Consultas electorales

La sucesión de Mattarella y la estabilidad política en Italia tensan la deuda soberana

Arranca la elección para el presidente de la república. El nombramiento de Mario Draghi podría adelantar los comicios

Mario Draghi, primer ministro de Italia.
Mario Draghi, primer ministro de Italia. AP

El alza de los precios y la retirada de los estímulos monetarios compartirán el protagonismo con la política. En un ejercicio clave para la distribución de los fondos de recuperación, el sur de la zona euro con los países periféricos a la cabeza se verá inmersa en diversos procesos electorales que inevitablemente tendrán su efecto en los mercados. Los inversores, que desde el estallido de la pandemia habían estado anestesiados por las medidas de los bancos centrales, se verán doblemente sacudidos.

El encargado de dar el pistoletazo de salida a las consultas electorales es este lunes Italia, donde el parlamento arrancará la elección al presidente de la república, un cargo que hasta la fecha ha venido ostentando Sergio Mattarella. Silvio Berlusconi, uno de los candidatos claros, no logra asegurarse los votos necesarios para ser elegido. Las miradas están puestas en Mario Draghi, que no ha querido pronunciarse sobre su nominación. Si hace un año, la llegada del salvador del euro a la jefatura del Ejecutivo como primer ministro, sirvió de alivió a la Bolsa y a la deuda, su nombramiento como presidente de la república podría derivar en comicios anticipados.

Citi señala que, si finalmente se celebran elecciones anticipadas, los sondeos actuales sugieren que una coalición de partidos de derechas tiene más probabilidades de ganar la mayoría de los escaños y formar el próximo gobierno. No obstante, si Draghi se convierte en presidente, las elecciones anticipadas siguen siendo improbables este año porque el número de escaños en el parlamento italiano se reducirá en un tercio en las próximas elecciones. Los analistas de la entidad no esperan grandes sobresaltos porque los principales partidos populistas como el Movimiento 5 Estrellas han abandonado sus discursos más agresivos.

A pesar de todo, las dudas sobre el gobierno de Italia se están dejando sentir en el mercado. En las últimas semanas la escalada de las rentabilidades generalizada ha sido más acusada en el mercado transalpino. Su bono a 10 años se sitúa en el 1,29% y la prima de riesgo en los 135 puntos básicos, a cierta distancia de referencias como la española (0,64%) y portuguesa (0,56%). El mayor precio que se exige a la deuda italiana se debe no solo a las dudas sobre la estabilidad política, sino también a sus fundamentales. En 2021 el volumen total de deuda italiana superaba los 2,7 billones de euros, frente a los 1,46 billones de España, unas cifras difíciles de seguir sosteniendo en un entorno de repunte de los costes de financiación.

Una semana después, el 30 de enero, Portugal tomará el testigo con la celebración de elecciones legislativas, un proceso que podría abrir un periodo de inestabilidad. Los sondeos anticipan una victoria ajustada del socialista António Costa y una gran fragmentación. Se prevé un avance de la extrema derecha, de la mano de André Ventura, férreo defensor de la bajada de impuestos.

Pero la cita que más efecto tendrá en el mercado serán las elecciones presidenciales y legislativas de Francia. El 10 de abril se celebrará la primera vuelta y los candidatos más votados volverán a enfrentarse el 24. Desde Link Securities señalan que el resultado va a depender de contra qué líder de la ultraderecha se enfrente Emanuel Macron en la segunda vuelta. Las últimas encuestas dan por hecho que Macron vencería tanto a Marine Le Pen como a Éric Zemmour. Más ajustada estaría la victoria en segunda vuelta frente a la candidata de los republicanos. No obstante, tanto si gana Macron como si lo hace Valérie Pécresse, no esperan cambios significativos.

En España las citas con las urnas se limitan a las elecciones regionales de Castilla y León (13 de febrero) y Andalucía. Los roces surgidos en el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos han llevado a algunos a pensar en unas elecciones anticipadas en clave nacional, pero Pedro Sánchez apuesta por agotar la legislatura.

EE UU y Rusia en el punto de mira

Tensiones. Más allá de las consultas electorales, las tensiones surgidas entre Rusia y Ucrania han provocando en las últimas sesiones una escalada del Brent a máximos de 2014 en un momento en el que la inflación es vista como la gran amenaza para la recuperación. El despliegue de soldados en la frontera amenaza con hacer estallar una guerra en la zona. Además de la respuesta militar, la Comisión Europea ha amenazado a Rusia con sanciones masivas. Un enfrentamiento en la zona se traducirá en un repunte adicional de los precios de las materias primas.

EE UU. La gran referencia serán las elecciones legislativas para renovar la cámara baja del Congreso y un tercio del Senado. “Lo que haga el partido demócrata de aquí a noviembre podría cambiar el rumbo de las elecciones, pero se estima que perderá su mayoría”, apuntan desde MacroYield.

Normas
Entra en El País para participar