El Ibex estrena 2022 con un alza del 0,5% y pone los 8.800 puntos en la diana

Las Bolsas siguen atentas a ómicron y están pendientes hoy de Evergrande y los PMI

Paneles en el Palacio de la Bolsa de Madrid.
Paneles en el Palacio de la Bolsa de Madrid. Europa Press

Los inversores comienzan el año con energías renovadas. El récord de contagios generados por ómicron no se traduce esta vez en un menor apetito por el riesgo. Superado el sobresalto inicial que causó la nueva variante a finales de noviembre, los inversores creen ahora que la menor gravedad causada por ómicron podría ser la antesala del principio del fin de la pandemia. Con esta idea sobrevolando los mercados, las principales Bolsas europeas dieron la bienvenida a 2022 con subidas generalizadas. El Ibex 35 no fue una excepción y en la primera sesión del nuevo año se anotó un 0,54%. Después de cerrar 2021 sobre los 8.700 puntos, el selectivo español pone ahora en la diana los 8.800. A pesar de la notable recuperación que ha vivido la Bolsa en los últimos 14 meses, continúa estando un 13% por debajo de los niveles previos al estallido de la pandemia.

Los valores vinculados al turismo fueron los grandes protagonistas de la jornada en el mercado español. Aunque en las últimas semanas las restricciones no han parado de aumentar, los inversores empiezan a descontar la recuperación del sector turístico en 2022. Estas especulaciones fueron suficientes para que IAG se anotara un 5,49% mientras Meliá avanzó un 3,97%; Aena, un 2,45% y Amadeus, un 2,35%. Junto a las turísticas, los otros protagonistas del día fueron las firmas vinculadas a las materias primas como Repsol (2%) y Acerinox (2,5%).

El mayor apetito por el riesgo pasó factura a los valores defensivos como las farmacéuticas, un sector que año a año gana más peso en el Ibex 35. Con la incorporación de Rovi el pasado 20 de diciembre en sustitución de Viscofan son ya cuatro los representantes del sector en el selectivo. Precisamente estas cuatro firmas fueron las más penalizadas. En la primera jornada del año Rovi bajó un 2,85%; Pharma Mar, un 2,17%; Almirall, un 2,48% y Grifols, un 0,8%.

Mientras el Ibex sigue aún lejos de los niveles preCovid, algunas Bolsas europeas aprovecharon la primera sesión del año para revalidar los máximos históricos. Ese fue el caso del Cac francés, el índice europeo más alcista en 2021 (29.2%), que se anotó un 0,9% y del Stoxx 600, que en la primera jornada del recién estrenado ejercicio avanzó un 0,45%. Aunque el Dax alemán está a un 1,4% de los máximos registrados en noviembre, no escapó a la corriente alcista y sumó un 0,86% mientras el Mib italiano subió un 1,4%. El Ftse pemaneció cerrado por festivo.

IBEX 35 7.579,90 -1,52%
EUROSTOXX 50 3.447,72 -1,05%
EUR x USD 0,9924 0,445%
Petroleo Brent 93,860 0,525%

Como en Europa, Wall Street también logró sobreponerse a las dudas que genera el sector inmobiliario chino después de la suspensión de cotización de Evergrande. En Wall Street, Dow Jones cerró con una ligera subida del 0,68%, mientras el S&P 500 sumó un 0,64% y el Nasdaq, un 1,2%.

Las fuertes revalorizaciones registradas por las Bolsas en 2021 dejan el listón muy alto a 2022 en un contexto de valoraciones muy ajustadas. No obstante, como señalan desde Macroyield si se toma como referencia el PER a 12 meses, los índices cotizan a precios más atractivos gracias a la mejoría en las estimaciones de resultados empresariales. Si en los ejercicios pasados los estímulos monetarios, fiscales y las vacunas fueron los principales catalizadores, en 2022 los expertos creen que el optimismo que ómicron está aportando respecto a un posible final de la pandemia y la confianza en que la recuperación económica y los beneficios empresariales serán los principales propulsores.

El Brent prolonga las subidas

Las expectativas de un mayor crecimiento económico si se confirma el inicio del fin de la pandemia sirvieron de impulso no solo a las Bolsas sino también a otros activos de riesgo como el petróleo. Después de cerrar 2021 con un alza del 50,15% el Brent estrenó el año con una subida del 1,54%, ascenso que lo sitúa a las puertas de los 79 dólares. Las esperanzas de un menor impacto de la variante ómicron en la demanda de crudo lograron eclipsar las probabilidades de que la OPEP y otros productores de crudo encabezados por Rusia acuerden hoy aumentar la oferta en 400.000 barriles diarios en febrero, en línea con el plan puesto en marcha a mediados de 2021. El objetivo es devolver al mercado los barriles que aún mantiene bajo tierra tras el recorte de 9,7 millones de barriles diarios que adoptó en abril de 2020 para compensar la caída histórica de la demanda, una corriente que llevó a los precios del Brent a su nivel más bajo desde 2004 mientras el Texas cotizó en negativo por primera vez en su historia.

En el informe técnico publicado el domingo el cártel y sus aliados minimizaron el impacto de la variante ómicron. “Se espera que su efecto sea leve y de corta duración a medida que el mundo esté mejor equipado para manejar Covid y sus desafíos”, recoge Reuters. A la menor intensidad de la nueva variante los productores añaden la mejora de las perspectivas tanto en las economías avanzadas como en las emergentes.

El aumento de la oferta petrolera de la OPEP+ se suma a la libera ciónde reservas estratégicas anunciada por EE UU a finales de noviembre, una medida que fue replicada por China India, Japón, Corea del Sur y el Reino Unido, por un total de 70 millones de barriles. La OPEP y sus aliados no reaccionaron a estas iniciativas y los expertos del cártel mantienen intactas sus previsiones de consumo. Las estimaciones anticipan un aumento de la demanda de 4,15 millones de barriles al día en 2022, un 4,3% más que el pasado ejercicio. De confirmarse esta previsiones la demanda total pone rumbo hacia los 100,79 millones de barriles diarias.

Con anterioridad a la reunión la OPEP ha elegido hoy a Haitham al-Ghais, exgobernador kuwaití de la OPEP, como secretario general del cártel durante los próximos tres años, en sustitución de Mohammad Barkindo, cuyo mandato experia en julio.

Las claves de la semana

Con ómicron confirmando una menor garvedad, los inversores ponen la mirada en la inflación, una de las grandes preocupaciones de los próximos meses. En las próximas jornadas las principales economías de la eurozona darán a conocer las lecturas preliminares de los IPCs de diciembre, unos datos que como señalan desde Link Securities no van a traer buenas noticias. Junto a la inflación, destacarán los índices adelantados del sector de las manufacturas. Hoy se conoció que el crecimiento de la actividad manufacturera de España se desaceleró en diciembre hasta su nivel más bajo desde febrero de 2021. El PMI manufacturero se situó en 56,2 puntos, frente a los 57,1 del mes anterior mientras en la zona euro bajó a los 58 puntos desde los 58,4 de noviembre.

Normas
Entra en El País para participar