Paradores gana 3 millones y prevé regresar a niveles precovid en 2022

Augura otro ejercicio de reactivación en el que se recuperarán los 265,5 millones facturados antes de la crisis

Pedro Saura, presidente y consejero delegado de Paradores.
Pedro Saura, presidente y consejero delegado de Paradores.

En la última edición de Fitur, el presidente de Paradores, Pedro Saura, ya dibujó un panorama radicalmente diferente al vivido por la sociedad mercantil estatal en la crisis del coronavirus. En 2020 perdió 64 millones de euros y se preveía que no tendría un resultado de explotación (antes de impuestos, intereses, amortizaciones y depreciaciones) positivo hasta 2022. Nada más lejos de la realidad. Saura avanzó hace dos semanas que Paradores volvió a tener beneficio el pasado ejercicio frente a las previsiones registradas en los Presupuestos Generales del Estado, que auguraban pérdidas en 2021 y 2022. Para el pasado ejercicio estimaban un resultado negativo de 19,7 millones de euros y para este año otro de 15,2 millones.

Las cuentas de Paradores, que fueron aprobadas ayer por el Consejo de Administración de la compañía y a las que tuvo acceso Cinco Días, muestran que obtuvo un beneficio neto de 3 millones de euros y un ebitda de 25 millones. Se trata del primer beneficio desde el inicio de la crisis del coronavirus y un síntoma de que la recuperación ya está en marcha. La facturación ascendió a 228 millones de euros, todavía lejos de los 265,5 millones registrados en 2019, aunque las restricciones en el primer semestre de 2021 y la llegada de ómicron en diciembre condicionaron el balance de la compañía.

La clave para esta revolución está en el turismo nacional, que apostó de forma masiva por los viajes de proximidad y a entornos poco concurridos o aislados, lo que benefició a Paradores. Frente a un primer semestre marcado por las restricciones al movimiento, la sociedad estatal fue testigo de la explosión de esas dos tendencias con el mejor verano de su historia en ocupación e ingresos y con un otoño en el que octubre y noviembre también marcaron los mejores registros para esos meses. Ómicron le devolvió a la realidad. Pese a ello, Saura es optimista y augura que en 2022 recuperarán los niveles previos a la crisis sanitaria del coronavirus, lo que supondría superar los 265,5 millones en ventas y los 10,6 millones de beneficio neto.

El objetivo de la compañía para 2022 es recuperar plenamente los niveles prepandémicos a lo largo del año. Algo que parece posible si se tiene en cuenta cómo ha funcionado la campaña promocional de invierno, desarrollada entre el 11 y el 24 de enero, en mitad de la incertidumbre por la aparición de la variante ómicron. Esta se saldó finalmente con la venta de 38.000 habitaciones, en línea con las previsiones realizadas para este año. Paradores advierte que el viajero percibe un menor impacto de la nueva cepa del virus que en olas anteriores. La recuperación de los niveles prepandemia permitirá a Paradores mantener las cuentas saneadas y, junto con los fondos europeos, ejecutar sus planes de inversión con el fin de continuar el proceso de modernización y de desarrollo de un turismo sostenible, digitalizado y de experiencias.

En medio de la salida de la crisis, Paradores tuvo que echar mano a la octava ampliación de capital desde 20212. En concreto, el Estado inyectó 17 millones a Paradores mediante una ampliación de capital, tal y como venía recogido en Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) del pasado 26 de enero. Paradores encadenó un ciclo de cinco años consecutivos de pérdidas (de 2010 a 2014) y contempló cómo el coronavirus cerró abruptamente otro ciclo virtuoso de cinco años de beneficios (de 2015 a 2019). En ese último ejercicio, Paradores logró ventas por 265,5 millones de euros, la cifra más alta desde 2008, y un beneficio de 16,8 millones. En total, el Estado ha inyectado 193 millones de euros a Paradores en diez años, una cifra cercana a los 170 millones invertidos en la construcción de nuevos inmuebles y en la remodelación de los ya construídos.

De las sucesivas ampliaciones de capital, la más importante en volumen se produjo en 2012 con una inyección de 46 millones, que fue acompañada por un ERE que afectó a 350 empleados, el cierre del parador de Puerto Lumbreras (Murcia) y la clausura temporal de varios establecimientos. Otro hito importante se produjo en 2014, en el que se produjeron hasta tres ampliaciones por un importe de 40 millones de euros. Una gran parte de la red de Paradores daba pérdidas y era necesario aportar liquidez para evitar nuevos ajustes.

Un incremento salarial del 8% antes de la crisis

Antes de que irrumpiera la crisis del coronavirus, Paradores ya inició los trabajos para retomar la recuperación del poder adquisitivo perdido por los cerca de 4.000 trabajadores que tiene en plantilla, cuyos sueldos estuvieron congelados desde 2013 a 2018. En 2019 se aprobó una subida salarial del 8% que se dividiría en dos ejercicios, ya que los incrementos de 2018 se percibieron con carácter retroactivo. En la primera mitad de 2018, los sueldos crecieron un 1,5%, mientras que en la segunda lo hicieron un 1,75%. En 2019 lo hicieron un 2,25% y en 2020 otro 2%.

Pese a ese incremento, los empleados de Paradores siempre han exhibido sus quejas por el bajo nivel de las remuneraciones, que cerraron 2019 con una media de 21.882 euros brutos al año. De hecho, las retribuciones medias de los trabajadores por debajo de 39 años no llegan a ese umbral.

Normas
Entra en El País para participar