Crónica de Bolsa

La corrección de Wall Street impide al Ibex alcanzar los 8.800 puntos

El selectivo español cierra en tablas

Parqué de la Bolsa de Madrid.
Parqué de la Bolsa de Madrid. Europa Press

Las Bolsas europeas han optado por el signo mixto tras una apertura bajista en Wall Street. Los índices europeos, que lograron a media mañana recuperarse de las pérdidas iniciales se han movido sin una tendencia clara. El Ibex 35 no ha logrado mantener las ganancias pese al buen tono de Inditex, que se ha llegado a dispara el 4% tras elevar Goldman Sachs su recomendación a comprar y haya fijado su precio objetivo en 37,5 euros por acción frente a los 34 euros anteriores. Así, el selectivo español ha cerrado en tablas (-0,08%) y deja la conquista de los 8.800 puntos para otra jornada.

Además de Inditex, las mayores subidas son para ArcelorMittal, Repsol y Cellnex. Siemens Gamesa también sube después de que Kepler Cheuvreux haya subido su consejo a comprar desde mantener con un precio objetivo de 23 euros por título.

Entre los peores, Sabadell y ACS registran caídas superiores al 2%. Les siguen Indra, Bankinter y Solaria. Santander, que arrancó a la baja, sube ahora un 0,2% tras iniciar Citi su cobertura con una recomendación de neutral y un precio objetivo de 3,3 euros. La acción cotiza ahora a 3,13 euros.

En el mercado de deuda, el bono alemán de referencia ha dejado de cotizar en negativo por primera vez en tres años. Vuelve así a ofrecer rentabilidades positivas, del 0,003%, ante el cambio de postura de varios de los principales bancos centrales por la escalada de la inflación. Se trata de la primera vez desde mayo de 2019, antes del estallido de la pandemia de Covid-19, que el 'bund' cotiza en positivo, después de haber llegado a ofrecer una rentabilidad del -0,4% el pasado 20 de diciembre y del -0,56% hace un año. Por su parte, el bono a diez años estadounidense cotiza a esta hora en el 1,887%. El bono español también sube al 0,688%.

Los expertos explican que el miedo a que una inflación más prolongada en el tiempo lleve a los bancos centrales a acelerar la retirada de estímulos y a subir los tipos de interés está afectando al mercado de deuda soberana.

A estos miedos inflacionistas contribuye el alza del precio del crudo, que hoy toca nuevos máximos desde 2014, en los 88 dólares el barril, en el caso del Brent, de referencia en Europa.

Los analistas de Renta 4 explican que, como consecuencia del alza de la rentabilidad de la deuda, los valores más castigados son los de crecimiento, liderados por aquellos ligados a la tecnología. Es por eso que Wall Street cerró ayer a la baja, pero hoy abre con ascensos moderados del 0,20% en el Dow Jones.

En Asia, el Nikkei ha tocado hoy mínimos de tres meses, con una caída del 2,8%, debido al descenso de las acciones tecnológicas y a las preocupaciones sobre nuevas restricciones a las empresas para detener un aumento récord en los casos de coronavirus. En este contexto, los inversores frenaron su apetito por el riesgo. La multinacional tecnológica japonesa Sony se desplomó este miércoles casi un 13% en Bolsa, después de que sus inversores acogieran como un jarro de agua fría la compra de la firma de videojuegos Activision Blizzard por parte de Microsoft. En China, las pérdidas han sido más moderadas, del 0,33% en la Bolsa de Shanghái

En el plano macroeconómico, se ha conocido que el IPC del Reino Unido se situó en diciembre en el 5,4%, mientras que en Alemania la inflación subió al 3,1%. En ambos casos se trata del nivel más alto en 30 años. En EE UU, y ya por la tarde, se darán a conocer las cifras de inicios de viviendas y de permisos de construcción del mismo mes.

En la agenda empresarial, por su parte, destaca la publicación de las cifras trimestrales de la compañía holandesa especializada en equipos para la fabricación de semiconductores, ASML Holding. En Wall Street, entre otras compañías, los inversores estarán pendientes de los resultados de Alcoa, Morgan Stanley, Bank of America, Procter & Gamble, United Airlines y UnitedHealth Group, todas ellas compañías de referencia en sus respectivos sectores de actividad.

No obstante, de momento, la temporada de presentaciones de resultados trimestrales está pasando algo desapercibida, con el repunte de los rendimientos de los bonos monopolizando la atención de los inversores y condicionando sus decisiones de inversión. Los precios del petróleo siguen en máximos desde 2014 debido a la interrupción en un oleoducto de Irak a Turquía y las tensiones políticas mundiales, lo que avivó los temores de que la inflación se volviera más persistente.

Normas
Entra en El País para participar