Cuentas de resultados

Enagás da entrada en su filial de renovables al fondo de hidrógeno Clean H2, con un 30%

La compañía gana un 9% menos, hasta 403 millones, pero elevará el dividendo a 1,7 euros por acción

Arturo Gonzalo Aizpiri, nuevo consejero delegado de Enagás, y Antonio Llardén, presidente.
Arturo Gonzalo Aizpiri, nuevo consejero delegado de Enagás, y Antonio Llardén, presidente.

Enagás ganó el año pasado 403 millones de euros, un 9% menos que en el primer año de la pandemia, pero por encima de las previsiones. Esta caída se ha debido al descenso de los ingresos del 4,8%, hasta 991 millones, y pese a la mayor  aportación de las participadas, que ha pasado del 26% en 2020 al 40% en 2021 (217 millones de euros). La menor facturación responde a los cambios en su retribución, ya que la demanda de gas creció un 5,1%.

Los gastos se han mantenido estables y el Ebitda ha bajado el 5%. Pese al descenso del beneficio, Enagás ha propuesto a la junta que se celebrará el 31 de marzo un dividendo de 1,70 euros con cargo al resultado de 2021, un 1% más que el año anterior. La empresa ya abonó 0,68 euros a cuenta en diciembre, por lo que el pago de julio será de 1,02 euros.

En una rueda de prensa, el presidente de la compañía, Antonio Llardén, ha anunciado la entrada en el accionariado de Enagás Renovables del fondo de inversión Clean H2, el mayor de infraestructuras de hidrógeno en Europa, con un 30% del capital. Este fondo, "con voluntad de permanencia", según Llardén, está gestionado por Hy24, una alianza de Ardian y Five T Hidrogen, informa la compañía. Según Llardén, "la incorporación de este nuevo socio financiero, que ha buscado a través de Rotschild, le permite acelerar los proyectos de descarbonización y aumentar la presencia en el mercado de las energías renovables no eléctricas. Entre los objetivos de la compañía está el desarrollo de una red de hidrógeno y participación en proyectos de gases renovables.

En la rueda de prensa estaba ya presente el recién nombrado consejero delegado de Enagás, el exdirectivo de Repsol Arturo Gonzalo Aizpiri, al que Antonio Llardén, cederá todas las funciones ejecutivas, para seguir como presidente del consejo. Gonzalo Aizpiri "puede aportar mucho conocimiento y experiencia en el sector y conocimiento de instituciones y regulación", dijo Llardén en la que será su última rueda de prensa, tras 16 años en la presidencia ejecutiva.

El aumento de la retribución al accionista es posible gracias a la fuerte generación de caja (680,5 millones de euros) en un año muy complejo por razones climáticas y geopolíticas, que se ha traducido una enorme volatilidad. Por otro lado, la compañía ha aumentado su liquidez (3.300 millones) y ha reducido el coste financiero de la deuda al 1,7%. Llardén subrayó que Enagás ha aumentado el gas almacenado en los tanques, con un aumento del 54% de las existencias de GNL, y duplicado los slots (reserva en las regasificadoras), que han pasado de 86 buques en 2021 a 147 en 2022.

Llardén, que no quiso pronunciarse sobre la incorporación del gas en la nueva taxonomía de la Unión Europea ni sobre la petición de Marruecos de recibir gas desde España por Tarifa, "porque somos una empresa regulada" y está a lo que diga el Ministerio de Transición, centró buena parte de su intervención en el nuevo negocio que se abre para Enagás, compañía, que ejerce las funciones de y transportista y gestor de la red de gas (TSO). Se vislumbra, en su opinión, "que los TSO podemos ser el agente que ayude al transporte del hidrógeno verde", dos funciones que pueden ejercerse al mismo tiempo o en dos sociedades con murallas chinas.

Enagás, a través de su nueva filial, que cuenta con 50 proyectos de gas renovable, se centrará en actividades no reguladas. Sobre la ampliación de las interconexiones derivada de lo que considera una revolución técnica, Llardén señaló que se trata de una función de Europa y el Gobierno español. La UE calcula que en 2040 para el hidrógeno se utilizará un 70% de la red actual y el 30% será nueva.

Gonzalo Aizpiri avanzó, por su parte, que a mediados de año anunciará una actualización del plan estratégico, para "clarificar" la Visión a 2030 anunciada por la compañía. En ella plantea la neutralidad en carbono en 2040."Enagás está llamada a jugar un papel trascendental en la descarbonización", añadió el nuevo consejero delegado.

La rueda de prensa coincidió con el anuncio de Alemania de suspender la certificación del nuevo gasoducto ruso Stream 2, tras la declaración de la independencia por parte de Vladimir Putin de ciertos territorios de Ucrania. Llardén consideró que los precios del gas han tocado techo, "salvo un conflicto armado grave". 

El presidente no ejecutivo de Enagás justificó el nombramiento del nuevo consejero delegado, propuesto por él mismo, en el modelo de normas de buen gobierno "en el que trabajamos desde hace años", que recomienda desdoblar la presidencia de la figura del CEO, que ocupaba hasta ahora Marcelino Oreja desde 2012. Lo cierto es que este solo tenía algunos poderes, ya que el grueso los había seguido ejerciendo Llardén.

Sobre el nombramiento de la expresidenta de la CNE, Maite Costa, como consejera independiente de Enagás y consejera dominical de REE, el TSO de le electricidad, Llardén, que no ahorró en elogios para Costa, dejó claro que eran puestos compatibles.

Normas
Entra en El País para participar