Experian alerta de un repunte de impagos empresariales ligados a los créditos ICO

Avisa que los créditos en vigilancia especial por el Banco de España se han disparado un 23%

Rita Estévez, consejera delegada de Experian
Rita Estévez, consejera delegada de Experian

Los 135.500 millones de euros en créditos del ICO que ha avalado el Gobierno y que han sido concedidos al tejido empresarial desde marzo de 2020 han servido para que muchas empresas hayan podido aguantar el golpe inédito propinado por el coronavirus. La falta de ingresos y de negocio, sin embargo, se está alargando más de lo previsto inicialmente y está haciendo aflorar los primeros síntomas de dificultades por parte de las empresas para la devolución de los citados préstamos. “El contexto económico no favorece. Al repunte de la inflación y a la ralentización del PIB se une la incertidumbre sobre los ERTE, en el que aún siguen 300.000 trabajadores y que acaban en enero de 2.022, y el hecho de que el Banco de España haya reconocido una morosidad latente de 10.000 millones”, asegura Rita Estévez, consejera delegada de Experian, firma especializada en la gestión del riesgo de crédito.

En su opinión, el principal riesgo se centra en el fuerte repunte de los créditos en vigilancia especial (aquellos en los que no se ha producido impago, pero empiezan a aparecer las primeras dificultades para el abono). “Han crecido un 23% en los último doce meses y ya superan los 150.000 millones. Es un síntoma de que las empresas están teniendo dificultades y que puede haber un repunte de impagos en los créditos del ICO cuando venzan en marzo de 2022”, recalca. Una tesis que confirma ese temor es el hecho, según Estévez, que el 40% de los beneficiarios se hayan acogido a una reestructuración de deuda “alargando el período de carencia a mayo de 2022, solo pagando intereses, o bien ampliando la vida del préstamo ICO a 12 años”.

En este contexto, Estevez considera que es prioritaria una gestión anticipada de la cartera. “El Gobierno tiene que incorporar nuevos ratings de empresas, que le permitan una gestión más dinámica y proactiva para ayudarlas antes de que lleguen al impago, y hacerlo con carácter continuado”. En cualquier caso no descarta que si la crisis sanitaria se recrudece, el Ejecutivo se vea obligado a ampliar las medidas de apoyo covid, aunque cree que es imprescindible hacer un ejercicio para distinguir entre las empresas viables y las que no lo son. “Habría que evitar que empresas zombies se mantuvieran en la economía".

Normas
Entra en El País para participar