Economía

Cataluña prevé pedir prestados 12.662 millones de euros al FLA en 2022

La cantidad es ligeramente inferior a los 13.014 millones solicitados en 2021

Jaume Giro, conseller de Economía de la Generalitat de Cataluña.
Jaume Giro, conseller de Economía de la Generalitat de Cataluña.

La Generalitat de Cataluña prevé pedir prestados al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) un total de 12.662 millones de euros en 2022, una cantidad ligeramente inferior a los 13.014 millones solicitados en 2021.

Fuentes del Departamento de Economía de la Generalitat han asegurado a Efe que esa es la cantidad que está previsto pedir el año que viene.

Un total de 11.138 millones de euros de esa cantidad servirán para afrontar amortizaciones de deuda, principalmente para cubrir el pago de préstamos de años anteriores del FLA y otros mecanismos de liquidez habilitados por el Estado, aunque también para hacer frente a otros vencimientos de deuda.

El Estado puso en marcha estos instrumentos a finales de 2012, en plena crisis financiera, para ayudar a las comunidades a disponer de liquidez en un momento en que los mercados financieros estaban cerrados a las emisiones de deuda de las autonomías.

De entrada, esos préstamos se dieron a diez años, con los dos primeros de carencia, aunque desde enero de 2020 se otorgan a doce años, con cuatro de carencia.

De esta forma, la amortización de préstamos vinculados a esos mecanismos de liquidez cada vez pesa más en las cantidades solicitadas por Cataluña al FLA, dado que se van a acumulando año a año los retornos de deuda contraída desde 2012.

En 2021, por ejemplo, esas amortizaciones de deuda vinculadas a los mecanismos de liquidez -el FLA, básicamente- supusieron 8.853 millones, es decir, un 68 % de los fondos totales solicitados ese ejercicio al propio FLA, mientras que en 2022 supondrán ya 9.852 millones, un 77,8 % del total, casi diez puntos más.

Más allá de esos 11.138 millones para cubrir el conjunto de amortizaciones de deuda, la petición al FLA para 2022 incluye también 1.400 millones para financiar el déficit permitido a las comunidades el año que viene, que es del 0,6 % del PIB, y otros 124 millones para afrontar el pago de los 124 millones que le corresponde devolver por las liquidaciones negativas del modelo de financiación de 2008 y 2009.

El FLA, creado en 2012, en plena crisis financiera, cumplirá el año que viene una década de vigencia. Durante todos estos años Cataluña ha estado acogida a este mecanismo de provisión de liquidez a excepción de dos años, en 2019 y en 2020, cuando pudo adherirse al llamado Fondo de Facilidad Financiera (FFF).

Cataluña pudo acceder a este otro mecanismo, que implica controles más laxos que el FLA, al haber cumplido en los ejercicios precedentes, es decir, en 2018 y en 2019, con los tres objetivos de estabilidad presupuestaria fijados por ley (déficit, deuda y regla del gasto).

Según datos de Hacienda consultados por Efe, al cierre de 2021 Cataluña habrá recibido 13.552,8 millones de euros a cargo del FLA, lo que supone el 43,49 % del total de fondos repartidos entre las comunidades adheridas a dicho mecanismo.

Pese a la dependencia del FLA, la Generalitat siempre ha querido regresar a los mercados financieros, y así lo manifestó tanto el anterior conseller de Economía, Pere Aragonès, actual presidente de la Generalitat, como el actual titular de Economía, Jaume Giró.

Normas
Entra en El País para participar