Crónica de Bolsa

El Ibex sube un 3% en la semana de Navidad y pone los 8.600 puntos en la diana

Bancos y turísticas lideran las ganancias

Ibex pulsa en la foto

Los inversores renuevan su apetito por el riesgo. Los estudios que confirman la menor letalidad de ómicron y la autorización en EE UU del uso de las pastillas anticovid de Pfizer y Merck sirven de catalizador a las subidas en Bolsa. Aunque los mercados ya han descontado una ralentización de la economía en la recta final de 2021, se espera que los buenos pronósticos que existen sobre la evolución de la pandemia ayuden a impulsar el crecimiento a medio plazo. Estas esperanzas fueron suficientes para que el jueves el Ibex 35 firmara su tercera sesión consecutiva al alza con una subida del 1,24%. En cuestión de tres jornadas el selectivo español ha pasado de rondar mínimos de febrero a poner en la diana los 8.600 puntos.

Más espectaculares resultan las ganancias semanales. En la semana de Navidad, más corta de lo habitual debido al cierre que experimentaron las principales Bolsas el viernes, el Ibex 35 rebota un 3%, su mejor racha desde marzo. Pese a este intento de rally el índice español aún continúa muy rezagado en comparación con sus pares europeos y limita las subidas anuales al 6%. Solo los mercados asiáticos registran un peor comportamiento en medio de las turbulencias inmobiliarias de China.

Los ascensos registrados el jueves tuvieron como protagonistas a la banca y los valores turísticos. El repunte de las rentabilidades de la deuda ante la menor aversión al riesgo y las presiones inflacionistas llevaron a Santander a avanzar un 3%, ascenso que continúa siendo insuficiente para que sus acciones recuperen la barrera de los tres euros. No muy lejos se situaron el resto de entidades. CaixaBank sumó un 2,61%; Bankinter, un 2,46%; Sabadell, un 1,8% y BBVA, un 1,43%. Entre las firmas turísticas, que en las últimas semanas han vuelto a sufrir los estragos de las restricciones, IAG (2,53%) lideró las ganancias. Por su parte, Meliá avanzó un 0,44%; Amadeus, un 0,9% y Aena, un 1%.

Junto a los bancos y las turísticas también destacaron los repuntes de Repsol (2,19%) y Naturgy (3,23%). La gasista revalida los máximos históricos, unos niveles que se han visto aupados este año por las operaciones corporativas. En el lado opuesto se situaron ArcelorMittal (-2,12%), Pharma Mar (-1,36%), Indra (-1,59%) y Almirall (-0,9%).

Aunque la española fue la Bolsa más alcista en el Viejo Continente, las compras fueron la tendencia imperante. Antes del parón navideño el Dax alemán se anota un 1,4% en la semana; el Mib italiano, un 1,5%; el FTSE británico, un 1,4% mientras el Cac francés repunta un 2,6% y marca nuevos máximos históricos.

Ni siquiera las presiones inflacionistas restaron brillo a la renta variable. La publicación en EE UU del índice de precios del consumo personal, una de las variables más seguidas por la Reserva Federal, vino a confirmar que el alza de los precios no será tan transitoria como lo inicialmente previsto. Como ya hiciera una semana antes la inflación, la tasa interanual del índice de precios al consumo personal registró su mayor nivel en 40 años al situarse en el 4,7%, dos décimas más de lo previsto. Aunque el repunte superó las expectativas, los inversores ya lo habían descontado. En este contexto, Wall Street avanzaba un 0,68% al cierre de la sesión con el S&P 500 revalidando sus máximos.

La mejora de las perspectivas en lo que a la pandemia se refiere y las presiones inflacionistas se dejaron sentir también en el mercado de deuda. La menor aversión al riesgo llevó a los inversores a deshacer sus posiciones en la deuda, un movimiento gracias al cual el rendimiento del bono español a 10 años pasó del 0,33% que registró a lo largo de la semana al 0,5%. En una jornada en la que los precios a la importación en Alemania repuntaron al 24,7%, el bund reduce sus rentabilidades negativas y concluye en el -0,25% mientras la deuda estadounidense al mismo plazo escala hasta el 1,5%. Más empinado fue el ascenso de los rendimientos en la deuda estadounidense al mismo plazo. Con la Fed acelerando el ritmo de reducción de las compras y apuntando a tres subidas de tipos en 2022, la deuda con vencimiento en 2023 se aproxima a los máximos anuales del 0,689%.

La menor aversión al riesgo lleva a los inversores a deshacer sus tenencias de dólares, lo que sirve de impulso al euro para recuperar los 1,13 billetes verdes. La debilidad del dólar y las menores reservas de crudo en EE UU permiten al Brent a recuperar los 74 dólares.

 

Normas
Entra en El País para participar