'Fintech'

La compra de Afterpay por Square por 25.565 millones, pendiente del regulador español

Las compañías no esperan problemas para poder cerrar la operación, pero Afferpay sí se ha visto obligada a retrasar la junta de accionistas prevista para el 6 de diciembre para aprobar la fusión

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España.
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España.

La compra de Afterpay, la empresa australiana pionera en el mercado del "compre ahora y pague después" por parte de Square, la empresa de pagos digitales creada por el fundador de Twitter, Jack Dorsey, por 29.000 millones de dólares (unos 25.565 millones de euros), está pendiente solo del visto bueno del Banco de España.

Así lo ha reconocido Afterpay, que se ha visto obligada por esta razón a retrasar su junta de accionistas para aprobar la operación prevista para el próximo 6 e diciembre. La compañía, que ha visto caer hoy sus acciones un 6%, señala en un comunicado a la Bolsa de Australia que tanto ella como Square "confían en que la condición del Banco de España sea satisfecha finalmente", y  añade que, aunque la fecha límite para que el Banco de España apruebe la adquisición es el 21 de febrero de 2022 prevé que la junta tenga lugar el próximo año, después de recibir la aprobación del regulador español a mediados de enero.  

La compañía australiana ha asegurado que es poco probable que el retraso afecte a que se culmine con éxito la operación, la cual estaba prevista que se cierre en el primer trimestre de 2022. La transacción, como se explicó en agosto pasado cuando se conoció la noticia, será la mayor de una empresa australiana, superando la compra de los centros comerciales Westfield por Unibail-Rodamco por 24.700 millones en 2017. También estará entre las mayores adquisiciones de la historia de la industria tecnológica, por encima de lo que pagó Facebook por WhatsApp o Microsoft por LinkedIn.

"Seguimos creyendo que los riesgos del cierre de la transacción son mínimos", ha asegurado Chami Ratnapala, analista de RBC Capital Markets, en una nota a sus clientes. La operación, de hecho, ha recibido todas las autorizaciones regulatorias a las que está condicionada, excepto la apuntada del Banco de España, según un comunicado remitido por Afterpay a la bolsa de Australia.

Fuentes conocedoras del proceso aseguran a CincoDías que la causa del retraso del regulador español se debe exclusivamente a que ambas empresas tardaron en realizar la notificación al Banco de España. Al parecer, el procedimiento formal de autorización se inició en noviembre, demasiado tarde para tenerlo resuelto en los primeros días de diciembre. Las mismas fuentes apuntan que "no parece que haya ningún obstáculo legal ni de otro tipo" para que se pueda autorizar la operación.

El supervisor español debe dar el visto bueno para que las subsidiarias de Afterpay y Square se fusionen en el país, al igual que el resto de reguladores nacionales donde las compañías están presenten. Afterpay, cuyos servicios son utilizados por más de 100.000 comercios en Australia, EE UU, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido, Francia, Italia y España, opera en nuestro país con la marca Clearpay, tras adquirir la fintech española Pagantis en 2020 por 50 millones de euros. Esta compañía tenía licencia del Banco de España, la cual utiliza para operar en otros países de la UE.

Por su parte, Square, que se ha rebautizado a sí misma con el nombre de Block, llegó a España a mediados de junio de 2020 con la adquisición de Verse, la aplicación de pagos española participada mayoritariamente por Bernardo Hernández, ex ejecutivo de Google y Yahoo. La compra se realizó por entre 30 y 50 millones.

En un comunicado de Square, la compañía señala que tiene autorización por escrito para la compra indirecta de las filiales españolas de Afterpay (Clearpay SAU y Clearpay Technology) por parte del Consejo de Ministros en relación al artículo que regula las inversiones extranjeras y los movimientos de capital.

Normas
Entra en El País para participar