Medio centenar de comercializadoras de luz y gas quiebran por la escalada de los precios

Las altas cotizaciones, el encarecimiento de los avales, los impagos de los clientes y el IVA, llevan al cierre

El fuerte incremento de los precios de la electricidad y del gas natural, que comenzaron su escalada imparable a mediados de 2021, ha pasado factura a medio centenar de comercializadoras energéticas del mercado libre que han tenido que echar la llave, en unos casos, voluntariamente, y en otros, por haber sido inhabilitadas por el Ministerio de Transición Ecológica, a petición del regulador sectorial, la CNMC.

Las cotizaciones récord de la energía registradas en los últimos meses (el mercado mayorista de la electricidad se situó el sábado en 223,36 euros/MWh y el del gas, en 90,97 euros/MWh), se ha saldado con la baja de 25 comercializadoras eléctricas y 23 de gas desde que comenzó 2021 hasta hoy, según los listados de la CNMC. La mayoría de ellas se concentran en los últimos meses del año pasado y, muy especialmente, en enero. Aunque en algunos casos la CNMC ha instado la inhabilitación por no comprar la energía comprometida con sus clientes, en muchos otros se trata de bajas voluntarias que las compañías solicitan en el registro del regulador.

Así como hace unos años se produjeron inhabilitaciones de un buen número de comercializadoras pirata, ahora las razones son económicas. En general, las pequeñas empresas independientes compran en el mercado diario la energía que deben suministrar a sus clientes a precios contratados antes de la escalada. Al no tener cubierto el riesgo con contratos a plazo, no han podido cumplir dichos contratos.

Otro de los motivos de la quiebra es el encarecimiento de las garantías que las comercializadoras eléctricas mantienen con el operador del mercado, OMIE, y el operador del sistema, REE. Dichas garantías se actualizan con los precios, lo que ha hecho insostenible la situación para algunas.

Ello se une al aumento de las devoluciones de las facturas y los impagos por parte de los clientes y a razones fiscales. Aunque el Gobierno mantiene desde el año pasado un recorte del IVA de la luz del 21% al 10%, las comercializadoras eléctricas pagan el 21% a las distribuidoras y cobran el 10% a los clientes, por lo que asumen el coste temporalmente en tanto saldan con Hacienda.

En el caso de la comercialización de gas, donde las bajas eran poco frecuentes a diferencia de la electricidad, se suma una medida que ha supuesto una competencia desleal: la decisión del Gobierno de topar las subidas en el mercado regulado (la tarifa de último recurso o TUR) por debajo del 5%, en el último trimestre del año pasado y el primero de este con cargo a un futuro déficit de tarifa. Como señaló en octubre el ministerio, de haberse aplicado la fórmula de revisión de los precios y no se hubiese limitado la subida de este combustible, en octubre, la TUR se habría encarecido un 34%.

La semana pasada, la CNMC envió a Transición Ecológica la propuesta de inhabilitar y sancionar a cinco comercializadoras de gas, por no cumplir con los niveles de reservas de gas adecuados a sus carteras de clientes. Se trata de Catgas Energía, Foener Energía, CH Cuatro Gas, ADS Energ 8.0 y Adelfas Energía.

En el caso de la electricidad, el agujero que se produce por la obligación de las distribuidoras de seguir suministrando la energía que no dan las comercializadoras, en tano se resuelve la inhabilitación, lo pagan las primeras. En estos momentos, según fuentes del sector, las distribuidoras (filiales de Endesa, Iberdrola, Naturgy y EDP, principalmente) están asumiendo un desbalance de 50 millones de euros.

Una vez oficializado el cierre de la compañía, los clientes de las que causan baja pasan a una comercializadora de referencia (COR), las que suministran por ley el precio regulado (PVC), el más afectado por las subidas, pues tiene como referencia el del pool. Además, si el cliente no tiene derecho al PVPC (por tener menos de 10 kW de potencia contratada) se les pasa a una COR con un recargo del 20%. Un incentivo para que se pasen al mercado libre, donde la situación tampoco es muy halagüeña.

400 empresas de luz y más de 200 de gas

Las bajas entre las comercializadoras independientes de electricidad, de pequeño tamaño respecto a las grandes del sector, no han sido infrecuentes. Según el listado de la CNMC, están dadas de alta más de 400, muchas sin apenas actividad.

En el caso del gas natural, en el mercado libre hay unas 240, pero, si bien, las bajas han sido menos habituales, la actual crisis ha arrasado con muchas de ellas, sobre todo, en los últimos meses de 2021.

Normas
Entra en El País para participar