Política

Mattarella acepta repetir como presidente italiano

El jefe de Estado deseaba abandonar el cargo

El presidente italiano, Sergio Mattarella, en el centro, junto a la presidenta del Senado, Elisabetta Alberti Casellati, y el del Congreso, Roberto Fico, este sábado.
El presidente italiano, Sergio Mattarella, en el centro, junto a la presidenta del Senado, Elisabetta Alberti Casellati, y el del Congreso, Roberto Fico, este sábado. via REUTERS

Los principales partidos italianos explicaron este sábado que el actual presidente de la República, Sergio Mattarella, único candidato posible para repetir en el cargo a partir del 3 de febrero, aceptará continuar en el puesto aunque era una hipótesis que no estaba en sus planes, confirmaron las propias formaciones.

Y es que Mattarella había avanzado que quería retirarse para dedicarse a su familia.

"El presidente Mattarella nos dijo que tenía otros planes para su futuro, pero ante la situación dijo que si se necesita que eche una mano, ahí estará. Se puso a disposición", explicó a los medios la senadora del partido Por las Autonomías, Julia Unterberger, tras reunirse con el jurista siciliano en el Quirinal, sede de la Jefatura del Estado.

También el portavoz del Movimiento 5 Estrellas (M5S) en la Cámara de los Diputados, Davide Crippa, indicó que Mattarella "respondió que aplazará los compromisos contraídos para el futuro".

Los principales partidos, excepto el derechista Hermanos de Italia, han avanzado que votarán por Mattarella en la octava sesión del proceso para renovar la jefatura del Estado, que está en curso, para desbloquear la situación, después de que las coaliciones de la derecha y de la izquierda no hayan sido capaces de encontrar un entendimiento en seis días.

Todos los grupos que van a escribir su nombre en la papeleta han subido a la sede de la Presidencia italiana para explicar a Mattarella la situación.

"Quiero expresar un gran agradecimiento al presidente Mattarella por su elección, que es una elección de generosidad hacia el país y es fundamental, importante y necesaria hoy. Creo que es un día hermoso para Italia e importante para la política italiana", subrayó por su parte el líder del progresista Partido Demócrata (PD), Enrico Letta, en una rueda de prensa en la Cámara de los Diputados.

La ministra de Asuntos Regionales y miembro de Forza Italia, Mariastella Gelmini, alabó a Mattarella y opinó que su disponibilidad para un segundo mandato "certifica su sentido de responsabilidad y su apego al país y a las instituciones".

Mattarella se convertirá en el segundo jefe del Estado en repetir en el cargo, después de Giorgio Napolitano, que tuvo que hacerlo en 2013, a pesar de que había dicho en varias ocasiones que quería jubilarse, aunque renunció en 2015 y le sustituyó Mattarella.

Votaciones

La séptima votación del proceso concluyó de nuevo sin acuerdo: Mattarella recibió 387 papeletas, mientras que hubo 60 en blanco y 380 abstenciones, mientras que el quórum necesario son 505, mayoría absoluta de 1.009 electores que tienen derecho a participar.

"Los italianos no se merecen más días de desconcierto. Tengo la conciencia tranquila, he hecho numerosas propuestas, todas de alto nivel, todas rechazadas por la izquierda. Defendemos que Mattarella siga en el Quirinal (sede de la Jefatura del Estado) y Mario Draghi en el Gobierno", escribió el líder de la Liga, Matteo Salvini.

"Mantener a Mattarella en el Quirinal y a Draghi en el Gobierno es la única forma de sacar a Italia de esta locura", anotó el ex primer ministro Matteo Renzi en las redes sociales.

Sin embargo, la idea fue criticada por la líder de la derechista Hermanos de Italia, Giorgia Meloni: "Me asombraría que Mattarella aceptara, después de haber rechazado firme y reiteradamente esta hipótesis", subrayó en las redes.

La solución pone fin al bloqueo actual que dura seis días, pues las coaliciones de la derecha y de la izquierda se mantienen distantes desde que comenzó el proceso parlamentario el lunes pasado.

El viernes, después de que la derecha se estrellara en el Parlamento con la candidatura de la presidenta del Senado, Maria Elisabetta Alberti Casellati -que sacó incluso menos votos que los que conforman la alianza conservadora-, Salvini se abrió a que la máxima autoridad del Estado pudiera ser otra mujer, idea también respaldada por Conte.

Uno de los nombres que cobró entonces fuerza fue el de la actual jefa de los servicios secretos del país, Elisabetta Belloni, pero fue tildada de "inaceptable" por el ex primer ministro Renzi, y también este sábado el diputado de Forza Italia Antonio Tajani reconoció que su formación preferiría un perfil político.

La coalición de derechas, formada por Forza Italia y los radicales Hermanos de Italia y Liga, está viviendo una crisis, después de que el viernes se desataran acusaciones por saber quién se había saltado la línea pactada y no había respaldado a Casellati, y Forza Italia ha decidido actuar con independencia.

"La coalición de derechas como está no tiene sentido, hay muchas diferencias. Debe haber una asociación de partidos de centroderecha fuerte, que se distinga de los extremismos", dijo el diputado Osvaldo Napoli, miembro del grupo Coraggio Italia, cuyo fundador es Giovanni Toti, que fue miembro de Forza Italia.

Normas
Entra en El País para participar