Telefónica acelera las desinversiones y vende el 60% de su filial de fibra en Colombia a KKR

El importe de la transacción ronda los 180 millones de euros

La teleco continúa realizando operaciones para reducir deuda

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica ha dado un nuevo paso en su estrategia de desinversiones, para reducir deuda y aminorar la exposición en Latinoamérica. La operadora ha firmado la venta del 60% de su filial de fibra óptica en Colombia al gigante estadounidense del capital riesgo KKR por 200 millones de dólares (unos 180 millones de euros), según ha comunicado este miércoles a la CNMV. La operación se realiza dentro de la "política activa de gestión de cartera" del grupo, que se basa en la desinversión en activos no estratégicos para rebajar el apalancamiento.

Telefónica explica que el acuerdo establece que se creará nueva sociedad será participada en mencionado porcentaje por KKR y en el 40% por Telefónica Colombia, firma que, a su vez, tiene repartido su capital con el propio Estado colombiano (posee un 32,5% del capital, por un 67,5% de la teleco española).

La valoración implícita de la nueva compañía que retendrá la fibra del grupo derivada de la transacción se estima en 500 millones de dólares (aproximadamente 400 millones de euros al tipo actual), lo que representa un múltiplo sobre beneficio bruto de explotación de unas  20 veces.

En un comunicado posterior, Laura Abasolo, directora General de Finanzas y Control de Telefónica y responsable de Telefónica Hispanoamérica, señaló que la compañía continúa gestionando proactivamente los activos en Hispanoamérica, creando valor y modulando la exposición en la región. "El modelo que impulsamos para fortalecer las infraestructuras de última generación, más variable en el uso del capital y que a su vez permite acelerar el despliegue y crecimiento de clientes, se consolida”, dijo la directiva.

La operación se anunció el pasado 17 de julio y se cierra ahora, "una vez obtenidas las autorizaciones correspondientes por parte de las autoridades regulatorias y tras el cumplimiento de ciertas condiciones pactadas". Banco Santander ha sido asesor exclusivo de Telefónica en la ejecución y diseño de la operación en Colombia.

El objetivo de dicha sociedad será llevar la fibra óptica a cerca de 90 ciudades del país en los próximos tres años, con una red que cubrirá 4.3 millones de unidades inmobiliarias, entre ellas todos los mercados relevantes. A la misma, Telefónica aportará su actual infraestructura de fibra óptica (FTTH), que ya llega a 50 ciudades y municipios y que, al cierre del primer trimestre de 2021, cubría a 1,2 millones de unidades inmobiliarias pasadas.

Esta nueva sociedad operará como una compañía mayorista neutral, preparada para operar y acelerar los despliegues locales de red de fibra óptica, así como ofrecer acceso mayorista para el negocio FTTH a todos los proveedores de servicios de telecomunicaciones de Colombia que, a su vez, ofrecen servicios a sus clientes finales.

Más operaciones

Telefónica ya ha ejecutado otras operaciones similares en Latinoamérica y Europa en los últimos tiempos. La operadora cerró la venta de un 60% del capital de su vehículo de inversión en fibra en Chile a la propia KKR, valorado en unos 800 millones de euros. El grupo español dijo que, con esa operación, reduciría su deuda en 400 millones.

Además, Telefónica y el grupo financiero canadiense Caisse de dépôt et placement du Québec (CDPQ) alcanzaron un acuerdo para la construcción, desarrollo y explotación de una red mayorista de fibra óptica neutral e independiente en Brasil, a través de la sociedad FiBrasil Infraestrutura e Fibra Ótica SA (FiBrasil). Cada socio tiene un 50% del capital de la empresa, que prevé extender la fibra a cerca de seis millones de unidades inmobiliarias en 2024.

También en Perú, la operadora busca un acuerdo similar para dar entrada a socios en su vehículo de fibra local.

En Alemania, Telefónica ha empezado a desplegar fibra a través del vehículo de inversión UGG, participado por Allianz. El objetivo es desplegar esta infraestructura en cerca de 2,2 millones de hogares, especialmente en las zonas rurales.

Finalmente, Telefónica y Liberty Global también contemplan una opción similar en Reino Unido, y dar entrada a algún socio financiero en su negocio de fibra, para acelerar los despliegues de redes de su participada Virgin Media O2.

 

Normas
Entra en El País para participar