Posiciones cortas

Los bajistas cambian bancos por energéticas y firmas con deuda alta

Tienen presencia en 11 cotizadas del Ibex. Cellnex, ACS, Enagás, Solaria, Red Eléctrica y Telefónica son las más afectadas

El aumento de las rentabilidades de la deuda y las tensiones geopolíticas han acelerado la volatilidad. En este entorno, los inversores recurren a diferentes estrategias para minimizar su impacto e incluso sacar partido con las caídas. Los inversores bajistas ocupan un papel destacado. Desde inicios de mes todos aquellos que mantengan posiciones cortas representativas de al menos el 0,1% del capital tendrán que comunicarlo a la CNMV. Según los registros del regulador, en la actualidad los hedge funds afloran posiciones cortas en el capital de 11 firmas que a precios de mercado están valoradas en 1.069,35 millones, un 37,5% menos más que los 1.710,98 millones apostados a la baja contra las cotizadas del selectivo en octubre.

La rotación sectorial del mercado tiene su reflejo también en las apuestas de los bajistas. A diferencia de los inversores tradicionales, que en las últimas semanas han aprovechado la reapertura de las economías y las expectativas de subida de tipos para elevar su exposición a los valores cíclicos, los cortos se han decantado por incrementar su peso en el capital de los valores defensivos y más endeudados. Es decir, aquellos que peor comportamiento vienen registrando desde comienzos de año, un periodo marcado por las expectativas de normalización monetaria.

La banca, que durante años fue el sector preferido por los hedge funds, es pasada por alto. Según los registros de la CNMV, en la actualidad ninguna de las cinco entidades que integran el Ibex 35 ostenta posiciones bajistas o al menos el porcentaje de capital que está en sus manos es inferior al 0,5%, mínino para hacerse públicas. Esta tendencia, que ha sido una constante en los últimos meses, se ha visto impulsada recientemente por el endurecimiento del tono por parte del BCE. En enero su presidenta Christine Lagarde abrió la puerta por primera vez a una subida de tipos este año. Los inversores no dudaron en reaccionar y empezaron a poner en precio el fin de las tasas cero en septiembre. La banca prolongó el rally y los bajistas que a cierre de la semana pasada mantenían presencia en Bankinter, aprovecharon la oportunidad para cerrar posiciones, contribuyendo con ello a prolongar el rally.

Por contra, las firmas que hasta la fecha habían logrado escapar a las presiones del bajista, se erigen ahora como las más perjudicadas. Esto contribuye a explicar el pobre desempeño que en las últimas jornadas han registrado valores como Enagás, Red Eléctrica, Solaria, PharmaMar y Grifols, firmas defensivas que en los momentos más duros de pandemia lograron resistir con mayor holgura a la corriente vendedora que se instaló en las Bolsas. Junto a las energéticas se cuelan Acciona, ACS, Ferrovial y Telefónica, cotizadas muy endeudadas que se ven penalizadas por el aumento de los costes de financiación.

En las últimas cuatro sesiones el alza de los rendimientos ha pasado factura a estas firmas y los bajistas han aprovechado para redoblar su presencia sobre Acciona y Solaria. Aunque a precios de mercado los valores más afectados por los cortos son Cellnex (159,37 millones), Telefónica (157,6 millones), Enagás (135,3 millones) y Red Eléctrica (172,5), los últimos datos remitidos a la CNMV confirman que Millennium Capital Partners mantiene una posición bajista sobre el 0,57% de Acciona, superior al 0,55% de la semana pasada.

Pero es Solaria la que más está sufriendo la apertura de posiciones cortas. A los fondos Odey Asset Managementet (1,8%) y Helikon Investment (0,7%) se han sumado en las últimas jornadas Sandbar Asset Management (0,52%) y Voleon Capital Management (0,62%). En total, los bajistas tienen en su poder el 3,64% del capital de la renovable, un porcentaje que a precios de mercado está valorado en cerca de 64,27 millones de euros.

¿Qué son las posiciones cortas?

Metodología. Es una operativa bursátil que consiste en apostar por la caída de un determinado valor. Las posiciones cortas suponen vender un activo con la idea de que el precio bajará para comprarlo después a un nivel inferior. Al abrir una posición corta los valores se toman prestados de un tercero, generalmente un bróker, para después venderlos. El préstamo ocurre automáticamente al abrir la posición. Desde comienzos de febrero la CNMV exige que los inversores comuniquen las posiciones cortas de al menos 0,1% del capital, frente al 0,2% anterior.

Los más activos. Millennium Capital, BlackRock, AQR y AKO son los fondos más activos. Entre los cuatro tienen presencia en siete cotizadas del Ibex 35. Aunque no han comunicado notificaciones a la CNMV, Citadel y Marshal Wace han sido tradicionalmente los fondos más habituados a esta operativa del mercado.

Normas
Entra en El País para participar