Telefónica acelera en las compras para dejar atrás el cartel de vendedora

Las transacciones cerradas o previstas suman 1.500 millones

Ha recomprado Telxius y prepara la adquisición de la brasileña Oi

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica parece querer demostrar que ya no es una empresa vendedora, tras haber ejecutado numerosas desinversiones en los últimos años, para reducir deuda. La teleco, una vez que ha vendido distintos activos, entre los que figuran las filiales en Centroamérica o las torres de Telxius a American Tower, por 7.700 millones de euros, considera que el endeudamiento está estabilizado.

Ahora, la operadora busca enviar el mensaje de que está en una nueva fase dirigida al crecimiento, con el impulso de nuevas transacciones. Entre las ya cerradas y previstas, el desembolso ronda los 1.500 millones de euros.

La última, anunciada la pasada semana, es la recompra, junto a Pontegadea, vehículo de inversión de Amancio Ortega, del 40% de Telxius que estaba en manos de KKR. Ambos pagarán conjuntamente 216 millones de euros para pasar llegar al 100% de Telxius, cuyo gran activo es la red de cables submarinos de telecomunicaciones.

La teleco consideró la posible venta de este negocio, pero finalmente no se cerró acuerdo alguno. En el anuncio de la transacción, Telefónica destacó que los cables submarinos constituyen unos activos de alto potencial de crecimiento y relevancia industrial en la nueva era digital. Telxius cuenta con una red internacional de cables submarinos de fibra de gran capacidad con una extensión de 94.000 kilómetros, una de las más grandes del mundo.

Tech

Además, Telefónica ha realizado tres compras en Tech, división que engloba los negocios de ciberseguridad, cloud, internet de las cosas (IoT) y big data. La más importante fue la británica Cancom UK&I, por la que pagó 400 millones de euros, y con la que busca crecer en el negocio cloud.

Telefónica también ha adquirido Geprom, una empresa española de ingeniería de base tecnológica, especializada en la automatización industrial y la transformación digital de los procesos productivos, y con la que reforzará las capacidades de Tech en IoT y big data. Además, la operadora se ha hecho con la también española Altostratus, especializada en servicios multicloud y Premier Partner de Google Cloud. A estas adquisiciones se une la integración de Acens.

En Latinoamérica, la operadora alcanzó un acuerdo para la compra del negocio de Internet de DirecTV en Colombia, incluyendo la red y el espectro, con la incorporación de cerca de 200.000 clientes.

Ahora, Telefónica está a la espera de recibir la última autorización del Consejo Administrativo de Defensa de Defensa Económica (CADE), para la adquisición de los activos de telefonía móvil de la brasileña Oi, junto con América Móvil y TIM Brasil.

El grupo español abonará por su parte de Oi en torno a 900 millones de euros, e incorporará más de 10 millones de clientes de telefonía móvil. Con este movimiento, la teleco pretende consolidar la posición en Brasil, en paralelo con los nuevos despliegues de fibra óptica.

Más recompras de acciones

Este cambio de tendencia de Telefónica también vendría mostrado en la aceleración de las recompras de acciones, prácticamente paralizadas durante años, especialmente en el momento en el que la estrategia central se basaba en la reducción de deuda. Telefónica habla todavía de operaciones tácticas, si bien, durante 2021, destinó casi 500 millones a la recompra de acciones propias. Al cierre del pasado año, la autocartera rondaba el 2,4% del capital.

En 2020, Telefónica había invertido un total de 234 millones de euros en comprar títulos propios en el mercado, tras haber destinado 99 millones en el ejercicio de 2019.

La teleco prevé amortizar acciones propias en autocartera que representen aproximadamente el 1,65% del capital.

Normas
Entra en El País para participar