'Delivery'

Glovo, Mallorca y Dani García confían en los robots para el reparto de comida

Se alían con Goggo Network, la startup de Martín Varsavsky, para probar su ‘food truck’ sin conductor y su robot para el ‘delivery’ . Carrefour también servirá sushi por este canal

El chef Dani García y la cofundadora de Goggo, Yasmine Fage, junto al food truck autónomo en las Cuatro Torres.
El chef Dani García y la cofundadora de Goggo, Yasmine Fage, junto al food truck autónomo en las Cuatro Torres.

Goggo Network, la startup de movilidad autónoma de Martin Varsavsky, ya tiene socios para dar sus primeros pasos como operador de vehículos sin conductor. Serán la popular la cadena de restauración Mallorca, el conocido chef español Dani García y Glovo, la empresa española de reparto de comida a domicilio, quienes pongan primero a prueba en sus negocios la food truck sin conductor y el robot de reparto autónomo de la compañía.

Estos proyectos forman parte de los primeros pilotos del sandbox de movilidad de Villaverde, impulsado por Madrid Futuro y el Ayuntamiento de la capital española, un entorno seguro en el que se pueden probar innovaciones tecnológicas en entornos controlados pero con población real, antes de su comercialización.

El servicio Goggo Cart se probará en dos zonas de Madrid: las Cuatro Torres al norte de la Castellana de Madrid, donde el food truck ofrecerá una oferta culinaria (desayunos y comida) de Mallorca y de La Gran Familia Mediterránea, el delivery de Dani García, y en Las Rozas, donde la oferta será servida por dos restaurantes locales (Sarao de Lara y Cafetería Castilla) y Carrefour, para oferta de sushi.

El pequeño vehículo circula a unos 10 kilómetros/hora y permite desde una aplicación que el consumidor conozca su ubicación y conocer los productos disponibles en tiempo real. Una vez en el food truck, el consumidor podrá seleccionar la comida, pagarla y recoger su pedido sin que intervenga ningún humano. La aplicación también permite al consumidor reservar con antelación un pedido. Yasmine Fage, confundadora de Goggo Network, aclara que el objetivo de este servicio “no es reemplazar a los restaurantes con food truck autónomos. Al contrario, permite a estos negocios ampliar su área de influencia, llegando a nuevas zonas y probando nuevos productos”.

Al principio, habrá un food truck autónomo atendiendo a ambas zonas señaladas, pero el objetivo es que pronto haya uno en cada una de ellas. La startup de Varsavsky tiene alquilado un parking en la zona de las Cuatro Torres para que el vehículo recargue su batería y reponga la comida. La camioneta restaurante tiene una autonomía de 100 kilómetros y capacidad para almacenar hasta 100 objetos (unos 400 litros en volumen) y mantener comida fría y caliente.

El piloto arranca este martes en Las Rozas y prevé empezar en enero en las Cuatro Torres (tras recibir los permisos oportunos), y está previsto que se alargue durante tres meses. Si la demanda va bien, es posible que el proyecto se escale a otras zonas de Madrid. Fage señala que su compañía ya están negociando también con otros socios para lanzar proyectos con su food truck en Francia, Suiza y en otras ciudades españolas.

El segundo proyecto, el del robot autónomo eléctrico para repartir comida a domicilio, será utilizado por Glovo en el barrio de Salamanca de la capital también a partir de enero, una vez las autorizaciones estén en manos de ambas compañías. La empresa de delivery, cofundada por Óscar Pierre y Sacha Michaud, contará inicialmente con tres de estos autómatas eléctricos que circularán por las aceras a la velocidad de un peatón (el máximo que pueden alcanzar son los 8 km/hora).

El proyecto se pone en marcha junto con la empresa de entrega robótica autónoma Delivers.AI, que ya ha automatizado con su tecnología miles de pedidos en Europa. Se trata del primer piloto de tecnología autónoma en España, según explican desde Goggo.

Una vez Glovo reciba un pedido, el robot se dirigirá de forma autónoma hasta un supermercado designado por la compañía donde se depositará el pedido. A partir de ahí, el robot hará el camino hasta el edificio del cliente, que podrá consultar en todo momento su posición, y una vez llegue avisará al cliente para que recoja el pedido.

El robot de 'delivery' de Goggo que utilizará Glovo para sus repartos.
El robot de 'delivery' de Goggo que utilizará Glovo para sus repartos.

"La demanda de entregas automatizadas de última milla está creciendo en toda Europa y se han interesado por ellas tanto las plataformas de pedidos en línea como las ciudades", explica Ali Kutay Yarali, fundador y director ejecutivo de Delivers.AI. Según el directivo, este servicio “tiene un enorme potencial porque mejora la vida de las personas al tiempo que ayuda a las plataformas a optimizar su logística de última milla y reducir sus costes de entrega”.

Los robots de Goggo que usará Glovo irán acompañados por una persona al menos en el primer mes del piloto para hablar con los clientes y recoger sus impresiones sobre el servicio. Fage explica las ventajas que, en su opinión, ofrece un robot para delivery frente a un repartidor humano: “El robot ofrece rapidez, eficiencia y flexibilidad. Puede servir un pedido en cualquier momento y hora y con ellos se producen menos errores, mejorando el servicio final”.

Pruebas con los permisos pertinentes

Regulación. Glovo y Goggo Network necesitan obtener permisos para operar el robot y el food truck por las calles de Madrid. La startup de Varsavsky ya lo tiene para Las Rozas y su servicio Goggo Cart. Les falta la autorización para que el vehículo autónomo opere en las Cuatro Torres y el robot por el barrio de Salamanca. Ambos socios esperan tener en sus manos el permiso para el próximo enero. Yasmine Fage reconoce que hay que regular el uso de estos vehículos, igual que los patinetes por seguridad ciudadana. De momento, Mutua Madrileña es la aseguradora de los primeros vehículos autónomos del sandbox de movilidad madrileño.

Comercialización. La startup de Varsavsky espera lanzar comercialmente tanto su servicio Goggo Cart, que será, según explica, el primer food truck autónomo en operar en vía pública de toda Europa, como su robot de delivery para el tercer trimestre de 2022. La compañía basará su negocio en un modelo de comisión fija y pago variable.

Dron logístico. Madrid Futuro también presentó ayer otros dos pilotos del sandbox de movilidad: un coche autónomo de la Universidad Nebrija y FEM Expert, y un dron logístico de Globalvia y eHang. Según explicaron, los casos de uso son múltiples, desde la conexión con áreas desconectadas o de difícil acceso al transporte urgente de órganos o equipamiento sanitario.

Normas
Entra en El País para participar