Los fabricantes de test de antígenos terminan el año disparados en Bolsa

Siemens Healthineers, Abbott y Roche suben en el año un 30%

Test antígenos Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La variante ómicron de la Covid-19 se expande a velocidades de vértigo. Con los datos de contagios disparados en todo el mundo, las compañías que producen test de antígenos para la detección de la enfermedad van a cerrar el año en máximos históricos, tras haberse anotado fuertes revalorizaciones. Grupos como Abott Laboratories, Siemens Healthineers o Roche acumulan en 2021 rentabilidades que rondan o superan el 30%, y que se suman a un 2020 ya de por sí excepcional.

Un viejo adagio económico reza que “dónde hay una cola, hay un negocio”. Así lo demuestran las largas filas de personas esperando a las puertas de farmacias, laboratorios, hospitales y centros de atención primaria para conseguir una prueba para ver si tienen el coronavirus o un simple resfriado.

Las reuniones navideñas han disparado la demanda de test de antígenos. Son muchos los que quieren reunirse con sus seres queridos teniendo una cierta sensación de seguridad, tras obtener un resultado negativo en la prueba. Varias comunidades autónomas, como la de Madrid, han ofrecido un test gratuito a toda la población. Pero la avalancha de peticiones ha sido tal, que muchas empresas se han quedado sin existencias.

Siemens Healthineers (un esqueje del gran grupo alemán) explicaba recientemente en un encuentro con inversores que desde 2020 han comercializado más de 300 millones de test para detectar el Covid-19.

Otros productores de pruebas

Un test de antígenos de Roche.
Un test de antígenos de Roche.
  • Qiagen. Se trata de una compañía alemana especializada en diagnósticos, que cotiza tanto en la Bolsa de Fráncfort como en la Bolsa de Nueva York. La firma cotiza a 55 dólares por acción, muy cerca también de sus máximos históricos. Su producto para la detección de la Covid-19 cada vez tiene más peso en las ventas. El grupo tiene una amplia diversificación internacional.
  • Quest Diagnostic. La compañías estadounidense alcanzó su máximo histórico la semana pasada, coincidiendo con el fuerte repunte de la demanda de test de antígenos, tanto para el día de Acción de Gracias como para las fiestas navideñas. A lo largo de 2021 los títulos bursátiles de Quest han subido un 38%.
  • LabCorp. Es otra de las firmas estadounidenses que más se han revalorizado gracias a su oferta de test de detección del coronavirus. Durante el ejercicio que ahora termina han subido casi un 50%. Su producto ha sido uno de los más demandados, junto al de Abbott, Quidel, Quest y Hologic.

En los resultados del tercer trimestre la compañía confirmó que están duplicando los datos de ventas de su producto Clinitest, el test rápido de antígenos que más se vende en farmacia. Su facturación global ha crecido a una tasa del 40%, hasta superar los 5.000 millones de euros en los nueve primeros meses del año. En el último mes ha subido en Bolsa cerca de un 4% y desde el inicio de la pandemia se ha revalorizado un 44%.

Siemens Healtineers es líder mundial en diagnóstico por imagen, tanto para enfermedades coronarias como oncológicas, pero los ingresos por los test .

El equipo de análisis de Bolsa de Barclays era una de las empresas que recomendaba para invertir en 2022. “Tiene una valoración alta, pero también una alta fiabilidad sobre sus ingresos futuros y un perfil de crecimiento”, apuntaban en un informe.


El poder de las grandes

Aunque hay decenas de compañías que fabrican test de antígenos, tan solo los grandes grupos son capaces de cerrar grandes contratos con administraciones públicas que quieren repartir esta prueba entre la población, a los funcionarios o a ciertos colectivos.

En el caso de Roche, el gigante farmacéutico suizo, en sus últimos resultados apuntó que el crecimiento de las ventas de pruebas para la detección de la Covid-19 se había disparado un 39% en los nueve primeros meses del año, antes de que la variante ómicron se propagara como la pólvora. “Nuestro liderazgo en las pruebas de detección del coronavirus está contribuyendo muy positivamente al desempeño de la división de diagnóstico”, apuntaba el grupo en un comunicado.

La estadounidense Abbott, más especializada aún en pruebas diagnósticas, vendió en el tercer trimestre del año test por valor de 1.900 millones de dólares (1.680 millones de euros).

De las 24 firmas de análisis que siguen la evolución del valor y hacen pública su valoración, el 70% recomienda comprar las acciones de la compañía. Durante el último mes sus acciones se han revalorizado más de un 10%.

Los analistas consideran que subirá aún más gracias a su fuerte posición de mercado que le está permitiendo subir precios y hacer frente así al encarecimiento que ha habido en los suministros debido a los cuellos de botella en el transporte internacional.

Normas
Entra en El País para participar