La compra de vivienda se dispara en 2021 y las donaciones y herencias registran récords históricos

El número de transacciones supera las 565.000, un avance anual del 35%

Las sucesiones de casas rozan las 200.000, máximo de toda la serie

Compraventa viviendas Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El año 2021 cerró con cifras récord en la serie de transmisiones patrimoniales que actualiza mensualmente el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los datos del mes de diciembre, dados a conocer este martes, elevan el número de compraventas de vivienda durante el ejercicio pasado hasta las 565.613 operaciones, un avance de casi el 35% respecto a 2020 y el mayor volumen en términos absolutos desde el ejercicio 2007, antes del estallido de la crisis financiera. Entonces, se firmaron unas 775.000 transacciones, cifra que fue cayendo hasta el mínimo de 312.500 registrado en 2013.

Los datos de Estadística, sin embargo, no se reducen únicamente a las transacciones de inmuebles. Así, el año 2021 también dejó récords, en esta ocasión históricos, en las donaciones y herencias de vivienda.

En total, recoge el INE, se donaron algo más de 25.000 inmuebles, una cifra no vista en la serie histórica que parte de 2007. El récord hasta ahora lo ostentaba el año 2008, con unas 23.500 operaciones de este tipo. Por su parte, las herencias se dispararon hasta las casi 199.000 transmisiones, muy por encima del récord de 169.000 que ostentaba hasta ahora el año 2017.

Tal y como han venido explicando diferentes portavoces del Consejo General del Notariado, el auge de las herencias a lo largo del pasado ejercicio se debe principalmente al exceso de mortalidad por coronavirus durante 2020 y 2021. Teniendo en cuenta el parón de la actividad a causa de la pandemia y que los trámites burocráticos de las sucesiones suelen alargarse como mínimo seis meses, muchas transmisiones fechadas en 2020 se demoraron hasta formalizarse en el siguiente año. Parte del avance de las donaciones podría explicarse por el recelo a una posible subida de tipos en la futura reforma fiscal.

Sumando a todas estas operaciones las permutas y otro tipo de transmisiones como las concentraciones parcelarias o las divisiones horizontales, el total de movimientos en la propiedad ascendió a las 987.000 transmisiones, una cantidad que, de nuevo, no encuentra parangón desde el año 2007, cuando se rozaron los 1,2 millones.

Según explican los principales portales inmobiliarios que operan en el país, el volumen de compraventas anotado constata cómo el mercado inmobiliario recupera fuelle tras la caída anual de casi el 20% registrada entre 2019 y 2020, cuando se pasaron de las 505.000 a las 420.000 operaciones a causa de las restricciones y del parón económico derivados de la pandemia.

El portavoz de idealista, Francisco Iñareta, apunta que las cifras de 2021 "ponen de manifiesto la fortaleza de la demanda en el segundo año de pandemia" y descarta la aproximación a una burbuja inmobiliaria. "La pandemia aceleró el apetito de los españoles por la vivienda en propiedad, empujado por los bajos tipos de interés, las hipotecas históricamente baratas y unos ahorros récord entre las familias que han servido para que los usuarios hayan cambiado de casa o hayan decidido invertir sus ahorros en el sector inmobiliario", agrega.

Desde Fotocasa, la directora de Estudios y portavoz, María Matos, sostiene que el sector inmobiliario puede constatar que "no solo se ha recuperado del parón provocado por la crisis sanitaria, sino que se ha repuesto fuertemente y de manera muy sólida. La compraventa de viviendas es, por tanto, la gran protagonista del 2021, impulsando el restablecimiento del sector y liderando la recuperación económica de nuestro país". Por su parte, el director de Estudios de Pisos, Ferran Font, augura un 2022 también positivo para el mercado, "aunque con crecimientos más moderados".

A la espera de la obra nueva

Las cifras actualizadas este martes por el INE sugieren que las cifras de transacciones de vivienda podrían haber sido aun mayores si la obra nueva hubiese cogido fuerza para adecuarse a los niveles de demanda. Atendiendo a los datos, durante los meses de 2021—en buena medida marcados por la crisis de suministros e insumos global—el número de viviendas nuevas que se vendían rondaron las 10.000 al mes, casi tres veces menos que las que se firmaban en los años previos a la crisis financiera.

La oferta de demanda de obra nueva, según han constatado varios expertos y organismos como el Banco de España, sigue todavía lejos de cumplir con las expectativas que tiene la oferta actual en España, lastrada por la crisis de suministros y por la falta de mano de obra cualificada.

Esta tendencia, además de impactar en las cifras oficiales de transmisiones de la propiedad, puede ocasionar una espiral inflacionista en los precios, una posibilidad a tener en cuenta y a vigilar según el propio supervisor y otros organismos nacionales e internacionales.

Normas
Entra en El País para participar