Aerolíneas

IAG da por roto el acuerdo para comprar Air Europa mientras busca una “nueva estructura” de la operación

El grupo de aerolíneas propietario de Iberia está a punto de rescindir la firma de la operación

Aviones de Air Europa y de Iberia.
Aviones de Air Europa y de Iberia. REUTERS

La operación de compra de Air Europa por parte de Iberia ha saltado por los aires. Las matrices de ambas aerolíneas, Globalia e IAG, anunciaron ayer que se encontraban en una “fase avanzada” de las negociaciones para rescindir el acuerdo sellado en noviembre de 2019. No obstante, ambas compañías están diseñando una alternativa que permita salvar la fusión. “Estamos evaluando todas las posibilidades para continuar”, afirmó ayer Luis Gallego, consejero delegado de IAG, durante una conferencia online.

Aunque las dos compañías han rechazado hacer comentarios, el propio Gallego reconoció que “estamos intentando tener una nueva estructura que permita que este acuerdo se lleve a cabo”. Según las fuentes consultadas por este diario, tanto IAG como Globalia trabajan en una operación exprés que esperan presentar de nuevo a las autoridades europeas en un plazo de dos meses con el objetivo de que, en el mejor de los casos, la operación reciba el visto bueno en verano de 2022.

IAG 1,48 2,92%

La operación de compra de Air Europa por parte de Iberia se anunció hace más de dos años, el 4 de noviembre de 2019. En aquel momento, Iberia se comprometió a abonar 1.000 millones de euros en efectivo para hacerse con Air Europa, que conservaría su marca y se sumaría a las de Iberia, Vueling, Iberia Express, British Airways, Level y Aer Lingus, operadas por el holding hispanobritánico.

No obstante, a raíz del estallido de la pandemia del Covid-19, las condiciones se renegociaron el pasado mes enero. Iberia rebajó la cuantía de la operación a 500 millones a pagar en efectivo.

Y aun así, consideraba que debido al deterioro sufrido por la pandemia se trataba de un precio muy alto.

Ahora, la operación estaba sobre la mesa de la Comisión Europea (CE) que debía refrendar antes del 4 de enero que la operación no alteraba la libre competencia.

Según las fuentes consultadas, la operación se suspenderá, pero solo temporalmente, a cambio de una contraprestación de 75 millones de euros de IAG a Air Europa, para evitar el bloqueo por parte de Bruselas. En caso de que finalmente la nueva operación llegue a buen puerto, esos 75 millones se descontarían del importe total.

Tras anunciar la ruptura del acuerdo, las acciones de IAG mantuvieron invariable su cotización en la apertura de la sesión bursátil de ayer, sin embargo cerraron con una caída del 4,5%, la tercera mayor del Ibex tras Indra e Inditex.

Las condiciones que iba a imponer Bruselas han sido el principal escollo para la operación ya que en su dictamen vinculante iba a establecer una serie de requisitos que hacían imposible la fusión. La unión de ambas aerolíneas podría generar problemas de concurrencia en unas 70 rutas en las que Iberia y Air Europa son las principales o incluso las únicas operadoras.

Jaque a la rentabilidad

En concreto, afectaría a los servicios que unen Madrid con EE UU o Latinoamérica y a algunas rutas dentro de España o de corto recorrido que trasladan pasajeros a la capital para continuar desde allí sus viajes a América. Por ello, la CE iba a exigir la cesión de alguna de estas rutas a otras aerolíneas para evitar el monopolio. El problema para aceptar estas condiciones es que pondrían en jaque la rentabilidad de la operación para Iberia. Air Europa compite con Iberia

en el mercado latinoamericano y, antes de la pandemia, se solapaban en muchos de los destinos a América, como la República Dominicana, Cuba, Panamá, Asunción, Bogotá, Buenos Aires, Miami o Nueva York, entre otros.

Con datos previos a la pandemia manejados por Iberia, con la incorporación de Air Europa, la cuota de mercado entre Europa y Latinoamérica de IAG pasaría del 19% al 26%, dejaría atrás a su máximo rival, Air France-KLM (19%), y aumentaría la distancia con competidores como el grupo de Lufthansa (9%), Tap (8%) o Latinoamérica (8%).

En caso de frustrarse la operación, Air Europa quedaría en una situación comprometida. La aerolínea controlada por la familia Hidalgo ya fue rescatada por 475 millones a cuenta del fondo de apoyo a la solvencia, destinado a dar apoyo a compañías estratégicas que se han visto impactadas por la pandemia del Covid-19.

Búsqueda de nuevas opciones

  • Reforzar posiciones en Latinoamérica. Ambos grupos están negociando la rescisión del acuerdo que tenían aunque la intención es mantener las puertas abiertas ante un nuevo intento de fusión en el futuro. “Se realizará una nueva actualización en el futuro, según corresponda”, explicó IAG. Sin la fusión con Air Europa, IAG tiene en cartera otras opciones con las que reforzar sus posiciones sobre todo en América Latina, aunque no ha desvelado en qué compañías podría estar pensando.
  • Explorar acuerdos con otras aerolíneas. Por su parte, Globalia podría estudiar otras posibles compradoras. De hecho, poco antes de que se anunciara la compra por parte de Iberia estaba negociando con Air France-KLM. La aerolínea del grupo Globalia ha recibido 600 millones en ayudas públicas (475 millones del fondo de solvencia y otros 140 en préstamos ICO) y, según informó CincoDías, solo tendría opciones de devolver la ayuda integrándose en el holding IAG o pasando a manos de otro inversor en caso de que esta última renunciase a la compra. No obstante, la citada Air France-KLM también se encuentra en una situación delicada ya que igualmente han recibido ayudas públicas de sus respectivos Estados.
Normas
Entra en El País para participar