Banca

Mapfre amenaza con demandar a Oliver Wyman por la tasación de su ruptura con CaixaBank

La aseguradora comunica su disconformidad con la valoración, que se sitúa en 570,8 millones de euros, muy por debajo de sus cálculos y lo previsto por los analistas, que elevaban el precio a 715 millones solo el negocio de vida, según la propia aseguradora

Además, someterán a arbitraje su derecho a percibir otros 52 millones más

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de CaixaBank
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de CaixaBank

Fin de año, final del acuerdo de seguros entre Bankia y Mapfre. CaixaBank y la aseguradora han llegado a un acuerdo por el que el gigante bancario pagará 570,8 millones de euros por la compra del 51% de Bankia Mapfre Vida y por romper la alianza que Bankia tenia firmada con la aseguradora para la distribución en exclusiva de sus seguros de no vida. Este pago es muy inferior al que los analistas habían previsto, que lo estimaban entre 750 a 1.000 millones, y lo que la propia aseguradora había calculado, que según su tasación, el negocio de vida tiene un valor de 715 millones de euros.

La aseguradora también considera que la valoración global de la operación es inferior a lo que ya estaba acordado con el banco, al pagarse un 110% del valor, cuando estaba pactado un 120% en caso de ruptura, aunque este punto está sometido a arbitraje, con lo que el precio podría subir en 52 millones más. Por lo que someterá al arbitraje este último punto.

De hecho, Mapfre explica en un hecho relevante a la CNMV su "disconformidad" con "la valoración del negocio de seguro de vida determinada por el experto independiente, por incumplimiento de las instrucciones contenidas en el encargo para su determinación, y de la consecuente reserva de acciones legales en defensa de sus legítimos derechos".

Mapfre amenaza así con emprender "acciones legales" contra la firma que ha llevado a acabo esta valoración, Oliver Wyman, para defender a sus accionistas. Reclama unos 136 millones más por la valoración del negocio de vida y por la prima de la ruptura, que considera que es del 20% y no del 10%, como ha concluido la consultora independiente.

Según argumenta la aseguradora, la valoración es inferior al valor intrínseco de la compañía en términos de 'Market Consistent Embedded Value' (MCEV). En este sentido, Willis Towers Watson valoraba la sociedad de Bankia Vida en 715 millones de euros, como recoge el documento remitido por Mapfre a la CNMV el pasado 29 de abril.

Además, añade que la valoración fijada está por debajo del valor en libros de la sociedad y representa una valoración en relación con el beneficio (PER) equivalente a "solo" 4,4 veces la ganancia de 2020.

Mapfre ha destacado que Bankia Vida "era una compañía que registraba beneficios y distribuía dividendos de forma estable y recurrente todos los años y con la que se tenía un acuerdo de exclusividad a perpetuidad para la distribución de seguros de vida a través de la antigua red de
oficinas de Bankia".

La operación supone para Mapfre un beneficio neto de 171 millones de euros, que podría verse incrementado en 52 millones de euros brutos en 2022 en función del resultado del procedimiento arbitral, al que podría sumarse el de la demanda, si es que finalmente, lo lleva a cabo y lo gana. En total, 136 millones de euros más.

Para determinar el valor final de esta transacción, CaixaBank y Mapfre España designaron conjuntamente hace un año a Oliver Wyman como experto independien.

El acuerdo incluye, por un lado, la adquisición del 51 % de Bankia Vida, por un importe de 323,7 millones, y por otro lado, la indemnización por la finalización del citado acuerdo, que supondrá a CaixaBank un desembolso de otros 247,1 millones.

La absorción de Bankia por parte de CaixaBank ha obligado al nuevo grupo a reordenar todo su negocio de seguros, para lo que ha tenido que romper alianzas tanto en los ramos de vida como en no vida -salud, hogar y automóvil, entre otros-. En el caso del negocio de vida, CaixaBank ha tenido que comprar el 51 % de Bankia Mapfre Vida, sociedad creada por Bankia y Mapfre, de manera que ha pasado a ser el propietario de toda la actividad de este ramo.

CaixaBank ha pagado 323,7 millones por esta participación, importe basado en el 110 % del valor de mercado de dicha compañía y que ha determinado un experto independiente designado por las partes.Tras esta adquisición, que previsiblemente se cerrará en el primer trimestre de 2022, CaixaBank, a través de su filial VidaCaixa, será titular del 100 % de Bankia Vida.

Por otro lado, el banco ha indemnizado a Mapfre con algo más de 247 millones, cifra correspondiente al 110 % del valor de la nueva producción del negocio de no vida.

Según CaixaBank, la formalización de estas operaciones "no tendrá un impacto significativo" en la cuenta de resultados del grupo en el ejercicio 2021, aunque le consumirá 7 puntos básicos de capital, al incluirse ahora Bankia Vida en su órbita de consolidación. 

Según ha apuntado, la contribución de la participación del 49% de Bankia Vida a las cuentas consolidadas de CaixaBank durante los nueve primeros meses del ejercicio 2021, tras integrar Bankia el 31 de marzo de 2021, fue de 29 millones de euros en ingresos por puesta en equivalencia.

Para Mapfre el fin de la alianza supone un beneficio de 171 millones de euros, de los que 141 millones corresponden a la plusvalía por el cierre de la transacción y 30 millones al beneficio atribuido a Mapfre por el 51% de Bankia Vida desde abril hasta la fecha del cierre.

En el momento de la desconsolidación de la filial, Mapfre generará 31 millones adicionales en el resultado consolidado debido a la reclasificación de las plusvalías latentes de Bankia Vida desde reservas por ajustes de valoración a resultados del ejercicio, lo que tendrá un impacto neutro
en el patrimonio.

Reestructuración de Mapfre, con 280 bajas voluntarias

Con el anuncio de la operación, Mapfre ha aprovechado para anunciar una reestructuración

de su negocio y de la deuda que contribuirá a la rentabilidad futura de la compañía y que espera que redunde en, al menos, 161 millones de ahorro estimado en los próximos cinco años (3 millones en 2021, 24 millones en 2022, 41 millones en 2023 y 46 millones en 2024 y en 2025).

En España, la aseguradora acelerará los procesos de transformación del modelo operativo para reforzar su estrategia comercial y destinará 100 millones de euros a un programa de unas 280 bajas voluntarias,  provisionadas en diciembre de 2021, adicionales a los 75 millones registrados en junio de 2021, a ejecutar entre los años 2022 y 2023.

También avanzará en la digitalización de su negocio en Italia (actualmente en fase de análisis y cuantificación) y optimizará la estructura financiera tras la operación de recompra de deuda realizada hace unas semanas. Además, ha comunicado su compromiso de volver "lo antes posible" al dividendo pre-Covid.

"Se continuará invirtiendo en el negocio, analizando oportunidades con foco en mercados y canales estratégicos, mejorando la eficiencia y, con ello, también la rentabilidad para poder continuar produciendo un dividendo sostenible en el tiempo", ha señalado la compañía en un comunicado.

Normas
Entra en El País para participar