La victoria moral de Andrea Orcel debilita a Ana Botín

La sentencia reivindica la decisión del banquero de luchar, pero sorprenden los 10 millones por el daño reputacional

Andrea Orcel, en 2013.
Andrea Orcel, en 2013. Reuters

La victoria de Andrea Orcel es la derrota de Ana Botín. Según el juez, Santander tendrá que indemnizar al banquero con 68 millones como compensación por la chapucera decisión de nombrarlo CEO. El banco ha prometido apelar. Pero la sentencia reivindica la decisión de Orcel de luchar, al tiempo que reaviva las dudas sobre la presidenta de Santander.

Las cosas están mejorando para Orcel. Cuando decidió llevar ir a los tribunales en 2019 parecía una apuesta codiciosa. Exigía hasta 112 millones de indemnización por lo que consideraba un incumplimiento de contrato por parte de Santander, que le había convencido de dejar de lado decenas de millones de indemnización diferida de UBS. En aquel momento, la agresividad de Orcel parecía inhabilitarlo para cualquier otro puesto de alta dirección en la banca.

Dos años después, las tornas parecen haber cambiado por completo. El juzgado se ha puesto de parte de Orcel al declarar que una carta de oferta de cuatro páginas que Santander le envió en 2018 era un contrato en toda regla. Por lo tanto, tiene derecho a la paga y a la prima de fichaje que habría recibido, además de una indemnización por lo que dejó en UBS.

El tribunal le ha concedido incluso unos 10 millones para compensar el daño reputacional. Esto es sorprendente, ya que demandar a uno de los mayores bancos europeos no le impidió convertirse en jefe de UniCredit a principios de este año. Las acciones del banco italiano subieron más de un 10% el jueves al presentar Orcel una audaz senda de crecimiento.

Para Botín y el consejo de Santander, la sentencia no es otra cosa que un golpe. La poderosa banquera sorprendió al sector cuando colocó a Orcel, hasta entonces su asesor de confianza, como CEO. A los pocos meses, ella y el consejo cambiaron de opinión.

El Santander apelará el veredicto, pero eso llevará un año o más. Mientras tanto, la derrota legal reavivará las dudas sobre Botín, y sobre la capacidad del consejo de administración para ejercer un gobierno eficaz en uno de los mayores bancos de Europa.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías