Crónica bursátil

Euforia en el parqué: el Ibex se dispara un 4,9% y recupera los 8.100 puntos

El Brent cae un 5%

Ibex pulsa en la foto

Las materias primas acaparan la atención del mercado y acaban condicionando el comportamiento del resto de activos. Como se ha comprobado en las últimas sesiones, las Bolsas se mueven al compás de los precios del petróleo y el gas, las dos armas con las que cuenta Rusia para condicionar el posicionamiento de las potencias occidentales en la guerra que mantiene Moscú con Kiev. Después de la subida en vertical experimentada por el crudo y el gas desde el estallido del conflicto, las caídas de erste miércoles sirvieron de oxígeno a la renta variable.

El Ibex 35 sumó un 4,88% y recuperó los 8.100 puntos, una cota que a comienzos de semana parecía impensable cuando el selectivo llegó a desfondarse a los 7.287,70 puntos en niveles intradía. A pesar de esta recuperación la Bolsa española continúa estando un 3,28% por debajo de los niveles previos al inicio del conflicto.

Superiores a las subidas registradas por el Ibex fueron los ascensos experimentados por el Dax alemán y el Cac francés, dos de los índices más castigados por la exposición la exposición de sus cotizadas al mercado ruso. La Bolsa germana avanzó un 7,92% mientas la gala se anotó un 7,13%. Se trata de los mayores ascensos desde finales de marzo y noviembre de 2020, dos fechas marcadas en el calendario por la aprobación del plan de estímulos de dos billones en EE UU y las primeras noticias sobre la efectividad de las vacunas.

El resto de índices se sumaron a la fiebre compradora. El Mib italiano se anotó un 6,94% y el FTSE británico, un 3,2% mientras en Wall Street al cierre de los mercados europeos, el Dow Jones repuntaba un 2,2% y el Nasdaq, un 3,21%. Los ascensos se vieron reforzados la posibilidad de que Ucrania y Rusia lleguen a un acuerdo. Las negociaciones se retoman mañana, pero ya hoy el jefe adjunto del gabinete del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, Ihor Zhovka señaló que Ucrania estaría dispuesta a atender las demandas de Rusia sobre su neutralidad si se garantiza su seguridad e integridad. Es decir, Kiev renunciaría a su ingreso en la OTAN.

Paul O’Connor, responsable del equipo de multiactivos de Janus Henderson, señala que, aunque la aversión al riesgo continúan siendo el elevada los mercados financieros son previsores y las recuperaciones tras los acontecimientos geopolíticos se han producido a incluso cuando los riesgos que rodean a un acontecimiento clave siguen siendo elevados. En el contexto actual el experto cree que cualquier avance hacia resultados políticos que limiten el alcance del conflicto podría ser suficiente para que el ánimo de los mercados pase del miedo a la esperanza.

A pesar de la recuperación, la volatilidad continúa siendo la tendencia imperante. Natalia Aguirre, directora de estrategia de Renta 4, considera que después de las fuertes caídas registradas en sesiones anteriones es normal que en algún momento haya un rebote, pero llama la atención que el fuerte repunte se produjera en una sesión en la que todavía la resolución del conflicto continúa estando en el aire. “Es previsible que la volatilidad se mantenga elevada en los próximos días y semanas, a la espera de ver cómo impacta el conflicto bélico en crecimiento y resultados empresariales”, señala la experta.

Las fuertes caídas y las noticias positivas sobre el avance de las negociaciones están siendo aprovechadas por los inversores más cortoplacistas para tratar de maquillar las pérdidas. Según fuentes del mercado, los inversores están aprovechando la elevada volatilidad para entrar en Bolsa y realizar operaciones tácticas sin tener en cuenta los fundamentales. Alfonso de Gregorio, director de inversiones en Finaccess Value, apunta que con un mercado sobrevendido como el que existe en la actualidad, a poco que entre dinero las subidas se exageran.

Pero la euforia experimentada parece difícil de sostener. Desde Janus Henderson señalan que el ambiente en los mercados financieros continuará ensombreciéndose, con los inversores cada vez más inquietos por el aumento de los precios de las materias primas y el daño potencial que podrían infligir a la economía mundial.

Además del temor a un colapso energético, en las últimas semanas el fantasma de la estanflación ha vuelto a cobrar fuerza. Aunque la inflación continúa desbocada y parece poco probable que remita en el segundo trimestre, los bancos centrales tienen las manos atadas. Las subidas de tipos, la principal arma para combatir el repunte de los precios podría pasar factura a la recuperación además de resultar ser un recurso limitado porque los problemas actuales obedecen a cuestiones de la demanda y no de la oferta. Un día antes de conocerse la decisión del BCE la rentabilidad del bono español repuntó al 1,14% mientras el bund subió al 0,2%.

 

Bancos y turísticas lideran la remontada

Caídas. Solo Repsol (-3,20%) y Siemens Gamesa (-2,52%) escaparon a las compras, dos de los valores que mejor comportamiento habían registrado en las jornadas anteriores en las que el temor a una escalada del conflicto y el repunte del petróleo llevaron a los inversores a incrementar su exposición al sector del gas y el petróleo, así como a las renovables. Las empresas de energías limpias se han visto beneficiadas en las últimas semanas por la caída de las rentabilidades de la deuda ante la moderación en las expectativas de endurecimiento monetario a largo plazo. Las renovables y las utilities ha experimentado fuertes ascensos en las últimas sesiones, unas subidas que el martes cobraron fuerza ante los rumores de la emisión de eurobonos para financiar la compra de energía. Aunque la noticia fue desmentida por Bruselas, el mercado especula con que en las próximas semanas se anuncie un plan para acelerar la transición energética y reducir la dependencia de Rusia. “Una inversión en infraestructura energéticas como la que se rumorea servirá de impulso a las utiliities”, señala Alfonso de Gregorio. Iberdrola sumó un 3,81%; Enagás, un 1,44%; Endesa, un 3,82%; Naturgy, un 4% y Solaria, un 1,22%.

Subidas. Turísticas y bancos, dos de los sectores más penalizados desde el estallido de la guerra aprovecharon las expectativas de una solución negociada para liderar las ganancias. En Europa el sector de viajes y ocio repuntó un 8,26% y el bancario, un 7,49%. Dentro del selectivo español, IAG sumó un 9,66% y Meliá, un 8,21%. Los cinco bancos que integran el selectivo experimentaron fuertes subidas. Banco Sabadell avanzó un 8,68%; BBVA; un 8,67%; Bankinter, un 8,56% mientras Santander y CaixaBank sumaron un 7,25% y un 7,22%. Fuera del financiero y las turísticas, Inditex, uno de los valores más castigados en las últimas sesiones cuando llegó a cotizar en niveles pandemia, repuntó un 6,79%.

Normas
Entra en El País para participar