Alierta deja la presidencia de la Fundación Telefónica y Pallete asume el cargo

La Fundación inicia una nueva etapa y se integra en el hub de innovación creado por la operadora

José María Álvarez-Pallete y César Alierta.
José María Álvarez-Pallete y César Alierta.

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, ha asumido la presidencia de la Fundación Telefónica, tras la dimisión su hasta ahora responsable, César Alierta. En un comunicado, la operadora ha explicado que Pallete ha asumido la presidencia de la Fundación Telefónica, con el objetivo de poner en marcha un ambicioso plan para para acelerar el impacto de la Fundación en el nuevo contexto económico y social.

La teleco indica que César Alierta deja la presidencia a petición propia y continuará como patrono de la institución y como presidente de la Fundación ProFuturo. "El Patronato de la Fundación ha aceptado la dimisión de César Alierta y se ha sumado unánimemente al reconocimiento de quien ha destacado como “una figura única, con una capacidad de trabajo infatigable y clave para haber alcanzado las más altas cotas de excelencia, y quien seguirá contribuyendo a mantener la Fundación Telefónica a la vanguardia y a transformar la vida de las personas con su inigualable aportación profesional y personal a la institución”, señala la compañía.

La operadora ha indicado que la Fundación inicia una nueva etapa con su reestructuración, y su integración en la nueva estrategia del hub mundial de innovación y talento. “En esta nueva etapa, la Fundación impulsará las capacidades digitales, con foco en la empleabilidad para los colectivos que más lo necesiten”, dice la operadora.

Alierta

Alierta asumió la presidencia ejecutiva de la Fundación Telefónica tras dejar el cargo de primer directivo de la compañía, en la primavera de 2016. La Fundación, gracias a su impulso, estaba ya inmersa en ambiciosos proyectos de crecimiento en segmentos como la educación digital. De hecho, Telefónica aprobó una aportación de 325 millones de euros en la Fundación a final de 2015, que se fueron inyectando en distintos tramos en los ejercicios siguientes. Durante esta etapa, la operadora ha continuado respaldando los proyectos, con especial atención al mundo educativo. La última gran inyección comunicada por Telefónica tuvo lugar en 2020, por un importe de 57 millones.

El ex presidente ha tenido graves problemas de salud en los últimos años. En el verano de 2020, llegó a estar en coma inducido, ingresado en un hospital de Madrid, por una grave enfermedad cardiovascular. Alierta reapareció en un acto público de la Fundación Telefónica con la reina Letizia, a principios de 2021.

César Alierta llegó a la presidencia de Telefónica en el verano de 2000, en sustitución de Juan Villalonga, conviviendo durante su mandato con tres presidentes del Gobierno, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Estuvo en el puesto hasta abril de 2016, cuando fue sustituido por José María Álvarez-Pallete. Alierta estuvo en el consejo de Telefónica un año más, hasta la primavera de 2017.

Bajo su mandato, Telefónica registró un fuerte crecimiento con grandes adquisiciones, entre las que destacaron las filiales de BellSouth en Latinoamérica, Cesky Telecom y O2, que dio presencia a la empresa en Reino Unido, Alemania e Irlanda. En 2010, Telefónica compró el 50% que tenía Portugal Telecom en la brasileña Vivo. Alierta siempre defendió las inversiones en Latinoamérica, una zona considerada estratégica. Entre 2000 y 2015, Telefónica invirtió 100.000 millones.

En 2012, la compañía puso en marcha un agresivo plan de venta de activos para reducir deuda. Entre otros, vendió un 7,5% de China Unicom y su participación en Telecom Italia, dos empresas con las que estableció fuertes lazos (con la china todavía la mantiene y es consejero). También vendió Atento, un 23% de Telefónica Deutschland, y las filiales de Irlanda, Chequia y Eslovaquia. La teleco está en proceso de venta de su filial británica a Hutchison. Una vez cerrada la operación, el ratio de deuda frente a ebitda pasará de 2,91 veces a menos de 2,38.

No obstante, Alierta impulsó adquisiciones de gran magnitud como la brasileña GVT y la germana E-Plus para consolidar su posición en estos países. Además, afrontó decisiones estratégicas que convirtió en tendencia en el sector, como la amortización de las licencias UMTS o la creación de Telefónica Digital, con la consiguiente expansión en negocios como la ciberseguridad, el internet de las cosas y el big data. La teleco se reforzó también en la televisión de pago en España y Latinoamérica, con operaciones como la compra de DTS (matriz de Canal+).

En el ámbito personal, Alierta sufrió en 2015 el fallecimiento de su mujer, Ana Cristina Placer, tras una larga enfermedad. El directivo siempre acompañó a su esposa en todos sus ingresos hospitalarios. Antes de Telefónica, fue responsable del área de Mercado de Capitales en Banco Urquijo y presidente-fundador de Beta Capital. En 1996 accedió a la presidencia de Tabacalera, desde donde impulsó la fusión con la francesa Seita, que dio lugar a Altadis. También fue uno de los principales accionistas españoles de IAG, el holding propietario de Iberia, del que fue consejero hasta la primavera de 2017.

Alierta, gran aficionado del Real Zaragoza, club de fútbol de su ciudad, se hizo con el control del equipo en medio de su grave crisis, junto a la Familia Yarza, propietarios del grupo Heraldo. No obstante, a lo largo de los últimos meses, se ha negociado la venta a un grupo inversor, pero no se ha cerrado ningún acuerdo.

Nuevo director financiero

Por otro lado, Telefónica va a nombrar a Arturo Lorente, como nuevo director financiero adjunto (deputy CFO), reportando a Laura Abasolo, directora general de Finanzas y Control para Telefónica y responsable de Hispanoamérica. El directivo, con una amplia experiencia en el mundo financiero, ocupaba hasta ahora el puesto de responsable de Citi en Europa, Oriente Medio y África (EMEA), en el denominado Grupo de Estrategia Financiera (FSG). Este equipo está especializado en proveer asesoramiento financiero y corporativo a los clientes de la entidad.

Con anterioridad, entre 1998 y 2011, ocupó distintos puertos en Merrill Lynch primero, y Bank of America Merrill Lynch, después.

Lorente sustituirá en Telefónica a Jesús Romero, veterano directivo de la compañía en el área financiera, fallecido en 2021.

Normas
Entra en El País para participar