Telefónica y Amancio Ortega compran a KKR su participación del 40% en Telxius por 216 millones

La empresa cuenta con una red internacional de cables submarinos de fibra óptica de 94.000 kilómetros, una de las más grandes del mundo

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica y Pontegadea, el vehículo inversor de Amancio Ortega, fundador de Inditex, han reforzado su alianza en Telxius Telecom. En un comunicado, la teleco indica que, con el nuevo acuerdo, afianzan su apuesta por los cables submarinos, un activo que se ha demostrado crítico durante la pandemia y cuya contribución será igualmente fundamental en el desarrollo de la nueva era digital.

Los dos socios han incrementado su participación en Telxius, compañía global de infraestructuras de telecomunicaciones, mediante la adquisición del 40% del capital de Telxius que hasta la fecha estaba en manos de KKR.

Con esta operación, Pontel, sociedad participada por Telefónica y Pontegadea, que es actualmente titular del 60% restante del capital social de Telxius, pasará a ser el socio único de esta sociedad. La operadora incrementará su participación desde el 50,01% hasta el 70% del capital, y Pontegadea la aumentará hasta el 30%, desde el 9,99% actual. La adquisición se lleva a cabo por un importe estimado de 215,7 millones de euros, pendiente, entre otros, de los correspondientes ajustes derivados de la venta del negocio de torres de Telxius a American Tower en 2021.

En este sentido, Telxius Telecom cuenta con una de las redes de cable más grandes y con mayor potencial del mundo. “Se trata de una red internacional de cables submarinos de fibra óptica de gran capacidad, que alcanza una extensión de 94.000 kilómetros entre los que destacan sistemas de nueva generación como Marea, Brusa y Mistral, así como SAM-1, el sistema que conecta desde el año 2000 Estados Unidos con América Latina.

Además, a través de su red IP Tier 1, Telxius proporciona conectividad directa a internet con una cobertura de 93 puntos de presencia y 27 estaciones de amarre en 23 países, que permite conectar con éxito Estados Unidos, América Latina y Europa con el resto del mundo. Además, Telxius Telecom cuenta con una extensa oferta de servicios de capacidad, colocation y seguridad.

Telefónica y Pontegadea se convirtieron en socios en 2018. La operadora vendió entonces el citado 9,99% de Telxius al vehículo de inversor de Amancio Ortega por un importe total de 378,8 millones de euros.

La operación se enmarcaba dentro de la política de gestión de cartera de activos de Telefónica, basada en una estrategia de creación de valor, optimización del retorno sobre el capital, y posicionamiento estratégico. Según la teleco, complementaba su objetivo de reducción de deuda y fortalecimiento de balance por la vía orgánica, en un escenario de generación de caja creciente, para mantener “una remuneración al accionista sostenible”.

A principios de 2021, Telefónica alcanzó un acuerdo con American Tower para la venta de su división de torres de telecomunicaciones de Telxius, tanto en Europa (España y Alemania) como en Latinoamérica (Brasil, Perú, Chile y Argentina), por un importe de 7.700 millones de euros, que fueron abonados en efectivo.

La operación se cerró, en distintos tramos, en los meses siguientes. Telefónica señaló que la plusvalía atribuible rondó los 3.500 millones de euros. La venta de las torres de Telxius, unida a la fusión en Reino Unido de O2 y Virgin Media fueron determinantes en la reducción de deuda de la teleco, situada en el entorno de los 25.000 millones de euros al cierre del mes de septiembre.

Amancio Ortega, por su parte, se anotó con la citada transacción de las torres unas plusvalías de alrededor de 331 millones de euros con respecto a su inversión inicial en la empresa de infraestructuras.

Telefónica ha sondeado durante los últimos meses la venta del negocio de cable submarino de Telxius. De hecho, ha recibido muestras de interés de fondos de inversión y de infraestructuras, pero, finalmente, no se cerró ningún tipo de acuerdo. En paralelo, la teleco ha reforzado estos negocios, con nuevos contratos, incluidos acuerdos con gigantes como Google.

El tráfico en la red de cables submarinos de Telxius se incrementó un 14% interanual durante el tercer trimestre de 2021, según señaló la teleco, a pesar del impacto positivo del Covid-19 en el tráfico del ejercicio anterior.

Normas
Entra en El País para participar