Infraestructuras

El Estado pagará 218 millones en el inicio de 2022 por las autopistas quebradas

Aprobadas las RPA iniciales de la R-4, R-3, R-5 y AP-41, y las complementarias de la AP-36 y de la M-12

Imagen de la autopista R-4.
Imagen de la autopista R-4.

Las arcas del Estado van a desembolsar 218 millones de euros en el primer trimestre de 2022 como parte de la Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA) tras la quiebra y rescate de concesionarias de autopistas durante la crisis financiera.

El Ministerio de Transportes ha anunciado esta tarde que tiene el visto bueno para la primera resolución del cálculo de las compensaciones de la R-4 (Madrid-Ocaña), R-3 (Madrid-Arganda del Rey) y R-5 (Madrid-Navalcarnero), y AP-41 (Madrid-Toledo), y para la resolución complementaria de la AP-36 (Ocaña-La Roda) y M-12 (Eje Aeropuerto de Barajas).

Tal y como avanzó Cinco Días la semana pasada, el Gobierno ha consignado 560 millones en 2022 para atender pagos por estas concesiones fallidas. Las RPA ahora aprobadas tras el trámite de audiencia y análisis de las alegaciones, tanto en primera resolución como las dos complementarias, cuentan con informe favorable de la abogacía del Estado.

La única que se salda en fase inicial con cero euros de RPA es la Radial 4 de Madrid (R-4), cuya liquidación se produjo el 10 de mayo de 2017. Esta concesión cuenta con una RPA reconocida de 181,3 millones: 461 millones por obras más 72,8 millones por expropiaciones, a lo que se descuentan 115,8 millones por inversiones para la puesta a punto de la infraestructura y 237 millones por indemnizaciones pagadas por la Administración a los expropiados. Sin embargo, restan expropiaciones pendientes de resolución que superan los 295 millones, reteniéndose cualquier indemnización en primera resolución al superar este saldo al de la RPA reconocida. El saldo negativo ya fue anticipado en noviembre de 2020.

Para los acreedores de la R-3 y R-5, cuya concesionaria fue liquidada el 2 de noviembre de 2017, se han reconocido una RPA de 423 millones (562 millones por obras y 39 millones por expropiaciones), a lo que se han restado 76 millones por actuaciones necesarias para su perfecta reversión al Estado y 102 millones en expropiaciones pagadas por el Estado. En primera resolución el desembolso será de 119 millones al haber situaciones pendientes de liquidación por 304 millones. Los citados 119 millones serán abonados en los próximos tres meses a cuenta de la liquidación definitiva.

La AP-41, quebrada el 10 de septiembre de 2018, ve saldada esta primera fase con una RPA de 52,9 millones. La cuantía reconocida es de 108 millones, tras el descuento de 147 millones por pago a expropiados a cargo de la Administración y 21,5 millones de inversión en mejoras. Además, se retienen 55 millones por liquidaciones pendientes.

Para la AP-36, que entró en liquidación en febrero de 2015, y la M-12, quebrada en octubre de ese mismo año, ya se abonaron cantidades preliminares de 411 millones y cero euros, respectivamente. Esas cifras no eran definitivas y en el cálculo complementario se ha determinado que la RPA complementaria sea de cero euros para la AP-36 y de 46,4 millones para la M-12. En los dos casos los contratos están a la espera de la liquidación final.

El Ministerio de Transportes ha señalado que sigue con los cálculos de la RPA del resto de autopistas que se encuentran en fase de liquidación.

Normas
Entra en El País para participar