Cuenta de resultados

Endesa obtuvo un resultado neto de 1.435 millones en 2021, un 2,9% más

La filial de Enel repartirá el 80% de su beneficio ordinario: 1,44 euros por acción, un 28% menos que el año pasado

Endesa obtuvo el año pasado un beneficio neto de 1.435 millones de euros, un 2,9% por encima del que registró en 2020, el primer año de la pandemia. Esta evolución plana se debió al registro de un deterioro contable de los activos de los sistemas extrapeninsulares (Ceuta, Melilla y los archipiélagos) de 489 millones de euros y 253 millones, respectivamente. La entrada en vigor del V Convenio Colectivo Marco en 2020 y el registro de determinadas provisiones por reestructuración de plantilla relativas al plan de descarbonización, la digitalización de procesos y otros planes de ajuste de plantilla, también condicionaron el ejercicio. El resultado ordinario neto de Endesa fue de 1.902 millones de euros, lo que supuso una disminución del 10,8% respecto del ejercicio anterior.

Según ha indicado la compañía a la CNMV, los ingresos se situaron el año pasado en 20.899 millones de euros, 3.849 millones superiores a los obtenidos en el ejercicio precedente o un 22,6% más. Por su parte, el Ebitda sumó 4.278 millones de euros, un 12% más, o el 6% más en términos comparables. Un aumento que se basa en la contabilización de los ingresos extraordinarios de 300 millones por la anulación del canon hidráulico 2013-2020 y de otros 186 millones por la recuperación de los costes de CO2 de 2006 por sentencia judicial. También, según Endesa, “por los esfuerzos de gestión para paliar el impacto de la subida excepcional de los precios del gas”.

Un 64% del Ebitda “está alineado con la nueva taxonomía verde de la Unión Europea”, que considera al gas natural y la nuclear energías verdes a efectos de inversión, indica la compañía que dirige José Bogas.

La energética española, filial del grupo Enel, ha propuesto el reparto de un dividendo a los accionistas de 1,44 euros por acción, un 11% más al anunciado en el pasado Día del Inversor del pasado noviembre, lo que supone el 80% de su beneficio ordinario, porcentaje que se situará en el 70% entre 2022 y 2024 , “para adecuarlo a la inversión bruta prevista para los próximos año: 7.500 millones hasta 2024 y 31.000 millones hasta 2030.

Bogas rechaza las subastas de energía primaria como solución a los altos precios

Endesa recuerda que 2021 ha sido un año “especialmente complicado, condicionado por las turbulencias en los mercados gasísticos internacionales que han impactado precios mayoristas de la electricidad, con una subida del 200% en promedio en países como Alemania, España, Francia o Reino Unidos.

La situación, no obstante, ha permitido a la energética recuperar el crecimiento en la cartera de clientes liberalizados en un 3%, hasta 5,9 millones. La fuerte subida de la tarifa regulada (PVPC) en España ha provocado un descenso del 8% de los clientes acogidos a la misma, hasta 4,4 millones. Endesa cerró el año con 10,3 millones de clientes eléctricos.

Endesa ha aumentado su potencia renovable en 8.300 MW en 2021, año en el que la compañía recibió el permiso para el cierre de la central de carbón de Litoral, en Almería, cuyo desmantelamiento ya ha iniciado. Apenas un 1% de los ingresos del año pasado procedieron de la generación con carbón, en la central de As Pontes (La Coruña), cuyo permiso espera obtener antes de julio.

Los puntos de recarga del coche eléctrico, tanto públicos como privados, crecieron el año pasado un 34%, hasta 9.500.

En una rueda de prensa telemática, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, volvió a oponerse a las subastas obligatorias para los operadores dominantes, pues esta implica quitar generación a los actuales clientes de Endesa para cederla a otros. Según el CEO, la compañía tiene contratada a precios razonable buena parte de su energía inframarginal: a un media de 50 euros/MWh en 2021; a 54 euros/MWh en 2022 y 58 euros en 2023.

Como vía para controlar los precios de los consumidores domésticos Bogas volvió a reclamar un cambio en el calendario de la retribución de las energías con retribución específica (renovables, cogeneración y residuos o Recore).

Sobre los retrasos en la facturación que han sufrido muy especialmente los clientes de la compañía y a la que la CNMC acaba de exigir que fraccione el cobro a las comercializadoras. El ejecutivo atribuyó los retrasos en la facturación a los cambios regulatorios de junio y de finales de año (de peajes, cargos o fiscales) que vinieron a coincidir con un cambio en sus propios sistemas. Bogas dijo que la compañía ha avanzado en la solución del problema, y que solo queda pendiente un 1%.

Respecto a la indemnización que pueda corresponder a Endesa del bono social anulado por el Tribunal Supremo, Endesa calcula más de 300 millones de euros. Si bien la sentencia establece que no se devolverán las cantidades que las compañías hayan repercutido a los clientes. Endesa dice que en su caso no repercutido, ni en el PVPC ni el mercado libre.

Bogas defendió la decisión de la UE de no modificar el mecanismo del mercado de emisiones de CO2 . Según sus palabras, mientras el 15% de las subidas de la electricidad se debe a la subida del CO2 y el 85% a la sbida del gas. “El CO2 no es el problema”, subrayó.

 

La situación de altos precios, hasta 2023

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, aseguró ayer que la situación de los mercados es muy distinta a la que se preveía cuando comenzó la crisis de precios debido a la escalada de conflicto entre Rusia y Ucrania. “A los mercados de futuros hay que mirarlos y nada más”, consideró el CEO de Endesa, que prevé que las cotizaciones se mantendrán altos hasta 2023, algo que “hay que gesionar para nollevar al cliente final a sufrir estos precios”.

Sobre las medidas que se pueden aplicar este año para paliar la situación, Bogas apuntó a la prórroga de los recortes fiscales y de los cargos en la factura, pero rechazó una vez más las subastas de energía primaria obligatorias para los operadores dominantes, como Endesa, y recordó que la norma las establecía “si las circunstancias así lo aconsejaran”. Propuso fomentar los contratos a largo plazo como medida para mitigar los precios, “ya que estos están en caída” y volvió a insistir en cambiar la regulación de las renovables, cogeneración y residuos (Recore) con retribución específica, la que está resultando la fórmula favorita de Endesa.

También apuntó a la reforma de la tarifa regulada, para lo que el Gobierno planteó a fin del año pasado un aconsulta pública. “El PVPC solo tiene sentido para clientes vulnerables, a los que habría que aplicar un bono social, “sea financiado por quien sea”.

Normas
Entra en El País para participar