Política monetaria

El mercado pone en precio hasta seis subidas de tipos en EE UU este año

La reducción del balance será más acelerada que la crisis pasada

Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.
Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. Reuters

La Reserva Federal pone rumbo a la normalización monetaria. Después de semanas especulando con la posibilidad, el miércoles el banco central de EE UU confirmó que se daban las condiciones para subir tipos por primera vez desde 2018. Marzo, mes en el que concluirá el programa de compra de activos, será presumiblemente el momento elegido. Los expertos aseguran que la reacción moderada de la Bolsa y la renta fija tras el anuncio vino a confirmar que la medida ya había sido descontada por el mercado. El cambio de rumbo se produjo con la intervención de Jerome Powell. “La sesión de preguntas y respuestas fue más sorprendente”, explica François Rimeu, estratega senior de La Française AM.

El presidente de la Fed reiteró que la economía está ahora mucho más fuerte que en 2015 y que esto facilita una reducción del balance más rápida y temprana. Aunque el ritmo de las subidas continúa siendo una incógnita, Powell dejó la puerta abierta a la posibilidad de que en cada una de las reuniones se acuerde elevar las tasas. La reacción de los inversores no se ha hecho esperar y algunas voces apuntan ya a cinco o incluso seis repuntes del precio del dinero, muy por encima de los tres ascensos previstos por la Fed en diciembre. Los expertos consideran que el ajuste será muy diferente al vivido tras la crisis financiera. Con la economía por encima de su plena capacidad y la inflación muy lejos del objetivo del 2% de la institución, James Athey, director de inversiones de Abrdn, considera que el mercado ha empezado a valor un endurecimiento monetario considerablemente mayor en los próximos 24 meses. Algunos creen que el alza de los tipos de la Fed y de otras instituciones como el Banco de Inglaterra sumergen a la economía en el repunte del precio del dinero más rápido desde los años 90.

Además de no especificar el ritmo de las subidas, Powell no confirmó ni desmintió que en marzo se produzca un primer ascenso de 50 puntos básicos frente a los 25 inicialmente previsto. Aunque esta idea ha empezado a extenderse entre los inversores, Tiffany Wilding, economista de Pimco, defiende que la expectativa de que la inflación se modere en los próximos trimestres, reduce la necesidad de un ajuste abrupto en la próxima reunión. Una idea en la que también coincide Thomas Costerg, economista de Pictet WM, que aboga por un ritmo “suave” de alzas posteriormente, aunque hay un creciente nerviosismo respecto a que la inflación puede exacerbarse si los aumentos salariales continúan su trayectoria ascendente.

Pero las sorpresas de la reunión no se limitaron a las subidas de tipos. Aunque en las últimas semanas algunos inversores habían anticipado un final abrupto del programa de compras en febrero, el comité se mantuvo fiel a su idea de finalizar las adquisiciones en marzo. Concluido este proceso y con la subida de tipos en marcha, el banco central se embarcará a partir del segundo trimestre en la reducción del balance. La publicación de este aviso, algo que no ocurría desde 2014, pilló por sorpresa a los inversores. Con este documento la Fed está sentando las bases para el endurecimiento cuantitativo después de que las actas de la reunión de diciembre señalaran que habían comenzado en el FOMC las discusiones sobre el calendario y el ritmo para permitir que las compras del Tesoro y los valores respaldado por hipotecas salgan del balance. Desde Pimco esperan que la institución aligere su balance en más de un billón de dólares para final de 2023, un ritmo de disminución mucho más rápido que el que se logró al término de la crisis anterior. Desde la gestora advierten que, con el tamaño actual próximo a los cuatro billones, más alto que los niveles anteriores a la pandemia, “la Fed aún tendrá un largo camino por recorrer antes de lograr una normalización completa”. Las actas de la reunión de diciembre sugerían que las tenencias de activos probablemente comenzarían a disminuir antes y a un ritmo más rápido, aunque Powell declinó hacer comentarios y declaró que las discusiones adicionales sobre los detalles de cualquier programa se abordarán en las próximas reuniones. El objetivo es evitar una nueva crisis de liquidez que comprometa las buenas condiciones financieras.

 

Normas
Entra en El País para participar