Crónica de Bolsa

El Ibex cae un 1,4% y dice adiós a las ganancias en el año ante la escalada de la tensión en Ucrania

El petróleo corrige más del 1% desde máximos de siete años

El Ibex cae un 1,4% y dice adiós a las ganancias en el año ante la escalada de la tensión en Ucrania pulsa en la foto

Las Bolsas se despidieron el viernes de las ganancias que venían registrando en un inicio de año en el que la menor virulencia de ómicron había llevado a muchos inversores a comprar la idea de un crecimiento sólido a medio plazo. A las tensiones inflacionistas amplificadas por el repunte del Brent a máximos de 2014 se sumó en la recta final de la semana el aumento de las tensiones entre Ucrania y Rusia.

El temor a que las discrepancias entre ambos países desemboquen en una guerra incrementó la volatilidad de una jornada marcada por el vencimiento de futuro. El Ibex 35 que en niveles intradía llegó a caer un 2%, suavizó los descensos y concluyó con una caída del 1,36%. Esta moderación no impidió que el selectivo español perdiera los 8.700 puntos y se despida por ahora de las ganancias en el año (-0,22%) tras registrar una caída semanal del 1,27%.

En una sesión en la que se impusieron las ventas, Bankinter escapó a la quema con un avance del un 2,13%. Las expectativas de tipos de interés más altos y los resultados de 2021 explican este buen desempeño. Un escalón por debajo se situaron CaixaBank (0,29%) y Amadeus (0,19%). En el lado de los descensos destacó Siemens Gamesa, que cayó un 14% tras revisar a la baja los resultados de 2022. A cierta distancia se colocaron ArcelorMittal (-7,17%), Acerinox (-3,8%) e IAG (-3,7%).

El comportamiento del Ibex 35 se mantuvo en línea con el registrado por sus homólogos europeos. El Dax alemán bajó un 1,94%; el Cac francés, un 1,75%; el Mib italiano, un 1,84% y el FTSE británico, un 1,2%. Con estos recortes, las Bolsas europeas entran en terreno negativo en lo que va de ejercicio, una tendencia de la que solo logra tomar distancia la británica. Pese a la inestabilidad política que vive el país tras los escándalos de fiestas ilegales en las que se ha visto envuelto el gobierno de Boris Johnson y que amenazan con poner fin a su mandato, el FTSE británico suma un 1,5% en el año.

Al otro lado del Atlántico se repetían las ventas. El castigo que sufren las empresas tecnológicas volvió a pasar factura al Nasdaq (-2,72%). La decepción de los resultados de Netflix y el endurecimiento regulatorio que planea el Senado de EE UU fueron la puntilla para un índice que retrocede un 11,9% en el año. El S&P 500 cedió un 1,89% (-5,68% en la semana) y el Dos Jones otro 1,3% (-4,58% en la semana).

Chris Igo, director de inversiones de Axa Invesment Managers, explica que en caso de conflicto armado los activos seguros se comportarían muy bien, la renta variable se hundiría debido a los riesgos para el crecimiento económico, y el dólar se dispararía frente al euro porque una guerra en Ucrania sería un problema práctico muy inmediato para Europa. Aunque Rusia y EE UU acordaron seguir profundizando en la vía del diálogo para evitar un choque en Ucrania, la simple escalada de las tensiones tras el despliegue de soldados en la frontera hizo temer a muchos el inicio de una nueva guerra fría.

Mientras los inversores optaron por reducir su exposición a la renta variable, la deuda volvió a servir de escudo. Aunque en las últimas jornadas el mercado ha puesto en precio una subida de tipos en EE UU el próximo mes de marzo para poner freno a la inflación, el viernes el alza de los precios pasó a un segundo plano. La búsqueda de refugio y las declaraciones de Christine Lagarde asegurando que el BCE tiene motivos para no seguir los pasos de la Reserva Federal fueron suficientes para que las rentabilidades de los bonos pusieran freno a su escalada.

Donde más se dejó sentir esto fue en el bono alemán a diez años, que en cuestión de tres sesiones ha pasado de registrar rendimientos positivos por primera vez desde mayo de 2019 a caer al -0,065%. Estos descensos se trasladan a otras referencias como la deuda española con vencimiento en 2032, que finaliza la semana en el 0,638%, sin cambios respecto al viernes anterior.

El aumento de las reservas de crudo en EE UU y el temor a que la subida de los tipos pase factura al crecimiento económico sirvieron de correctivo al Brent, que el viernes bajó un 0,45% y se situó en 87,92 dólares, máximos de 2014. En la semana avanzó un 2,16%.

Normas
Entra en El País para participar