PSOE y Podemos abren un nuevo frente en el Gobierno por la reforma fiscal

Montero ve la propuesta de Podemos "inoportuna" por no esperar a los expertos

Díaz pide aumentar la carga de los ricos, pero reconoce que el ritmo lo marca Hacienda

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, en una imagen de archivo.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, en una imagen de archivo. GETTY

La reforma fiscal que prepara el Ejecutivo promete desatar un nuevo frente de batalla interno entre los dos socios del Gobierno. La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ha criticado este miércoles que Unidas Podemos presentase el pasado lunes su propuesta de índole fiscal, un movimiento que ha calificado de "inoportuno". La titular de Hacienda ha reconocido en una entrevista en RTVE que aunque los planes de su socio son "legítimos", habría preferido que Podemos hubiese esperado al informe de los expertos, previsto para finales de este mes, con el objetivo de "tener una posición única" de todo el Ejecutivo.

"Desde el Gobierno queremos hacer un llamamiento a un debate sereno y reflexivo" de la reforma fiscal, ha añadido Montero. Por ello, no ve "conveniente discutir en paralelo iniciativas que no partan del encargo que el propio Gobierno ha hecho a un grupo de personas".

Poco después, la secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, ha reivindicado el papel de su formación a la hora de proponer una reforma fiscal "ambiciosa" y ha respondido a Montero que lo "inoportuno" es que en España "los trabajadores y las pymes tengan que pagar el doble de impuestos que las grandes empresas".

La formación morada, además, defenderá la semana que viene en el próximo Pleno del Congreso su propuesta mediante una proposición no de ley registrada que obligará al PSOE a tener que posicionarse. El Ministerio de Hacienda, que lleva la batuta de la reforma, está a la espera de conocer el Libro Blanco que el grupo de sabios presentará antes de que termine el mes de febrero.

La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha querido limar asperezas entre las dos formaciones y ha asegurado que desde el Gobierno "respetaremos el trabajo encargado a los expertos". Así, y bajo el liderazgo de Montero, se tomará "una decisión en función de ese informe". Con todo, la también ministra de Trabajo ha reconocido que "Unidas Podemos y PSOE tenemos propuestas fiscales diferentes". La visión en la formación morada es que "hay que aligerar la carga fiscal de los que menos tienen para que aporten más los que más tienen". "No es solo una percepción en la calle de que los que menos tienen ponen más; el 80% del IRPF lo sostienen las rentas salariales", ha asegurado.

La propuesta de Unidas Podemos parte de una serie de modificaciones en impuestos como Sociedades, Patrimonio y el IRPF. A grandes rasgos, la idea de la formación morada es rediseñar estos tributos para gravar más a los grandes patrimonios, a las grandes empresas y a las rentas altas, a partir de los 120.000 euros anuales. Podemos también contempla medidas en cuanto a la fiscalidad verde, la salud o las viviendas vacías. Con sus propuestas, según sus cálculos, España podría recaudar casi 30.000 millones de euros más al año.

Principales medidas

Unidas Podemos plantea sustituir el impuesto sobre el patrimonio por un nuevo impuesto sobre las grandes fortunas. Este gravamen, según el texto oficial, contaría con un mínimo exento de un millón de euros, además de una exención por vivienda habitual de 400.000 euros. El tributo, que no sería bonificable por parte de las comunidades autónomas, presentaría un tramo del 2% para los patrimonios netos a partir de un millón de euros, del 2,5% a partir de 10 millones, del 3% a partir de 50 millones y del 3,5% a partir de 100 millones de euros. Con él, se recaudarían 10.000 de euros.

La reforma del IRPF, por su parte, supondría un incremento en la recaudación de 6.000 millones de euros. En lo que respecta a la tarifa general del impuesto, "se propone aumentar los tipos impositivos a partir de los 120.000 euros". Los nuevos tramos y sus respectivos tipos serían los siguientes: las rentas entre 120.000 y 150.000 pagarían un 48% frente al 45% actual, las rentas entre 150.000 y 300.000 pagarían el 50% frente al 45% actual y, por último, las rentas superiores a los 300.000 euros tendrían un tipo de gravamen del 52%.

Podemos también contempla mayores gravámenes para las grandes empresas; incrementar un 10% el tipo en Sociedades a las compañías eléctricas durante un periodo mínimo de cinco años para abaratar el recibo de la luz de los consumidores; y modificaciones en el IVA para incluir en la lista de los productos beneficiados por un tipo superreducido a los artículos de higiene femenina, entre otros.

Normas
Entra en El País para participar