Cambio corporativo

El PSOE toma el control total del consejo de Enagás con cinco relevos

Antonio Llardén sigue como presidente pero cede los poderes ejecutivos a Arturo Gonzalo Aizpiri, que sustituye a Marcelino Oreja

Enagás pulsa en la foto

De la noche a la mañana, el consejo de administración de Enagás ha pasado de contar con seis miembros ligados directamente al Partido Popular, entre ellos, varios antiguos exministros, a tener una mayoría absoluta de consejeros nombrados por el PSOE. En una reorganización relevante, con la incorporación de Arturo Gonzalo Aizpiri como consejero delegado de la compañía, en sustitución de Marcelino Oreja, tal y como adelantó Cinco Días la semana pasada, , el histórico presidente, Antonio Llardén, tras 16 años, cede todos los poderes ejecutivos al nuevo CEO, y seguirá como presidente no ejecutivo y del consejo de administración.

Aunque Llardén incorporó la figura de consejero delegado en 2012, este no cedió los poderes ejecutivos, que ha compartido en estos años con Marcelino Oreja.

Además de esta designación, que deberá ratificar la junta general, que se celebrará el 31 de marzo, entran en el consejo en calidad de independientes Maite Costa, expresidenta de la antigua Comisión Nacional de la Energía (CNE) y en estos momentos, consejera dominical por en Red Eléctrica de España, y dos académicos ligados a ella misma: David Sandalow y Clara García Fernández-Muro.

Asimismo, se incorpora como independiente el exdiputado socialista y exdelegado del Gobierno en Castilla-La Mancha Manuel Gabriel González Ramos. Todos ellos sustituirán en el consejo de Enagás a los exaltoscargos de Gobiernos del PP, Ignacio Grangel, Antonio Hernández -Mancha, Isabel Tocino y Gonzalo Solana a los que les vencía el mandato este año.

Se ha salvado de la criba Ana Palacio, la única representante del primer partido de la oposición, que entró en Enagás en 2014 y que, como aquellos, figuraba (y seguirá figurando) como consejera independiente. El poder del PSOE lo completan los exministros José Montilla y José Blanco, que fueron nombrados en 2018; los dos consejeros dominicales de la SEPI, holding público que cuenta con un 5% del capital de la compañía, y otros independientes con lazos estrechos con el PSOE, como Natalia Fabra.

Ni las peticiones de los expertos de que se incorporasen nuevos consejeros con perfiles más profesionales o, en su lugar, que se amortizasen los puestos de los salientes para reducir un consejo desmedido (con 15 sillones), según las recomentaciones de Buen Gobierno, no ha surtido efecto.

Según recuerda Enagás en una nota de prensa remitida tras la celebración del consejo de administración de esta mañana, Arturo Gonzalo Aizpiri “tiene una dilatada trayectoria en el sector energético especialmente en ámbitos tanto regulatorios como de medio ambiente y su perfil se adecua a las necesidades de la compañía en este momento de transición, en el que los temas regulatorios europeos van a ser determinantes en el futuro de la misma, así como la definición del papel de los TSOs (transportista y gestor del sistema) en el proceso de descarbonización”.

Doctor Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid, se incorporó a Repsol en 1990, compañía en la que era hasta la semana pasada director general de Comunicación, Relaciones Institucionales y Presidencia. En medio, Gonzalo Aizpiri hizo sus incursiones en política, como director general de la Agencia de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, entre 1993 y 1995; director General de Política Ambiental y Secretario General para la Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático en el Ministerio de Medio Ambiente, bajo el mandato de Cristina Narbona como ministra de Medio Amiente, entre 2004 y 2008, y presidente del Comité Español del Consejo Mundial de la Energía.

Siendo secretario general, tuvo a sus órdenes a la actual ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, como direcora general de la Oficina de Cambio Climático.

Maite Costa

El nombramiento de Maite Costa como consejera independiente ha resultado una sorpresa, pues era desde 2018 consejera dominical de REE por la SEPI, compañía homóloga de Enagás en el sector eléctrico y ambas con una especie de acción de oro. Ser independiente le garantiza el mandato de cuatro años, pues el dominical depende de que el PSOE continúe en el Gobierno y controle el holding público.

La alianza de Repsol y Enagás, más fácil

A los cambios en el gobierno corporativo de Enagás, con la incorporación de Arturo Gonzalo Aizpiri como consejero delegado con todos los poderes, y los relevos de los consejeros del Partido Popular, le seguirá con toda probabilidad la reestructuración organizativa interna de una compañía regulada, que desempeña las funciones de transportista y gestor del sistema gasístico.

La llegada de un directivo de Repsol, ligado al PSOE, como CEO de Enagás, apunta a un impulso de los proyectos de hidrógeno verde, que, en el caso de Enagás, se traduciría en una red de hidroductos, que, según los críticos, solo serviría para suministrar “a unas cuentas indusrtrias” y que deberán pagar los consumidores en la factura del gas.

El verano pasado Enagás y Repsol firmaron una alianza, abierta a nuevos socios, para desarrollar su tecnología de producción de hidrógeno verde a partir del uso directo de energía solar (la fotoeletrocatálisis) y cuyo horizonte es alcanzar su madurez comercial al final de esta década. Así, una vez alcanzada, la nueva compañía tendrá como modelo de negocio la venta de licencias de la tecnología en todo el mercado del hidrógeno.

Normas
Entra en El País para participar