Renta variable

El volumen negociado en Bolsa por BME en 2021 cae al mínimo desde 1999

Retrocede a 378.121 millones de euros, la menor cuantía desde la llegada del euro a las operaciones financieras, en el año de la entrada en vigor de la tasa Tobin

Valor negociado en Bolsa Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El volumen negociado por la Bolsa española descendió en 2021 hasta 379.120,9 millones de euros, lo que supone un descenso del 11,9% frente al año anterior, según los datos facilitados hoy por BME. La cifra implica además retroceder a niveles que no se registran desde 1999, cuando se comenzó a aceptar el euro como divisa para las transacciones financieras, tres años antes de su llegada al bolsillo de los europeos. En 1999, el volumen negociado ni siquiera llegaba a los 300.000 millones de euros, con 286.046 millones de contratación.

El último mes del año fue también uno de los más flojos de negociación del ejercicio, con 27.766,8 millones de euros, un 29,6% inferior al de noviembre y un 23,5% menor al del mismo mes del año anterior. Solo en los meses de febrero, julio y agosto se registró una negociación aún más reducida que la de diciembre.

El retroceso del volumen negociado en la Bolsa española coincide con la entrada en vigor, desde el pasado 16 de enero de 2021, de la tasa sobre las operaciones financieras, conocida como tasa Tobin, por la que se grava con un impuesto del 0,2% las operaciones de compra -no así las de venta- de los valores españoles con una capitalización bursátil superior a los 1.000 millones de euros. En los primeros diez meses del año, este impuesto había recaudado 237 millones de euros, lejos de los 850 millones estimados por el Ejecutivo para el conjunto del ejercicio.

En todo caso, el declive en la negociación bursátil de BME, y que no se ha visto frenado por la toma de control por parte del grupo suizo Six en 2020, está directamente relacionado con la aplicación de la normativa europea Mifid 2 y con la irrupción de plataformas alternativas de negociación como Turquoise o Chi-X. Así, BME asegura que cuenta con una cuota de mercado del 71,56% en la contratación de valores españoles. El resto de la tarta se lo reparten sus competidores.

Hasta 2007, BME disfrutó del monopolio de la operativo bursátil española. Ese año su volumen de negociación en renta variable alcanzó el récord histórico de 1,665 billones de euros, pero Mifid 2 liberalizó los mercados y agitó la competencia. Así, en virtud de esta normativa, se establece que cada vez que un intermediario case una orden de un cliente lo haga buscando la “mejor ejecución” con “todas las medidas suficientes” para ello. Es decir, que trate de lograr para el cliente el mejor precio, ya sea a la venta (lo más caro posible) o la compra (lo más barato). Desde 2007, la tendencia en el volumen negociado por BME es claramente de descenso.

La negociación en renta fija también se ha resentido, a causa principalmente del activo papel del BCE en el mercado con su programa de compras de deuda, la principal herramienta de política monetaria desplegada para hacer frente a la pandemia. Según explica BME, el volumen contratado en los mercados de renta fija alcanzó los 234.019,8 millones de euros en 2021, tras recoger los 7.908,3 millones de euros de diciembre, lo que muestra un descenso anual acumulado del 16,2%. Las admisiones a negociación, incluyendo emisiones de deuda pública y de renta fija privada, ascendieron a 393.415,6 millones de euros, lo que implica un descenso del 2,6% en comparación con el importe registrado en 2020.

 

 

El efecto de la cuádruple hora bruja

El mes de diciembre se salda con un volumen medio diario de negociación de 1.322 millones de euros, que tuvo en la jornada del día 17 una notable excepción. Esa sesión fue la de la denominada cuádruple hora bruja, en la que se produce el vencimiento trimestral de futuros y opciones, índices bursátiles y acciones.

En ese día, el volumen negociado en Bolsa por BME se disparó a los 3.498 millones de euros, muy lejos de la media diaria del mes. En el lado opuesto aparecen las sesiones de la última semana del año, en que los inversores ya dan por cerrado el ejercicio. El Ibex disfrutó de jornadas alcistas en esos días, aunque apoyadas en un volumen de negocio muy reducido. Fue de tan solo 675,9 millones en la jornada del 27 de diciembre y de 728 millones en la del día siguiente.

Normas
Entra en El País para participar