Renovables

Siemens Gamesa paraliza su actividad comercial en Rusia

El grupo condena la invasión de Ucrania y pide a Moscú que ponga fin a la guerra

Siemens Gamesa paraliza su actividad comercial en Rusia

Siemens Gamesa (SG) ha decidido paralizar "por el momento" su actividad comercial en Rusia, donde no tiene fábricas de componentes de aerogeneradores. El grupo eólico condena la invasión de Ucrania y pide al país que preside Vladimir Putin que "ponga fin a sus hostilidades inmediatamente".

Desde la corporación renovable se manifiestan "conmocionados por la tragedia humanitaria que se está produciendo y seguimos haciendo todo lo posible para apoyar a nuestros empleados y socios afectados por la guerra".

SG añade que "debido a que la situación camba de forma constante, analizamos y evaluamos continuamente las posibles repercusiones de este conflicto en nuestro negocio y en nuestras operaciones en la zona". La empresa que ahora dirige Jochen Eickholt asegura que su actividad en Rusia es "limitada". El país no ha realizado una decidida apuesta por la generación renovable. Siemens Gamesa apoya las sanciones impuestas por la comunidad internacional contra Rusia.

La filial de Siemens Energy tiene operaciones en 90 países, con proyectos en marcha valorados en más de 33.600 millones. Con 24.500 trabajadores en plantilla, su exposición a Rusia es mínima. Un repaso a su red industrial por el mundo refleja la ausencia de instalaciones productivas en el país que dirige Putin, donde tampoco cuenta con una delegación de referencia en su estructura. Lo contrario que en China y en India, por citar dos mercados similares en dimensión geográfica y potencial de desarrollo eólico.

Sin navieras

El veto de Siemens Gamesa se suma a una larga lista de multinacionales que han bloqueado sus actividades con Rusia. Quizás la retirada que más dañe a su economía sea la de las navieras que han suspendido sus tráficos de contenedores. Entre ellas las mayores del mundo, la danesa Maersk y MSC. Tampoco envían barcos a Rusia los operadores ONE de Japón, la alemana Hapag Lloyd y la francesa CMA CGM. Las citadas concentran el 53 % del tráfico mundial de contenedores.

Fuera de esa lista se han quedado las navieras chinas. Como Conoco, que sí ha dejado de operar en Ucrania por temas de seguridad. El aislamiento de Rusia se hace mayor cada día. Otros grupos que han suspendido sus negocios con ese mercado son las corporaciones tecnológicas Netflix, Oracle, SAP y HP. Mientras que Ikea y Mango han cerrado sus tiendas en el país y han paralizado el envío de mercancías. 

En esta línea, las sanciones han colapsado la Bolsa de Rusia tras una semana de fuertes pérdidas.

Normas
Entra en El País para participar