Inmobiliario

Gesvalt lanza una división de auditoría de sostenibilidad ante los cambios normativos para las empresas

Ayudará en certificaciones e informes por la necesidad de la transición verde. Desde enero, las empresas deben cumplir el reglamento de taxonomía comunitario

Sandra Daza, directora general de Gesvalt.
Sandra Daza, directora general de Gesvalt.

Las empresas necesitan cada vez más acreditar su actividad como sostenible en las operaciones de fusiones y adquisiciones, en financiación verde, en nuevos requerimientos normativos o en venta de activos en caso de compañías inmobiliarias. Por eso, la consultora y tasadora Gesvalt se adelanta a esas necesidades y ha creado una nueva división especializada en sostenibilidad, según confirman fuentes de este firma española.

La nueva división está encabezada por Diego Vilaró, quien es director de advisory services de Gesvalt, y se centrará en el asesoramiento de financiadores (entidades de crédito y fondos), promotores, inmobiliarias o compañías industriales, pero también dará servicios a Administraciones públicas.

Uno de los requerimientos que las empresas con más de 250 empleados –­además de superar ciertos niveles de facturación y valor de sus activos– se enfrentan desde el 1 de enero es el relativo a la documentación obligada por el Reglamento de Taxonomía comunitario, sobre la necesidad de publicar información no financiera (NFRD, en sus siglas en inglés) periódica. Para ello, las compañías deben haber realizado un diagnóstico, poner en marcha medidas correctoras y abordar la elaboración de ese tipo de informe no financiero.

En el caso de las inmobiliarias, por ejemplo, también se ven abocadas a certificar medioambientalmente sus activos, tanto para los inquilinos como para las transacciones, ya que muchos compradores –sobre todo foráneos– se ven obligados a cumplir ciertos requerimientos de sostenibilidad antes de abordar una operación.

Igualmente, los bonos verdes, una tendencia imparable entre las compañías a la hora de buscar financiación, también requieren de certificar ciertos logros.

En Gesvalt explican que muchas empresas se ven actualmente en transformación para fomentar la transición energética y la sostenibilidad de sus actividades, así como cumplir requerimientos de eficiencia energética, dentro la agenda mundial por el cambio climático. Por eso, la firma también propone la posibilidad de realizar auditorías energéticas desde su versión simplificada hasta la versión ampliada (de diagnóstico).

Desde Gesvalt se explica que este novedoso negocio crecerá por este tipo de requerimientos que debe cumplir el sector privado. Y es muy probable que otras consultoras se refuercen en ese mismo sentido.

Sandra Daza, directora general de Gesvalt, indica que con esta división profundizan en los servicios de sostenibilidad. “Supone no solo la oportunidad de satisfacer una necesidad creciente de nuestros clientes, sino también de potenciar la transición energética”, afirma.

Normas
Entra en El País para participar