Bebidas

Suntory se propone llegar a 500 millones en ventas en España en 2025

La dueña de Schweppes facturó 330 millones en 2021, un 23% más

Sara de Pablos, consejera delegada de Suntory Beverage & Food Iberia.
Sara de Pablos, consejera delegada de Suntory Beverage & Food Iberia.

Suntory se pone el objetivo de salir con una renovada fortaleza de la crisis provocada por la pandemia en el mercado español. La compañía de bebidas, dueña de marcas como Schweppes o La Casera, ha lanzado un plan estratégico para alcanzar una facturación de 500 millones de euros en 2025, lo que supondría casi doblar las ventas que registró en 2020, que la pandemia desplomó del entorno de los 400 millones de 2019 hasta los 268.

“Es un plan ambicioso, con palancas como una revisión del portfolio y un cambio de mentalidad, con gente con ganas de ganar, además de unos productos de calidad y una agenda de sostenibilidad muy seria”, resume la consejera delegada de Suntory Beverage & Food Iberia, Sara de Pablos, también presidenta de la patronal de las bebidas refrescantes, Anfabra, en conversación con este periódico.

La ejecutiva detalla que la compañía ha cerrado 2021 con una facturación en el entorno de los 330 millones, lo que supone una mejora del 23% respecto a 2020, por encima del 5% que el conjunto del sector esperaba para el pasado año. El ejercicio de la pandemia, además de reducir drásticamente las ventas por los cierres en la hostelería, provocó a la filial española unas pérdidas de ocho millones. En 2021, el beneficio operativo ha sido de 46 millones.

“En 2021 hemos vivido momentos de euforia con otros de cierres. Nos preo­cupa sobre todo el cierre de la noche, que antes de la crisis suponía un 20% de la facturación a la hostelería. Pero ha sido un año de recuperación”, resume De Pablos. En este sentido, 2022 se presenta con optimismo para Suntory. “Es el año de sentar las bases del crecimiento y que 2023 sea el de la recuperación absoluta, el de volver a las cifras pre-Covid”.

El camino al crecimiento

Y a partir de ahí, seguir creciendo hasta esos 500 millones en 2025. Una barrera que no se supera desde 2016, año en el que Schweppes SA, sociedad que aglutina la actividad comercial de Suntory en España, llegó a los 516 millones, según sus cuentas anuales. Desde entonces, la compañía encadenó varios años de retrocesos, con la puntilla de la pandemia.

Las bases de ese plan serán sus dos marcas principales, Schweppes y La Casera. Pero con cambios. “Queremos reforzar la versatilidad de los productos, buscando nuevos momentos de consumo. La idea es que jueguen en la categoría de refrescos, lo cual abre muchas posibilidades”, dice Sara de Pablos.

“La tónica Schweppes puede tomarse en cualquier parte del día, sola. Esa es parte de la estrategia. Y queremos posicionar a La Casera como el refresco ligero por excelencia, jugando con nuevas variedades”, ahonda.

Tampoco descarta nuevos lanzamientos o incorporar nuevas marcas por la vía de las compras. “Tendremos que lanzar unas cosas, traer otras... Es un plan agresivo y no solo orgánico. Siempre analizamos las tendencias y formamos parte de una gran multinacional”, resume.

Otros puntos clave a futuro también tendrá que ver con la hostelería. En un año normal, este canal suponía el 65% de las ventas de Suntory en España, peso que ha bajado al 50% en el último año. “Hay daños estructurales importantes en el sector”, reconoce la ejecutiva.

Una situación que les lleva a analizar hacia dónde deben canalizar los esfuerzos. “Si la hostelería organizada es la que va a salir más reforzada, tendremos que asegurarnos de reforzar nuestra presencia allí”, dice Sara de Pablos. Pero la estrategia con los canales va más allá. “Ahora los supermercados ofrecen comida para llevar, los bares también, está el delivery, el canal digital... Se está dando una omnicanalidad que nos obliga a revisar nuestro plan para estar en cada sitio”.

“Estamos analizando qué hacer con los precios”

Estrategia. Los incrementos de los costes energéticos, logísticos o de las materias primas también afectan al sector de las bebidas refrescantes y, por tanto, a Suntory, con los efectos que puede tener sobre los precios de los productos. “Obviamente estamos muy afectados. Esperamos que sea una situación actual, pero nos afecta”, dice De Pablos, sin anticipar movimientos. Esta explica que está pudiendo minimizar parte de ese impacto gracias a su política de sostenibilidad, con un 100% de consumo de energía renovable. El grupo ha diseñado una ambiciosa hoja de ruta en este ámbito. Este año sustituirá el 100% de las anillas de plástico de las latas por cartón, y el 100% de las botellas de Schweppes serán de plástico RPET.

Normas
Entra en El País para participar