Juego

La nueva Codere da forma a su consejo y pone el foco en crecer en España y México

El órgano de gobierno está formado por ocho personas

Oficinas de Codere en Madrid
Oficinas de Codere en Madrid

Nueva Codere, el holding luxemburgués de nueva creación resultante de la reestructuración de la compañía de juego, ha dado forma a su consejo de administración, compuesto por ocho personas y presidido por Christopher Bell. Entre sus componentes está Vicente Di Loreto, consejero delegado del grupo.

El órgano de gobierno, según ha especificado la empresa, está compuesto por dos clases de consejeros, como marcaba el acuerdo de reestructuración sellado con los bonistas. Por un lado los considerados de clase A, de carácter ejecutivo, como el propio Di Loreto; independientes, como el caso de Aidan De Brunner, "con experiencia de más de dos décadas en juntas directivas, inversiones y asesorísa", según destaca la empresa; y los designados por los accionistas, caso de Antonio Moya-Angeler, consejero de varias compañías y durante años socio de Advent International.

Los de clase B son personas residentes en Luxembugo, requerimiento obligado por estar radicada en ese país. Uno de ellos ejercerá como secretario del consejo. Estos son un total de cuatro: Laurence Biver, Isabelle Lambert, Mathieu Kakal y Sandra Egan. 

Todos ellos, junto a Cristopher Bell, que además de presidente tiene consideración de consejero independiente, trazarán la nueva estrategia del grupo de juego, cuyo negocio sufrió un importante desplome a raíz de la pandemia, del cual aún no se ha recuperado. Según ha detallado la empresa, el consejo y el equipo directivo definirán el plan de negocio 2022-2026, "enfocado en recuperar los niveles previos a la pandemia y retomar la senda de crecimiento del grupo".

La propia Codere destaca los tres puntos clave de esa estrategia: España, México y el canal online. En ellos ve "significativas oportunidades de crecimiento". Además, subraya el impulso de su estrategia onmicanal y el desarrollo de su plataforma tecnológica.

Entre esos pilares no menciona Argentina, que antes de la pandemia era su segundo mercado en generación de ingresos. Como publicó este diario, los bonistas y máximos accionistas de Codere han sondeado con empresarios locales y competidores del país la venta de esta unidad de negocio.

En los primeros nueve meses del ejercicio 2021, el negocio argentino de Codere registraba una pérdida de explotación de 31 millones de euros, más del doble que el año anterior, por efecto de la hiperinflación en el país y la inestabilidad macroeconómica. Argentina es actualmente el país donde Codere pierde más dinero. A 30 de septiembre, tenía operativas allí 13 salas y cerca de 6.000 máquinas.

Normas
Entra en El País para participar