Bahía Principe se lanza a la gestión de resorts de lujo en todo el mundo

La división hotelera del grupo Piñero cuenta en actualidad con 27 hoteles, todos en propiedad

Antonio Teijeiro, director de Operaciones de Bahía Príncipe
Antonio Teijeiro, director de Operaciones de Bahía Príncipe

La crisis del coronavirus ha obligado a las hoteleras a repensar su estrategia y a adaptarse a un futuro que será muy distinto al pasado que dejaron atrás en marzo de 2020. Un buen ejemplo de esta transformación se va a producir en Bahía Príncipe, la división hotelera del grupo Piñero, fundado en 1977. Este gigante de la hotelería cerró 2021 con 27 hoteles, todos ellos en propiedad, y ahora se dispone a dar un giro en su estrategia patrimonialista. En una entrevista con Cinco Días, Antonio Teijeiro, director de Operaciones de Bahía Principe, avanza que el nuevo proyecto de la compañía pasa por gestionar resorts de lujo en todo el mundo. “Hemos sido una empresa patrimonialista, pero al mismo tiempo somos uno de los mayores especialistas del todo incluido en el mundo y queremos capitalizar ese conocimiento gestionando hoteles, bien con nuestra propia marca, con una marca blanca o con la del propietario”.

Teijeiro reconoce que dos de los atributos que buscan para esos hoteles son un tamaño más reducido al tradicional del todo incluido, en el entorno de las 150 o 200 habitaciones (la media de habitaciones por hotel de Bahía Principe son 500) y un servicio de mayor calidad muy orientado al turismo de lujo. Y la tarjeta de visita que van a enseñar a propietarios y fondos interesados en que Bahía Principe les gestione sus establecimientos será Cayo Levantado, un resort en República Dominicana de 149 habitaciones que reabrirá en el último trimestre de 2022 tras una profunda reforma orientada a la calidad y al lujo, auditada por Forbes. “El todo incluido puede ser de mucha calidad y debe estar muy ligado a las experiencias en destino”, señala Teijeiro.

De los 27 hoteles de Bahía Principe, 20 están en el Caribe y 7 en España. Pese a ello, el director general de Bahía Príncipe niega que se vayan a quedar solo en el Caribe, ya que la entrada en gestión forma parte de una política de diversificación. “Hay destinos muy interesantes en Oriente Medio. Allí Arabia Saudí está intentando replicar el modelo de éxito de Dubai. A China, donde trabaje diez años, no hay que olvidarla, ya que es un mercado que coincide con los valores del todo incluido, así como otros países del sudeste asiático como Vietnam”.

Teijeiro cree que otra de las ventajas de Bahía Príncipe en esta nueva etapa como gestora es su reducido tamaño. “No somos enormes. Tenemos un trato con nuestros proveedores que es muy cercana, siempre estaremos disponibles y esa cercanía es un punto a favor de convencer a propietarios independientes de hoteles”. Para ello han creado una nueva división de preaperturas y conversiones, que será la encargada de tratar con los nuevos propietarios.

Mercados emisores

La clave para seguir creciendo se encuentra, según Teijeiro, en la respuesta de los mercados emisores tradicionales ante el fin de la crisis sanitaria. “En el caso de los hoteles del Caribe, nuestro mayor mercado es EE UU y ha funcionado muy bien durante estos dos años. Canadá era el segundo y se ha comportado de forma muy diferente, ya que la política para combatir la crisis sanitaria ha sido muy diferente”. El director de Operaciones de Bahía Príncipe destaca el impulso del mercado local, una tendencia que se ha producido en todo el mundo, que ha sostenido sus hoteles. “Este redescubirimiento del mercado local nos liga a los sitios donde estamos”.

En el caso de los hoteles de Baleares y Canarias, el mayor mercado emisor es Reino Unido, perjudicado por las restricciones al movimiento. “En cuanto las quitan o las suavizan, vienen en masa”.

Normas
Entra en El País para participar