García, del sindicato CIG, también incidió en este tema.

 

Normas
Entra en El País para participar