Materias primas

Ómicron y el efecto adverso de la inflación alejan al Brent de sus máximos anuales

La OPEP+ acuerda mantener el aumento de la producción

Brent y materias primas Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La recuperación de la demanda tras el parón de 2020, que cerró a cal y canto la producción mundial, ha disparado este año el precio de las materias primas, con subidas superiores al 300% en el caso del gas natural en Europa, afectado además por los conflictos geoestratégicos y el aumento de las reservas en Asia. Una revalorización que se aprecia en el resto de materias primas pero con menor intensidad: el barril de Brent acumula un alza del 37% desde enero, mientras que los futuros del café y los del algodón avanzan un 85% y un 40%, respectivamente, pero que se ha cortado en seco en las últimas semanas a favor de una estabilización.

La aparición de ómicron, la nueva variante del Covid-19, han frenado en seco la escalada de los precios energéticos y de los metales industriales, que ya arrastraban semanas de moderación ante la persistencia de la inflación y el temor a que esta pueda frenar la recuperación global. El Brent se aleja cerca de un 20% desde los máximos registrados en octubre cuando llegó a revalidar su récord de 2018. Entre los metales industriales, los futuros del acero caen un 27,4% desde los niveles que alcanzó el pasado mes de agosto: mientras que los del hierro se hunden un 56,3% desde junio lastrados por las turbulencias del sector inmobiliario chino.

El cártel de países productores de petróleo se citó ayer para analizar la evolución del mercado petrolero junto a Rusia. Los integrantes de la OPEP+ acordaron mantener la hoja de ruta marcada en julio y aumentar la producción en enero en 400.000 millones de barriles con el objetivo de ir elevándola hasta alcanzar los niveles prepandémicos. Una decisión "arriesgada" según los expertos del departamento de análisis de ING ante las dudas que genera ómicron.

Los expertos de ING consideran que el aumento de la oferta por parte de la OPEP+ permitirá que el mercado vuelva a registrar superávit el próximo año de barriles, de ahí que sus cálculos sitúen al Brent en 2022 en los 76 dólares de media. Si bien, creen que ómicron es un "claro riesgo a la baja".

Desde Julius Baer creen que el mercado petrolero está en una fase de transición en la que el crecimiento de la producción supera al de la demanda y en la que el almacenamiento pasa de la restricción a la relajación.

La escalada de los precios del petróleo llevó semanas atrás a los principales países consumidores a demandar sin éxito a la OPEP+ un aumento de la producción y a liberar, de forma testimonial, parte de sus reservas energéticas en el mercado. Una decisión que pasó desapercibida por un mercado atento a la evolución de la pandemia y a las nuevas restricciones a la movilidad impulsadas por los estados. De hecho, la aparición de la nueva variante hundió el precio del petróleo de referencia en Europa un 12% el pasado viernes, en su peor sesión desde abril de 2020.

La irrupción de ómicron ha llevado a los miembros de la OPEP+ a analizar una posible ralentización de los aumentos de la producción de crudo, que finalmente no han acometido, para frenar el posible impacto de ómicron en la demanda, lo que ha motivado en los últimos días que el barril de Brent cayera por debajo de los 70 dólares.

De cara a 2022, desde Bank of America estiman que el barril de Brent se sitúe en una media de 85 dólares. En sus estimaciones para el próximo año el banco estadounidense confía en una recuperación de la demanda que se contrarrestará gracias a un aumento de la oferta por parte de los productores no miembros de la OPEP. Con todo, apuntan que las tensiones en los inventariados podrían llevar durante el primer semestre de 2021 al Brent a los 120 dólares. Un nivel desde el que luego retrocería.

Sin embargo, en eToro consideran que está "por ver si estos precios son sostenibles, ya que la economía mundial crecerá el año que viene casi el doble de su media a largo plazo, y la inversión en nueva capacidad petrolífera se ha reducido en más de un 70% respecto a los niveles históricos".

Normas
Entra en El País para participar