Financiación

España da mandato a la banca para colocar deuda a 30 años

Primera emisión a este plazo en dos años

Carlos Cuerpo, secretario general del Tesoro
Carlos Cuerpo, secretario general del Tesoro

Un mes después de celebrar la tradicional emisión sindicada a 10 años, España no está dispuesta a desaprovechar la ocasión para tratar de lograr unos precios bajos. En un momento en el que las rentabilidades de la deuda se han disparado ante las expectativas de subida de tipos, el Tesoro ha dado mandato a la banca para vender deuda a 30 años. BBVA, BNP Paribas, Citi, Crédit Agricole, Deutsche Bank y Santander son las entidades contratadas. El 11 de enero España vendió 10.000 millones en una referencia con vencimiento en 2032 al 0,753%.

La última emisión sindicada a 30 años se celebró en febrero de 2020 cuando se colocaron 5.000 millones. En un entorno dominado por las dudas de la pandemia, el Tesoro se atrevió a salir al mercado antes de que este cerrara. La incertidumbre se reflejó en la demanda, que se limitó a los 18.000 millones, muy lejos de los 26.221 millones logrado en la emisión de 2018, una operación en el que la rentabilidad alcanzó el 2,726%, la más baja de la historia para emisión de este tipo.

En febrero del año pasado, momento en el que las rentabilidades de la deuda rozaban mínimos histórico, España se lanzó a vender deuda a 50 años, la primera emisión de este tipo desde 2016. El Tesoro adjudicó 5.000 millones. Los bonos devengan un cupón del 1,45% y una rentabilidad de 1,458%. Las órdenes de compra superaron los 65.000 millones, una cantidad muy por encima de los 10.436 millones registrados en octubre de 2016.

En un año en el que la normalización monetaria ha cogido impulso, el organsimo que dirige Carlos Cuerpo estima unas emisiones netas de 75.000 millones, cifra que se sitúa en línea con los 75.138 millones de 2021. Las emisiones brutas alcanzarán los 237.498 millones, un 10,14% menos que lo emitido en 2021 (264.312 millones) e inferior también a los 242.846 millones recogidos en los Presupuestos Generales. Aunque las necesidades de financiación continuarán siendo elevadas, el Tesoro retoma la senda decreciente que venía imperando desde 2012. El volumen de emisiones brutas previstas para los próximos meses ronda los niveles de 2015 (236.800 millones) y se sitúa lejos de los 277.100 millones registrados en el año de la pandemia.

Normas
Entra en El País para participar